X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

análisis

El sector del automóvil, en el punto de mira de la 'guerra comercial'

El responsable de análisis macroeconómico de Saxo Bank aborda el impacto que puede tener las tensiones comerciales de la Administración Trump con el resto del mundo sobre un sector tan clave como el automovilístico

19/06/2018 - 

MADRID. El 8 de junio, cuando Donald Trump se reunió con sus homólogos del G7 en Quebec, su asesor comercial Peter Navarro escribió una columna en el New York Times que dejaba pocas dudas sobre las intenciones de la administración estadounidense con respecto al comercio con Europa y Alemania en particular. Está muy claro que los aranceles sobre las importaciones de automóviles, especialmente los destinados a los fabricantes de automóviles alemanes, están llegando.

¿Cómo podría proceder la Administración Trump? Después de lo que se ha hecho para las importaciones de acero y aluminio, a pedido de Trump, el Departamento de Comercio podría investigar (según la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial) si los automóviles importados representan una amenaza para la seguridad nacional de los EE UU. Si la respuesta es positiva, las tarifas podrían implementarse en el espacio de unas semanas dirigidas a los fabricantes de automóviles alemanes.

¿Quiénes son los ganadores y los perdedores? El comercio de Estados Unidos. Se trata de automóviles. Al observar los datos de la Oficina del Censo, parece que los automóviles son las importaciones más importantes de Estados Unidos desde México, Alemania, Japón y Corea del Sur. Para China, los teléfonos móviles y las prendas de vestir son las importaciones más importadas de los Estados Unidos. El verdadero objetivo para la administración Trump es Alemania. Como se muestra en el cuadro a continuación, las ventas de vehículos de las principales marcas europeas de automóviles en los Estados Unidos en mayo de 2018 se debieron en gran parte a fabricantes de automóviles alemanes. En el caso de los aranceles de importación automática, serán los primeros en sufrir.

Importaciones de automóviles. Fuente: Saxo Bank

Al final del día, y como a menudo observamos, el proteccionismo es en primer lugar un impuesto al consumidor. Trump y sus asesores creen que están ayudando a los fabricantes de automóviles de Michigan, pero cometen un grave error al olvidar que, en el contexto de la globalización, la cadena de producción de las empresas industriales está globalizada. Por ejemplo, Chrysler y GM importan el 22% y el 10% respectivamente de todos los automóviles vendidos en EE UU.

Uno puede imaginar una reubicación parcial de la producción, pero los ejemplos históricos sobre proteccionismo tienden a mostrar que conduce principalmente a un mayor impuesto sobre el consumidor, lo que, de acuerdo con diversas estimaciones, podría aumentar el costo de los automóviles estadounidenses en 5.000 dólares hasta los 7.000 en promedio. Esto llegaría en el peor momento para el consumidor estadounidense ya que el aumento de los precios del petróleo ha comenzado a tener un efecto negativo en la confianza del consumidor.

Efectos económicos devastadores

¿Cuáles son las verdaderas intenciones de Donald Trump? El presidente está ciertamente convencido de los beneficios del proteccionismo. En una entrevista con Forbes de la década de 1980, mencionó que introduciría tarifas altas en los automóviles alemanes si fuera elegido presidente. Sin embargo, es poco probable que sea partidario de una guerra comercial total e incontrolada que tendría efectos económicos devastadores tanto para la economía estadounidense como para sus socios comerciales.

Desde nuestro punto de vista, Trump busca lograr dos objetivos principales mediante la imposición de aranceles a las importaciones de automóviles:

  • El presidente estadounidense está buscando enviar un mensaje fuerte a Canadá y México, ya que las renegociaciones de Nafta han encontrado obstáculos en las últimas semanas. La perspectiva de los aranceles sobre los automóviles producidos en Canadá y México podría ser un disparador para acelerar las negociaciones y alcanzar un consenso más amplio entre los tres miembros para que el renovado acuerdo comercial apruebe el Congreso este año, como lo hace Trump.
  • Trump ciertamente no quiere prohibir los autos alemanes; en su lugar, quiere prohibir las importaciones de automóviles desde Alemania y espera que los fabricantes de automóviles alemanes respondan construyendo más de sus autos dentro de los EE. UU., especialmente en el medio oeste superior. Los fabricantes de automóviles alemanes ya están construyendo algunos modelos en Estados Unidos y podrían decidir reubicar parte de su producción. Para complacer a la administración de Trump. Es probable que estén calculando los costos de establecer o ampliar los sitios de producción en EE UU. Dado el efecto de menores impuestos corporativos estadounidenses posteriores a Trump y el impacto del uso de la plataforma estadounidense para las exportaciones a mercados de terceros.

Sin embargo, una reubicación grande no tendría mucho sentido económico para los fabricantes de automóviles debido a los altos costos laborales en los Estados Unidos. Hasta cierto punto, Trump está buscando lograr lo que Reagan hizo en los años 80 cuando implementó límites a las exportaciones japonesas a los Estados Unidos. No obstante, la investigación confirma que el impacto neto de estas restricciones fue negativo para los trabajadores estadounidenses, lo que llevó a los estadounidenses a perder alrededor de 60,000 empleos.

Angela Merkel
¿Cuál podría ser la respuesta de la Unión Europea (UE)? La respuesta de la UE puede ser tímida y poco convincente. La canciller Merkel es consciente de las consecuencias negativas de los aranceles sobre las importaciones alemanas, y afirmó que "tendremos que volver a pensar" sobre las contramedidas a nivel de la UE si Donald Trump golpea a la industria automovilística con aranceles. "Esperamos que la UE vuelva a actuar como colectivamente como lo ha hecho esta vez "en acero y aluminio", agregó después de la Cumbre del G7. En esta guerra comercial en curso, la UE se enfrenta a dos problemas principales:

  • La Administración Trump, al igual que las administraciones estadounidenses anteriores, se esfuerza por negociar con la UE debido a la gran cantidad de países involucrados. En un mundo ideal, a Trump le gustaría negociar directamente con Alemania para reducir su superávit comercial, pero esa no es la forma en que funciona la UE. Como resultado, prefiere construir una relación privilegiada con China y no con la UE.
  • Las medidas de retorsión adoptadas por la UE contra Estados Unidos. Han sido muy criticadas ya que se consideran insuficientes. Sin embargo, racionalmente, Europa tiene razón en evitar el aumento de las tensiones comerciales debido al costo económico masivo. Según los investigadores del Banco Central Europeo, si Estados Unidos aplicara un arancel del 10% sobre todas sus importaciones y todos los socios comerciales tomaran represalias contra sus importaciones estadounidenses también con aranceles del 10%, el crecimiento de la tendencia mundial se reduciría de cerca del 4% a menos de 3% mientras que los EE. UU. Probablemente entren en recesión dentro de 18-24 meses.

A corto plazo, Europa parece débil pero es aconsejable evitar una guerra comercial en toda regla.

Christopher Dembik es responsable de análisis macroeconómico de Saxo Bank

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email