GRUPO PLAZA

Mollà ha puesto en valor el uso de agua regenerada de depuradoras

El proyecto Guardian instala las torres de agua para crear 'barreras verdes' contra incendios

30/07/2021 - 

VALÈNCIA. El proyecto Guardian, que tiene como objetivo la prevención de incendios y el aumento de la resiliencia al fuego en una zona del Parque Natural del Túria, continúa avanzando para su puesta en marcha prevista en 2022. El último paso que ha dado ha sido la instalación de las torres de agua que forman parte de la infraestructura hidráulica del proyecto. Tras estos nuevos avances, los encargados del proyecto esperan empezar las pruebas en los próximos meses.

Los cañones de agua que están instalando a lo largo de toda la zona servirán, precisamente, para actuar de cortafuegos y crear una "barrera verde" que proteja de las llamas, tanto al Parque Natural del Túria, como a las viviendas de las urbanizaciones próximas. Así, la intención es que si se produce un incendio en la zona residencial o en la zona natural no se extienda al otro lado y exista una zona de seguridad

En este sentido, el CEO de la empresa valenciana de gestión ambiental Medi XXI, Ferrán Dalmau, ha señalado que la ubicación de las 40 torres de agua han sido escogidas, también, para minimizar las posibles complicaciones que puedan ocurrir en caso de incendio y que, por ejemplo, no afecten a las principales vías de comunicación. Cabe recordar que se van a instalar 6 torres en la urbanización Els Pous, 14 en Masía de Traver, y 6 en Canyada Norte, 14 en Canyda Sur. Estas últimas, que se encuentran en el término municipal de Paterna, ya han empezado con las pruebas para ver si funcionan de manera correcta antes de ponerlas en marcha de manera definitiva.

Esta barrera de protección se consigue a través de las torres que actúan como unos aspersores monitorizados que riegan con el agua necesaria la zona boscosa para mantener la humedad y prevenir incendios o disminuir su virulencia. Dalmau ha explicado que, de este modo, además del agua propia de la vegetación, los cañones permiten actuar como una "defensa" ante las llamas, pero también como un "ataque", dispersando agua en caso de que no se hayan podido evitar.

Foto: Kike Taberner

Pero, una de las novedades más significativas el proyecto, es que el agua que se utiliza para ello es regenerada, en lugar de agua potable. Estas se obtiene de una planta regeneradora de agua colocada en la Depuradora Camp de Túria II, un sistema con el que eliminan cualquier elemento contaminante. Posteriormente, esta agua se transporta a través de unas cañerías hasta los cinco depósitos que existen que son los que la bombean hasta las distintas torres.

Apuesta por el agua regenerada de depuradoras

Los avances del proyecto Guardian y su carácter innovador en cuando a la utilización de los recursos naturales, han sido dos de las cuestiones que la consellera de Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha puesto en valor, quien ha respaldado "la apuesta por el uso de agua regenerada procedente de las depuradoras en los programas de prevención y extinción de incendios forestales".

Concretamente, Mollà ha señalado el uso circular que se le puede dar al agua que se utilizará en esta iniciativa: "Encontrar usos alternativos de agua regenerada es importantísimo y abre expectativas orientadas a aprovechar las infraestructuras y recursos que ya tenemos al servicio de este tipo de proyectos", ha declarado.

Foto: Kike Taberner

Desde la conselleria también han remarcado la colaboración entre la dirección general de Prevención de Incendios y la Empresa Pública de Aguas Residuales (Epsar) "para llenar los depósitos de extinción de incendios con agua depurada y tratada". En este sentido, el director general, Diego Marín, ha recordado que la Comunitat Valenciana "dispone de 303 depósitos de agua, al tiempo que Epsar cuenta con 487 estaciones de depuración repartidas entre todo el territorio y cuyas aguas saneadas podrían utilizarse como abastecimiento de los depósitos". De hecho, han explicado que ya están trabajando para determinar cuáles de ellas podrían suministrar agua regenerada.

Para el alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo, la puesta en marcha de este proyecto "es un ejemplo de colaboración público-privada y trabajo eficaz". Una visión compartida por el primer edil de Riba-roja, Robert Raga, quien ha puesto el acento en que se trata de una iniciativa "fruto de la investigación, la capacidad técnica y la colaboración público-privada, puesta al servicio de la prevención contra los incendios en este enclave natural privilegiado, como es el Parque Natural del Túria, así como la protección de los vecinos y vecinas de los núcleos residenciales".

Cabe recordar que esta iniciativa participan los ayuntamientos de Riba-roja del Túria y Paterna, la Universitat de València, la Universitat Politècnica de València, así como las empresas Hidraqua, Cetaqua y Medi XXI. Y cuenta con un presupuesto de 5,5 millones de euros y que un 80% de ellos, 4,4 millones de euros, lo has aportado la Unión Europea de los fondos Feder. Por ello, desde los consistorios y desde la administración autonómica lo ven como un proyecto extrapolable a muchas otras ciudades y países.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email