X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el departamento de la plana saca la concesión de máquinas expendedoras

El 'vending' saludable llega a los hospitales valencianos 

19/01/2020 - 

VALÈNCIA. La obesidad se ha convertido en un problema entre la población y fomentar los hábitos saludables se ha erigido como una necesidad. El Colegio Oficial de Dietistas y Nutricionistas de la Comunitat Valenciana alertaba a finales del pasado año de la magnitud de la situación, y es que uno de cada tres niños de la autonomía sufre como mínimo sobrepeso. Tampoco los datos son más alentadores en adultos, franja en la que más de 1,5 millones de personas tienen sobrepeso y más de medio millón son obesos. 

Con este escenario, el consumo de azúcar y las grasas saturadas se han convertido en un tema de debate recurrente para la clase política, quien incluso ha puesto sobre la mesa un impuesto para estos alimentos procesados. A pesar de que un posible gravamen es una cuestión más controvertida, la pasada legislatura sí se llego a un consenso: la necesidad de que estos alimentos no estén presentes en aquellos lugares donde se adquieren hábitos o se vela por la salud, como los hospitales o los colegios. Espacios en los que estos productos están accesible mayoritariamente a través de máquinas expendedoras de comida y bebida.

De ahí que el Gobierno del Botànic decidiera tomar medidas el pasado mandato y encarrillar la situación, para lo que aprobó en 2018 el decreto de fomento de una alimentación saludable y sostenible en centros de la Generalitat y que ahora rige en las nuevas concesiones de máquinas de vending en colegios y hospitales. Hace unos meses, el Colegio Oficial de Dietistas y Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa) llamaba la atención a la Conselleria de Sanidad por no haber adaptado todavía las máquinas a la nueva regulación, desde donde apuntaban que todavía no habían vencido las concesiones por lo que no habían podido implantarse. 

Ahora, el departamento de salud de La Plana será uno de los primeros en incorporar estas máquinas tras sacar la concesión del servicio de explotación para los centros que lo integran, con un valor estimado de contrato de 1,5 millones de euros y una duración de tres años. Según consta en los pliegos, tal y como recoge el citado decreto, las máquinas tendrán que contener productos como agua envasada, leche desnatada o semidesnatada, yogures y otras leches fermentadas bajas en grasa y sin azúcar añadido.

Las patatas fritas y snacks o la bollería industrial variada como palmeras o los croissants también deberá ser sustituida por panes integrales, fruta fresca, frutos secos no fritos y bajos en sal, refrescos sin azúcar añadido, zumos de fruta, platos a base de vegetales frescos o sopas vegetales frías. También será obligatorio disponer de alimentos y bebidas para personas con intolerancia al gluten.

Productos con menos de 200 kilocalorías

El resto de productos podrán venderse siempre que cumplan con una serie de criterios nutricionales. Entre dichos requisitos destaca, por ejemplo, que la porción envasada o comercializada no contenga más de 200 kilocalorías. También se recogen otras cuestiones como que el 10% de las kilocalorías, como máximo, procedan de grasas saturadas, que el 30% como máximo de las kilocalorías procedan de los azúcares totales o que contengan un máximo de 0,5 gramos de sal.

La licitación de La Plana contempla 33 máquinas de bebidas calientes, 17 de bebidas frías, 11 de agua grande, 1 de agua de medio litro, 7 de productos sólidos y 1 de otros productos. Además, las bases establecen unos mínimos para cada máquina dispensadora.

Según recoge el pliego, corresponderá a la dirección general con competencias en materia de salud pública la verificación de la conformidad de los productos ofertados en el marco del control oficial de alimentos. También valorarán el número de productos de comercio justo y/o ecológico que presente el licitador y que tendrán una ubicación preferente y mayor visibilidad. 

Con esta nueva normativa, la Conselleria de Sanidad creó un distintivo de alimentación saludable para las máquinas expendedoras emplazadas en estos centros. El distintivo Alimentació Saludable podrá utilizarse de forma voluntaria por las empresas con el fin de mostrar que su oferta de alimentos cumple con los requisitos establecidos en este decreto. Éste se encuentra disponible en la web de la Conselleria, donde se puede descargar gratuitamente y utilizar, según indicaciones del manual de uso, por parte de los titulares de las máquinas que cumplan los requisitos establecidos en el artículo 4 del Decreto 84/2018.

Cabe recordar que el decreto también regula el servicio en cafeterías y comedores de los centros, donde se insta a fomentar la compra de frutas, verduras y hortalizas frescas, alimentos de proximidad y de producción ecológica. De hecho, las empresas que presten el servicio en concursos públicos tendrán que abastecer al menos de un 40% de frutas y hortalizas frescas de temporada en la Comunitat Valenciana, además de productos ecológicos en un porcentaje de al menos un 3% del total de las compras. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email