X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El resurgir del Casino del Americano empezará a fraguarse en 2019

8/11/2018 - 

VALÈNCIA. 2019 será el año en que el Ayuntamiento de València empiece el proceso de la esperada rehabilitación del Casino del Americano, uno de los edificios patrimoniales en situación de ruinas que alberga la ciudad, concretamente el barrio de Benicalap. La idea en el consistorio es licitar la redacción del proyecto de reforma el próximo año. Al menos, está reflejada en los presupuestos que ha elaborado el equipo de gobierno para el año que viene, si bien aún necesitarán ser ratificados primero en Comisión de Hacienda y posteriormente en el Pleno municipal.

Es una de las reivindicaciones de la zona: acabar con la parálisis institucional que ha sobrevolado el decimonónico complejo en los últimos tiempos y que ha resultado en su degradación más absoluta hasta convertirse en un mero vestigio del barrio, casi residual. Pero ahora, el consistorio ha decidido ponerse manos a la obra, nunca mejor dicho, y ha dedicado una partida concreta en el área de Urbanismo que dirige Vicent Sarrià para redactar el proyecto.

El Ayuntamiento ejecutó la expropiación del palacete en 2011 a cambio de 3,5 millones de euros. Se pensó como sede para la Universitat Popular, pero la crisis económica y la falta de fondos en las arcas públicas motivaron su desuso hasta día de hoy. Durante este tiempo, la parcela ha sufrido numerosos ataques, pintadas, expolios y saqueos, e incluso ha sido escenario de fiestas no autorizadas. El abandono llegó a tal punto que el consistorio tuvo que acometer obras de consolidación en 2016 por un coste de 41.000 euros.

Construido en 1869 bajo el nombre de "Casino de Megía" por orden de un militar granadino, el edificio es una reproducción de la arquitectura cubana indiana de la época. Joaquín Megía -así se llamaba el propietario- había sido destinado a Cuba y a su llegada quiso construir esta finca de recreo en honor a su esposa. En 1941, la estirpe de Joaquín vendió la propiedad al industrial valenciano Plácido Navarro Pérez. Su familia fue la última que habitó el espacio. En los 80, se convirtió en escuela privada, y más tarde se hizo discoteca. Saudi Park se llamaba.

Foto: ESTRELLA JOVER

Ahora, el consistorio iniciará su rehabilitación en 2019 con la redacción del proyecto, que se ejecutará en los siguientes cursos. Sin embargo, el portavoz del Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, César Guardeño, recordó que se continúa pidiendo la declaración del Casino del Americano como Bien de Relevancia Local (BRL). "Desde el 2013 llevamos pidiendo su protección patrimonial al Ayuntamiento de Valencia y a la Conselleria de Cultura, y se han negado a ello, a pesar de las dos recomendaciones del Síndic de Greuges", asevera. El primer catálogo de patrimonio histórico del Ayuntamiento, se protegió con nivel 2: a nivel medioambiental y estructural. Sin embargo, una revisión reciente del catálogo rebaja a ambiental la protección del palacete.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email