X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA / OPINIÓN

El loco verano del 18

Después de la tempestad viene la calma, esperemos que en el orden mundial así ocurra pronto

25/08/2018 - 

Alguno de ustedes, sobre todo los no afectados por la LOGSE, ergo discípulos de la EGB (al menos) y su creador el valenciano Villar Palasí que impulsó la enseñanza obligatoria en los 70s, al ver el título habrán pensado en el centenario de los estertores de la Primera Guerra Mundial.

Pero no, no les voy a hablar de aquel verano de 1918, en el que los soldados del Káiser Guillermo II llegaron a estar, tras sucesivas ofensivas, a menos de 100 km  de Paris, pero que gracias a la Contraofensiva de los Aliados en Villers-Cotterets y el empuje de las tropas estadounidenses se replegarían definitivamente, porque esa es otra historia que en el centenario de su final, el 11 de noviembre de este año, se merece su propio artículo.

Vamos a tratar en estas breves líneas de darles una serie de pinceladas de lo que ha sido este verano cuyo agosto va llegando a su fin, haciendo un esfuerzo hermenéutico de lo que han sido sus acontecimientos, en muchos casos imprevisibles.

Y sino que se lo digan a los diputados populares que se fotografiaban en el hemiciclo, y tuiteaban después, la celebración de la aprobación de unos Presupuestos, que va a aplicar después un gobierno totalmente distinto, salido de la convergencia del voto socialista, podemita, nacionalista periférico e incluso independentista, ya saben que la política hace extraños compañeros de viaje.

Después también ha sido asombroso ver a la Guardia Civil atacada en nuestras fronteras por las víctimas de los nuevos esclavistas del siglo XXI, y más aún, es curioso ver a estos subsaharianos, que entran ilegal e incluso violentamente, enarbolar orgullosos banderas españolas, mientras que los que están aquí legalmente las queman y quieren desgajar y estrangular a España a base de lazos amarillos.

Pero claro este problema, el migratorio, no es privativo nuestro, pertenece a toda Europa que continua sin tener, como en otras muchas cuestiones, una voz única y unos lideres fuertes que le den solución o por lo menos una acción conjunta, que de una coherencia política a la maltrecha Unión. UE que sigue estupefacta ante episodios como el Aquarius, o el más moderno episodio de la auto-obstruccion a la Patrullera de la Marina Italiana Diciotti, que ha llevado a la Fiscalía de Agrigentoa  abrir diligencias por secuestro, que sin citar a nadie pero que apunta claramente al Vicepresidente y Ministro del Interior de Italia Matteo Salvini. que representando a la línea dura del gobierno de su pais, principalmente en política migratoria, ha llegado a criticar a la propia Marina y Guardacostas italianos por los rescates de náufragos en aguas maltesas.

Porque el ministro Salvini dice seguir el modelo migratorio australiano, uno de los más estrictos del mundo, favorecido por el carácter de isla continente de Australia. Y precisamente en este pais de Oceania, modelo de crecimiento del mundo, cuya economía lleva en fase expansiva desde el fin de la guerra fría (casi 30 años), y que por lo tanto debería ser ejemplo de estabilidad y remanso político, ha cambiado por segunda vez de líder, sustituyendo Scott Morrison al anterior primer ministro a Malcolm Turnbull, al imponerse en su partido liberal a Peter Dutton (ex ministro del interior) cabeza de la revuelta contra Turnbull, ya saben aquello de Roma no paga a traidores.

Volviendo a Europa, algunos este verano también se han quedado estupefactos al oír a nuestro teórico aliado pero siempre mediático y controvertido presidente USA Donald Trump, afirmar que Europa era su enemiga, con el consiguiente y manifiesto disgusto de Federica Mogherini, alta representante de la UE para la Política Exterior, y el rápido viaje del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk al Japón para firmar con su primer ministro, Shinzo Abe, un plausible tratado comercial; aunque también ha sido curiosa su afirmación de que si acaban destituyéndolo todos seremos más pobres, refrito de aquel... después de mi la nada.

Quien no es muy amigo de los USA, ni tampoco de nuestra forma de vida europea, es Rusia que sigue ejerciendo de contrapeso estratégico de la OTAN, será por los recuerdos de antiguo oficial de la KGB, del presidente Vladimir Putin, y que con el viejo aforismo imputado a Julio Cesar de, Divide et Impera, tienta a la Alemania de Angela Merkel a una Alianza económico-estratégica con el suministro del gas como protagonista. La que seguro que no es nada amiga de Rusia es la Ucrania de Petró Oleksíyovych Poroshenko que está celebrando estos días sus 27 años de independencia y que en esa efervescencia nacionalista a empujado a afirmar a un diputado del parlamento ucraniano Ihor Mosiychuk pedir la destrucción del puente que une la península de Crimea con Rusia cerrando el mar de Azov (otro al que los calores del verano le han sentado mal).

En América ya escribimos sobre la tiranía y el desastre en el que está sumida Venezuela presa de la locura bolivariana, en Colombia el presidente saliente Juan Manuel Santos dejó el regalo envenenado del reconocimiento del Estado Palestino a su sucesor Ivan Duque, para ver finalmente en la vecina Brasil a un preso llamado Lula da Silva ser inscrito como candidato a la elecciones presidenciales de este próximo otoño; por cierto este gigante sudamericano fue visitado recientemente por el Secretario de Defensa USA, James Mattis, en lo que algunos ven como un apoyo de los norteamericanos para que el pais del Ordem e Progresso ejerza de gendarme regional.

En fin, ya ven que este verano y tras un proceso entrópico (recuerden las leyes de la Termodinámica en donde los sistemas tienden al máximo desorden) puede llegar un otoño aún más convulso, hasta que las fuerzas centrípetas, poderes civilizadores o estabilizadores (que diría la versión más almibarada de la realidad) intenten traer orden a este mundo que parece haberse vuelto loco, loco, loco, porque ya saben, como decían esas misma leyes de la Termodinámica, los sistemas, ergo sociedades, tienden al estado de mínima energía, ergo orden, y todos esperamos que ésto pronto se cumpla, seguro.

Noticias relacionadas

AL OTRO LADO DE LA COLINA

Tiempos en (des)composición

Los últimos acontecimientos nos dan razones para pensar que al igual que ocurrió hace treinta años, hay sociedades que se desbaratan para dar lugar a la formación de otras

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email