X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

las posibilidades de cada uno de los films

Empieza la temporada de los premios de cine español: así va la carrera

La trinchera infinita, Dolor y gloria y Mientras dure la guerra se batirán en duelo en un año en el que cine español ha brillado

7/01/2020 - 

VALÈNCIA. El jueves 16 de enero se celebrará la gala de los premios Feroz, otorgados por la prensa y la crítica cinematográfica española. 9 días después, el 25, será el turno de los Goya, organizados por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Empieza la temporada de premios del cine español, y con un año en el que el cine nacional ha brillado (basta pensar en las nominaciones y premios de Dolor y gloria en el panorama internacional), la carrera está más reñida que nunca. Aquí un repaso por las posibilidades de cada una y las categorías que están más reñidas. 

Tres películas y un destino

La trinchera infinita, Dolor y gloria y Mientras dure la guerra son los caballos que se disputan el primer puesto este año, las que han conseguido el beneplácito -más o menos- homogéneo de la gente del cine. Entre estos tres films se reparten gran parte de las nominaciones, aunque cabe destacar, que nada más lejos de la realidad que pensar que número de nominaciones es preferencia o posibilidades finales.

Con todo esto, se espera que los Feroz se decante más por el film de Almodóvar, Dolor y gloria, amada por toda la crítica y la prensa sin fisuras, en una de sus obras para la posteridad que le está llevando por todo el mundo en un año muy complicado (por buenas películas, como Parasitos, The Farewell, Retrato de una mujer en llamas, etc.). Los Goya, unos premios más conservadores y muy ligados a algunos directores fetiche sí podría echar más mano de Amenábar y Mientras dure la guerra, un film que aunque formal e ideológicamente hablando tenga sus dudas, no las ha cosechado en gran parte del público, que la ha acogido excelentemente. En los Feroz, Amenábar ha quedado, ya en las nominaciones, en segundo plano.

Pero estas dos previsiones pueden saltar por los aires con La Trinchera Infinita, el film de Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga sobre los topos de la Guerra Civil que también ha cosechado grandes críticas y que es el punto intermedio entre el cine de autor y más contemporáneo que puede gustar en los premios de la crítica, y cierto conservadurismo en la forma y en el texto (esto no le quita maestría al resultado final) que tanto gusta en los Goya. También se prevé en estos segundos algún premio para Intemperie, de Benito Zambrano. No se espera, a pesar de la unanimidad en su valor artístico, ningún premio en las categorías más populares de O que arde, de Oliver Laxe ni para Quién a hierro mata de Paco Plaza, que solo aspira a Mejor Sonido, Mejor Actor Principal y Mejor Actor de Reparto. Laia Marull y Carmen Arrufat son la representación valenciana en estos premios por la película La Innocència de Lucía Alemany, pero las quinielas no juegan a su favor.

También cabe destacar los films "olvidados" por los Goya. El más sonado es Els dies que vindran de Carlos Marques-Marcet, que sí cuenta con tres nominaciones en los Feroz. Los premios de la crítica, que se están votando estos días, pueden favorecer a esta película en clave del olvido en los Goya. La película que está totalmente desaparecida de los premios es El crack cero, de José Lus Garci, que sin embargo recibió en su día el beneplácito de la crítica. 

Algunas categorías secundarias pero muy reñidas

En los Goya, hay algunas categorías intermedias en la que la carrera está mucho más apretada. Es el cado de Mejor Dirección Novel, en la que compiten Salvador Simó (Buñuel en el laberinto de las tortugas), Galder Gaztelu-Urrutia (El hoyo), Belén Funes (La hija de un ladrón) y Aritz Moreno (Ventajas de ir en tren). Los cuatro films son tremendamente diferentes entre sí, y los cuatro han demostrado en plazas internacionales o en festivales, que tienen potencial y el sí del público. No hay un claro vencedor en esta categoría, que une al cine más social de Belén Funes con la distopía de Galder Gaztelu-Urrutia, o el biopic de animación de Salvador Simó con el enredo de Aritz Moreno. 

También será muy interesante una categoría que poca atención ha merecido otros años por el nivel de sus propuestas, se trata de Mejor Película de Animación, y destacan dos films sobre el resto: Buñuel en el laberinto de las tortugas y Klaus. La primera es un film modesto que ha llegado a las salas de Estados Unidos con el beneplácito de la crítica y una distribuidora importante, y ha traspasado la barrera psicológica de estar nominada a categorías más allá de la específica de animación; la segunda ha sido estrenada en Netflixy se ha convertido en la sorpresa de última hora del cine español, con una técnica y una producción al nivel de los grandes estudios internacionales.

Noticias relacionadas

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV

La ley Miró y el inicio del desapego de los españoles por el cine español

Por  - 

En España durante los 60 y sobre todo los 70, las producciones de bajo presupuesto no recibían el cariño de la crítica, pero las salas de cine se llenaban. Pilar Miró con una ley en 1984 sentó las bases para erradicar un cine que consideraba de dudosa calidad y premiar al que pudiera dar visibilidad al país en el exterior. Así, acabó con el cine de terror, fantástico, aventuras, ciencia ficción, acción y erótico y el supuesto "cine de calidad" acabó con un descenso abrupto de la taquilla. Muchos españoles dejaron de ver cine español

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email