GRUPO PLAZA

Recordatorio

Enterrar a los muertos

Un emotivo homenaje en el Ayuntamiento de València recuerda a las víctimas de los bombardeos de la Guerra Civil. La presencia del embajador italiano convierte el acto en un resarcimiento

15/02/2017 - 

VALÈNCIA. “¿Qué hacer, Nicolai?”, pregunta Voinitsev. “¡Enterrar a los muertos y reparar a los vivos!”, responde Triletski. El diálogo corresponde a la obra de Chéjov Platonov o La Pieza sin Nombre, pero se podría haber usado este martes en el Ayuntamiento de València. Porque el acto que se celebró a mediodía en el hemiciclo del consistorio fue una reparación en toda regla al tiempo que un tributo a los caídos en los bombardeos fascistas sobre València. Ellos son grandes olvidados de una contienda, la Guerra Civil, llena de olvidos.

La convocatoria, organizada por el Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica de València y la asociación sociocultural de italianos residentes en València, Espai Italia, invocó a personas que fueron víctimas sin nombre, que jamás aparecieron texto públicos. Sus muertes era desmoralizadoras, decían los censores de la República. De ahí que tras el primer gran bombardeo de la Guerra Civil se decidiese silenciarlos por los ataques de la aviación y la marina fascista italiana. Este martes, 80 años después, ya no había miedo a recordar el dolor y, en un acto de justicia, todos fueron evocados en el hemiciclo del Ayuntamiento de València en un homenaje que fue descrito por los asistentes como “muy emotivo”.

Entre estos, testigos y víctimas de aquellos bombardeos, y un representante institucional muy relevante: el embajador italiano, Stefano Sannino, quien hizo suyo “el dolor y el horror de los bombardeos de la aviación del régimen fascista de Mussolini”. “Todas las guerras son terribles pero las agresiones militares contra la población civil son actos abominables e inexcusables”, añadió. Por eso, el representante del Estado italiano ha asegurado que la república italiana nacida en 1948, de las cenizas precisamente de aquel régimen fascista, “no se reconoce en el modelo fascista anterior, puesto que nació con un claro rechazo a la guerra, y siempre apoyando la paz y los derechos humanos y colectivos”.

Las cifras del horror

Durante 11 meses, entre noviembre de 1936 y octubre de 1937, València fue capital de la II República Española. El 14 de febrero de 1937, la jornada festiva concluyó de manera trágica con un bombardeo indiscriminado sobre la población civil por parte de fuerzas militares del régimen de Mussolini. Este ataque, que se saldó con 22 muertos y numerosos heridos, fue el primero de una serie de más de 440 similares sobre la ciudad, que se saldaron con 847 muertos, 2.381 heridos y 931 casas destruidas, y que obligó a construir hasta 258 refugios.

Todo cuanto rodeó al acto de este martes estuvo pleno de significado. La sesión, presidida por el alcalde Joan Ribó, se desarrolló en el hemiciclo municipal que fue sede del Parlamento Español entonces. La presencia del embajador italiano, que cerraba heridas, no buscaba ajustes de cuentas, sino justicia. Tal y como subrayó el alcalde, “nadie puede asumir ni cargar con las culpas del pasado, pero ello no resta emotividad ni simbolismo a este primer atentado con víctimas que sufrió nuestra ciudad en la noche de San Valentín de hace ocho décadas. Estamos en un acto que reivindica la necesidad de recordar y de no olvidar a las víctimas inocentes de ningún tipo de barbarie”, aseveró.

Ribó agradeció la presencia y las palabras del embajador Sannino y señaló cómo “ni esta Italia de hoy es aquella de hace 80 años cuyos gobernantes, sin ninguna declaración previa de guerra, decidieron involucrarse activamente en la represión a la población civil española de la zona fiel a la República, ni tampoco esta España es aquella que fue víctima de la agresión de ejércitos regulares extranjeros de regímenes totalitarios, mientras las democracias formales miraban para otro lado”. El alcalde reconoció el compromiso del embajador “y el de un país amigo y vecino que hoy se pone al lado de las víctimas y refrenda la firmeza de su convicción en los valores de la libertad y de una Europa unida, una Europa del bienestar, cuyos principios y valores algunos vuelven a poner en duda”. Ribó concluyó señalando que el acto de este martes era "un acto de memoria y de recuerdo, pero también de reconciliación y de reafirmación de esos principios, que son la mejor forma de honrar a las víctimas, y también el mejor antídoto para que hechos tan dolorosos como aquellos nunca vuelvan a repetirse”.

Los olvidados dentro de los olvidados

Precisamente el coordinador del Grupo Recuperación Memoria Histórica, Matías Alonso, destacó la importancia del recuerdo, y especialmente “el de los olvidados dentro de los olvidados: aquellas personas que murieron en sus casas, bajo las bombas de unos soldados llegados de otros países en una guerra que nunca se declaró”. Asimismo, el secretario general de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, Vicente Gil, puso el índice en el olvido también de las mujeres como víctimas de las guerras, y su papel fundamental en los conflictos en las tareas de “sustentación familiar”.

Por su parte, el secretario autonómico de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Ferran Puchades, definió los bombardeos como “una noche ignominiosa de crueldad indiscriminada, y una de las carnicerías más brutales sobre la población civil”, y destacó la recuperación “de una memoria colectiva que había estado silenciada durante décadas”. En parecidos términos se expresó el presidente de la Fundación Cultura de Paz, Federico Mayor Zaragoza, quien alertó contra los peligros “del fanatismo, el racismo y el dogmatismo”, y mostró su preocupación por la deriva actual de Europa.

Por último, el representante de Espai Italia, Filippo Carcassola, explicó que el objetivo de la campaña València, herida abierta es, precisamente, “cerrar esa herida que lleva abierta demasiado tiempo, y abrir una reflexión sobre el papel de Europa como garantía de paz y casa común para la defensa de los derechos”.  Carcassola subrayó la responsabilidad de la Italia de Mussolini en los bombardeos de hace 80 años (sobre València, y también sobre Xàtiva, Sagunt, Alacant… y prácticamente todo el litoral mediterráneo). De hecho, el acto contó con la presencia de representantes de muchos de los municipios afectados.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme