X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de febrero y se habla de forinvest 2020 FACEPHI ley del juego CÓMICS puerto de valencia
GRUPO PLAZA

ANÁLISIS

El limitado margen de maniobra a corto plazo que tiene Christine Lagarde

La economista no espera ninguna sorpresa de la reunión de este próximo jueves de un BCE que está prácticamente en 'modo automático'

20/01/2020 - 

MADRID. A pesar de que los bancos centrales volvieron a resultar determinantes para los mercados de capitales en 2019, resultaría exagerado decir que la reunión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) del próximo jueves se espera con impaciencia. Puede que la determinación de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, sea indiscutible a medio plazo pero, a corto plazo, su margen de maniobra es muy limitado. 

No esperamos ninguna sorpresa porque la política monetaria del BCE está prácticamente en 'modo automático' y esperará a ver cómo funcionan las medidas adoptadas en septiembre. Probablemente, las preguntas sobre los efectos negativos de su política de tipos de interés continuarán respondiéndose con referencias a los efectos positivos, que siguen siendo predominantes. No obstante, la posibilidad de que sea necesario modificar la política monetaria se está evaluando cuidadosamente. Teniendo en cuenta que los indicadores adelantados aún están tocando fondo y que persiste el riesgo de un mayor deterioro, es probable que la autoridad monetaria mantenga una postura prudente con un sesgo acomodaticio.

Al otro lado del Atlántico, el presidente de la Reserva Federal estadounidense (FED), Jerome Powell, tampoco tiene intención de variar los tipos de interés. En nuestra opinión, no se arriesgará a generar controversia subiendo los tipos de interés en un año electoral. Aun así, habrá quien considere que mantener los tipos de interés en los niveles actuales es, en sí misma, una decisión controvertida. El presidente de EE. UU., sin ir más lejos, defiende la necesidad de más estímulos, a pesar de que el empleo se encuentra en mínimos históricos.

Así que si ni la FED ni el BCE tienen previsto subir sus tipos de interés este año ni aplicar rebajas sorpresa como hicieron en 2019, ¿podemos esperar que los tipos de interés y los tipos de cambio se mantendrán, en general, inamovibles? Nuestro Gráfico de la Semana muestra en qué medida se ve afectado el diferencial de rentabilidad entre los bonos gubernamentales estadounidenses y alemanes a 2 y 10 años por la brecha entre el tipo de interés de referencia de la FED y el del BCE. Si este año los bancos centrales mantienen una actitud pasiva, los diferenciales de rentabilidad carecerán de la fuerte influencia que suelen ejercer los tipos de interés de referencia. Pero, ¿qué significa esto para el tipo de cambio entre el euro y el dólar?

Podríamos pensar que la prima de rentabilidad que ofrecen ahora mismo los bonos estadounidenses debería fomentar la apreciación del dólar. Sin embargo, el gráfico revela que el par de divisas muestra un grado de sincronización mucho menos determinante o, incluso, insignificante, si se compara diariamente. 

La brecha de rentabilidad entre los bonos a 2 años de EE UU y Alemania era de 3,5 puntos porcentuales a finales de 2018 y desde entonces se ha reducido a 2 puntos volviendo al nivel en el que se encontraba a principios de 2018. Sin embargo, este movimiento no ha perjudicado al dólar frente al euro sino todo lo contrario: lo ha fortalecido. En resumen, no parece que los bancos centrales deban preocuparse mucho por la influencia que puedan tener a corto plazo sobre los tipos de cambio.

Ulrike Kastens es economista de DWS 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email