Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

tebeos trans

'EL·LE(s)', la primera colección de viñetas sobre identidad de género

Vicente Perpiñá y Carlos Mercé se conocieron en un taller de cómic cuando estudiaban Bellas Artes. Atravesando el confinamiento, decidieron iniciar la producción de una revista de historietas sobre temas queer, que verá la luz próximamente gracias a un proyecto de crowfunding que acaban de completar con éxito. 'EL·LE(s)' es un recopilatorio de múltiples historias, ficciones compartidas sobre temas que afectan al colectivo, una mirada íntima de una lucha cada vez más visible, transferible a formatos tan poco amortizados como el tebeo

15/10/2020 - 

VALÈNCIA. Batman y Robin no eran todo lo heteronormativos que sus autores de la DC Comics pretendieron; dos colegas acostumbrados a la lucha por el bien general de la humanidad eran héroes y protagonistas de tebeos que leía todo el mundo. Hoy, en cambio, están apadrinados por el colectivo LGTB como iconos gay, suponiendo que su amistad iba más allá cuando se acababa cada tira. A veces una fantasía, a veces un intuición sobre lo que no vemos de las historias; pero la realidad es un puñetazo contra las creaciones que tratan de normativizar conductas e identidades. No es sorprendente que busquemos forzar la aparición de personajes queer en el cómic. Para Vicente Perpiñá, de Edicions Anònimes, “en el comic hay espacio para hablar del colectivo LGTBIQ y tratar temas de diversidad sexual aunque no se haya hecho de forma habitual, y ahora pretendemos hablar de esas luchas personales y cotidianas para visibilizarlas, llevarlo al terreno del costumbrismo”.

Por eso decidieron sacar a la luz un proyecto de economía colaborativa que hace solo unos días culminó su meta: y en los próximos meses nacerá EL·LE(s). Se trata de la primera iniciativa de este tipo en crowfunding, pero no el único cómic español pro LGTB. Perpiñá recuerda que antes de esta publicación ha habido muchos referentes de comics de temática gay y lésbica, también en España. “Como el andaluz Nazario Luque, por ejemplo, que es un autor de referencia en temática homosexual con comics como Alí Babá y los 40 maricones, Turandot o Anarcoma”. Aunque reconoce que “en el comic manga, por ejemplo, es más fácil encontrar historias donde asuntos como la transexualidad y el travestismo se traten con naturalidad, parece una cuestión cultural; lo hemos visto incluso en los dibujos de Shin-Chan”. Aunque no sólo en estos. En Ramna o Sailor Moon, se trataban también aspectos de una transformación personal involuntaria, y particularmente se llegaba a hablar de personas transgénero.

Para llevar a cabo este proyecto, Vicente y Carlos contaron con contactos próximos, amigas que ya sabían que dibujaban historietas y que se sentirían cómodas con la propuesta, pues se conocieron mientras estudiaban en la Facultad de Bellas Artes de San Carlos, en Valencia. Otras autoras, en cambio, fueron producto de colaboraciones buscadas para sumarse a algo tan etéreo como un fanzine que, de entrada, no podrían financiar. Pero para eso está la promoción de economía colaborativa en plataformas como Verkami. Superaron la meta inicial y ahora ya están ilusionados por ver cómo ultiman las viñetas y toma forma el encuadernado. “La idea es hacer una tirada un poco más amplia de lo previsto y poderla sacar a la venta a librerías, para que lo pueda comprar cualquier persona interesada”.

El elenco de autoras de la edición recopilatoria de historietas se compone por Aida Valero, Sara HP, José Manuel Palenzuela, Miranda Álvarez, Nuria Torreño, Zarva Barroso, Stephany Pagnussat, Ana Muñoz, Cristina Clemente, Asunción Tébar, Carmen Gómez, Aina Sabater, Magdiel Amisadai Muñoz, Rosa Codina y Sofia Mun. Desde diferentes estilos y narrativas tratan, según explican Perpiñá y Mercé, “temas de diversidad desde su propio punto de vista literario y gráfico, como la identidad de género, pero también se tocan otros aspectos de la sexualidad”. Explican que el resultado final está en el aire: “no hemos visto todos los trabajos porque se están acabando de producir, pero seguramente también veamos historietas sobre bullying”, entre otros temas, como la bisexualidad e intersexualidad. La protagonista de la portada condensa el leit-motiv en una silueta: trata de identificar a un personaje de comic como persona guerrera, pero sin atribuciones de género.

'EL·LE(s)'. Portada de Aida Valero

Para el coeditor Vicente Perpiñá, “a raíz de una polémica que surgió con un videojuego durante una noche del confinamiento, Carlos y yo nos pusimos manos a la obra a buscar a la gente que consideramos más adecuada”. Parece que la idea de partida tiene una correlación especial contra la violencia y la heteronormatividad de las creaciones audiovisuales, de los videojuegos y de los comics, con la necesidad de romper el cliché. De hecho, es una patata caliente en la cultura cinematográfica. El capítulo Striking Vipers de la mítica serie Black Mirror, muestra como dos hombres con vida heterosexual acceden a una nueva plataforma de ocio en realidad aumentada mediante la que comienzan a sentir instintos de atracción y pasan al sexo. Toda una transgresión para el género, que en EL·LE(s) se ocupa del arte del tebeo, rompiendo moldes con personajes queer.

“Un comic que trata la identidad de género como eje principal debería ser cotidiano, y sorprendentemente suele parecer exclusivo, nos han preguntado si es el primer cómic de este tema, y no es así, hay muchos referentes, pero aquí queremos llevarlo a nuestro terreno”. Se tiende a pensar que el comic es un género literario y artístico habitualmente homófobo e incluso machista, pero no siempre es así, y aquí los editores quieren que quede constancia en un libro de cincuenta páginas llenas de personajes que ejemplifican la diversidad de género, a través de identidades que huyen de los estereotipos o directamente los rompen.

Edicions Anònimes es una iniciativa que supone un paso adelante desde la autoedición a la profesionalización editorial. Vicente Perpiñá ya está acostumbrado a la lucha en terrenos inhóspitos. El año pasado su apuesta fue sacar a la luz una revista de historietas, Plaça del Mercat, que se presentó incluso en el Salón del Cómic de Barcelona, y reivindicaba el fanzine de temas globales partiendo de un paisaje tan particular como el de la Ciutat Vella de València. Este nuevo reto lo asume con un trabajo previo a sus espaldas; y solo faltaba el empujón financiero para que viera la luz, con las aportaciones e ideas de Carlos Mercé y la ristra de colaboraciones de ilustradoras que ahora ultiman sus tiras para la postproducción del formato final.

Edicions Anònimes

“Pese a que el colectivo LGTBIQ ha ganado derechos en las últimas décadas aún hay mucho que hacer y las nuevas generaciones debemos seguir luchando usando el tebeo como instrumento cultural y pedagógico”, hace hincapié Perpiñá en el valor de una iniciativa pionera para dar visibilidad al colectivo. Precisamente, es más necesario en tiempos en los que se cuestiona la legalidad de poder vivir con plena libertad sexual; como se ha visto recientemente en el caso judicial del valenciano Javier Vilalta, juzgado recientemente por su orientación sexual, porque su anterior esposa le denunció por no conocer su atracción por los hombres; algo que pone en entredicho que las personas puedan ser bisexuales, o incluso que puedan cambiar de orientación sexual a lo largo de su vida.

Imagen exclusiva de Aida Valero

Esta publicación significa un nuevo punto de partida en defensa de la diversidad sexual y la identidad de género. Las estanterías de temática queer hasta ahora sólo contemplaban una incursión en el homoerotismo, como es el caso de las novelas gráficas de Sebas Marín, Pablo Carreiro, o internacionalmente el caso de Tom of Finland. Para encontrar historietas similares de divulgación y pedagogía habría que rebuscar en las últimas aportaciones de Maia Kobabe, Alice Oseman o las ilustradoras Virginie Greiner y Daphné Collignon, que acaban de publicar un cómic biográfico de una de las artistas bisexuales más visibles e importantes del siglo XX, Tamara de Lempicka. Desde otro prisma más plural, en pocos meses podremos encontrar un nuevo comic queer de autoría coral, el proyecto EL·LE(s).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email