X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la opinión publicada

El peaje del independentismo

Que ya no haya que pagar por utilizar la AP-7 entre Tarragona y Alicante (de momento) puede ser un signo de los tiempos y una puerta abierta a confiar en una posible reforma de la financiación autonómica

12/02/2020 - 

VALÈNCIA.-El Consell se ha pasado una legislatura lamentándose por la financiación autonómica, sin éxito. Y, cuando parecía que encarábamos una segunda legislatura de lastimeras quejas sin efectos prácticos, hete aquí que llegaron los malvados independentistas catalanes y se hicieron necesarios para investir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Son necesarios para que la legislatura pueda seguir adelante y no embarranque en los Presupuestos o en cualquier otro envite para el que haya que conseguir una mayoría parlamentaria y no se pueda tirar de decretos-ley.

Se está forjando una mayoría de Gobierno que puede durar más de lo que muchos piensan. Una mayoría nucleada en torno a todos los que tienen una visión de España más descentralizada, con distintos grados de énfasis: autonomismo-federalismo-independentismo. Estos últimos votan a Pedro Sánchez sin ningún entusiasmo, pero sabedores de que, si no le sustentan, algún día puede llegar el binomio PP-Vox; una amenaza poco verosímil, dadas las cuentas electorales. Pero nunca se sabe, de manera que aquí estamos, con Pedro Sánchez disfrutando de los réditos de su afortunada ocurrencia de adelantar elecciones en abril para frenar a las tres derechas, el trifachito.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Y como en ese empeño son fundamentales los partidos independentistas, así como una serie de partidos de ámbito regional, más o menos nacionalistas, entre los que se cuenta Compromís, el Gobierno les ha prometido todo tipo de parabienes. Y ellos (inteligentemente y en defensa de los legítimos intereses de sus votantes) han aprovechado la coyuntura. El primero de ellos, Compromís, que ha arrancado un compromiso (valga la redundancia) verosímil de revisar la financiación autonómica. 

* Lea el artículo completo en el número de febrero de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email