GRUPO PLAZA

opinión

El riesgo político sigue siendo limitado en España

El economista jefe de Robeco tiene claro que una economía desarrollada como la española puede seguir funcionando durante meses con un gobierno provisional

30/09/2016 - 

MADRID. España lleva con un gobierno de transición durante los últimos nueve meses, lo que significa el estancamiento más largo desde el retorno a la democracia española hace cuatro décadas. Pero ello viene a demostrar que, una economía desarrollada como la española puede seguir fácilmente su inercia y continuar funcionando sin un gobierno formalmente constituido, o en funciones, durante meses.

Las elecciones regionales celebradas en Galicia y el País Vasco el pasado domingo 25 arrojaron dos hechos importantes: por un lado, la remarcable pérdida de votos para el PSOE, un partido de centro-izquierda. Por otra parte, el PP, de centro derecha, el partido del actual presidente en funciones Mariano Rajoy, aseguró una mayoría absoluta mejorando si cabe su posición en Galicia, su bastión tradicional. 

Claramente estos dos acontecimientos incrementan la presión hacia el PSOE para permitir la formación de un gobierno de minoría PP/Ciudadanos y así poder evitar una tercera ronda de elecciones el próximo diciembre. Sin embargo, esta victoria del PP probablemente podría alimentar la idea de este partido no tanto de formar un gobierno de minoría débil y sí en favor del juego de azar de unas nuevas elecciones este diciembre. Una cita electoral que posiblemente podría abrir el camino a un gobierno de mayoría bajo el liderazgo de Rajoy y continuar después de todo. Pero, si a final del mes de octubre no se ha constituido ningún gobierno, las nuevas elecciones serán inevitables. En este momento todo indica que es el escenario más probable. 

Mientras tanto el mercado de bonos español ha permanecido indiferente a los acontecimientos políticos. Y explica que esto es comprensible, ya que la economía va bien, en parte gracias al beneficio inesperado que ha significado el trasvase de turistas desde otros destinos hacia España debido a la preocupación que el terrorismo genera en otros lugares. Pero el crecimiento económico se espera que será menor en este año, ya que probablemente esos beneficios extraordinarios no perduren, pero aun así será aceptable. 

En tanto que los partidos políticos tradicionales lo hagan suficientemente bien, el riesgo político sigue siendo limitado. Como consecuencia de ello el mercado de bonos español se encuentra relativamente caro, especialmente en el tramo más corto de la curva de rendimiento. En una posible tercera ronda electoral, que por supuesto sería una situación embarazosa para todos, siempre y cuando no se empujara al electorado hacia opciones anti-establishment, los mercados mirarán hacia otra parte. 

Léon Cornelissen es economista jefe de Robeco

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme