GRUPO PLAZA

ENTREVISTA AL DIRECTOR GENERAL DE TELECOMUNICACIONES DEL GOBIERNO, ARTURO AZCORRA 

"El clima y la calidad de vida no puede ser motor de una economía moderna, tenemos que ofrecer I+D"

5/06/2022 - 

VALÈNCIA. "El clima y la calidad de vida no puede ser el motor de una economía moderna, tenemos que ofrecer I+D". Así lo cree el director general de Telecomunicaciones y Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual del Gobierno de España, Arturo Azcorra (1962), quien fuera director del Instituto Internacional de Investigación IMDEA Networks. Azcorra confía en las bondades que traerá el 5G, las ventajas del futuro 6G y lo que vendrá con un futuro metaverso. 

Azcorra, quien actualmente forma parte del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, cuenta con un amplio currículum, ya que fue director general de Transferencia de Tecnología y Desarrollo Empresarial del Ministerio de Ciencia e Innovación. Además, ocupó la misma posición en el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). También vicepresidente del laboratorio 5TONIC y profesor en la Universidad Carlos III, donde participó en 30 proyectos de investigación internacionales y dispone de seis patentes. 

En 2020 recibió el premio internacional de investigación ACM MSWIM Reginald Fessenden por sus contribuciones al midhaul y al core de las redes 5G. Ahora, al frente de la estrategia de telecomunicaciones, considera que los centros de datos serán clave en España para la atracción de compañías y los fondos de recuperación marcarán un antes y un después en el modelo productivo del país.

- ¿En qué posición se encuentra actualmente el 5G en España y qué desarrollos va a invitar a hacer en los próximos años? 

- España ha tenido un papel muy importante en el desarrollo de la tecnología 5G. Hemos tenido una serie de participaciones en los proyectos de la Unión Europea, que han sido de gran impacto. La tecnología ya está desarrollada, está comercializándose y se está desplegando, si bien todavía queda un recorrido a lo que llamamos el 5G avanzado y por tanto queda I+D por realizar. España también fue el primer país de la Unión Europea en el que se desplegó esta tecnología y está siendo uno de los más rápidos en avanzar. 

"Queremos llegar como mínimo al 75% de la población con 5G real en 2025"

Con el plan de ayudas que tenemos presupuestado en el Plan de Recuperación, desde la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, la vicepresidenta Calviño quiere llegar como mínimo al 75% de la población con 5G real, porque es una tecnología muy compleja y queremos que esté con todas sus características antes de 2025. Con esto, me refiero a que la señalización 5G tenga servicios de computación incorporados en la red y que tenga o un retardo menor de 30 milisegundos al centro de servicios o un ancho de banda mayor de 100 megabytes por segundo.

- ¿Cómo de atractivo puede ser un buen despliegue de esta tecnología para el establecimiento de empresas extranjeras en España?

-  Evidentemente, el tener una excelente infraestructura de telecomunicaciones hoy en día es muy importante para las empresas y España la tiene en fibra. Somos la red más grande fuera de China y tenemos una de las prestaciones de fibra más grandes del mundo. Por lo tanto, en despliegue de fibra óptica, somos absolutamente punteros y en comunicaciones móviles también tenemos unas magníficas infraestructuras. Por lo tanto, eso nos hace ser, entre otros elementos, particularmente atractivos para cualquier inversión estratégica extranjera que necesite de una buena infraestructura TIC, que son hoy por hoy la mayoría de las empresas y por tanto, es un valor importante. 

- En ese sentido, ¿cómo estamos con respecto al resto de Europa? Se habla de atractivos como el clima o la calidad de vida.

- Con excesiva frecuencia se pone el énfasis en el clima y la calidad de vida, que no es despreciable pero que no puede ser el motor de una economía moderna. Lo que tenemos que ofrecer es un excelente ecosistema de I+D y de formación, una excelente infraestructura de telecomunicaciones, una administración ágil, dinámica y totalmente ofrecida en red, totalmente digitalizada. 

"España es líder en fibra de los países grandes con diferencia"

Además, también tenemos una magnífica calidad de vida, pero tenemos que poner el énfasis en esos otros aspectos, tanto para atraer inversión extranjera como para desarrollar nuestras propias empresas. En ese sentido, comparado con otros países europeos, España es líder en fibra de los países grandes con diferencia. Tenemos más fibra desplegada que Francia y Alemania juntas a pesar de tener una orografía difícil por ser muy montañosa. Tenemos una estación excelente en fibra y en comunicaciones inalámbricas.

Foto: EVA MÁÑEZ

- ¿Qué va a suponer esto tanto para la gente en su día a día como para las compañías?

- Vengo de un acto, de una demostración de la empresa Orange, con una serie de colaboradores que han desarrollado un robot de inspección de catenaria ferroviaria y de líneas de alta tensión. Un desarrollo muy interesante con una serie de empresas valencianas y con la universidad. Entonces ,el cartel que han puesto me ha gustado mucho, porque decía: "lo más innovador del 5G es todo lo que puedes hacer con él". Y eso es muy cierto.

La característica que más me gustaría destacar del 5G es que integra computación en la red por primera vez. Tradicionalmente, las redes de comunicaciones simplemente transportaban datos. Por lo tanto, lo que hacían era mover datos de un sitio a otro. Pero el 5G incorpora computación y es lo que a mí me gusta llamar una fábrica de servicios. El objetivo de la red no solo es comunicar a unos terminales con otros, a unos usuarios con otros, sino que muchos usuarios lo que quieren es simplemente comunicar con la red en sí misma. 

"Para el ciudadano de a pie el 5G va a mejorarle muchísimo multitud de servicios que seguramente no perciba"

Es la red la que le presta el servicio. Le conduce el coche o le está ejecutando un videojuego. Entonces, el 5G lo que va a hacer es ofrecer un gran abanico de servicios. Mientras, para el ciudadano de a pie lo que va a hacer es mejorarle muchísimo multitud de servicios que seguramente no perciba y que son prestados desde la red de una forma silenciosa. Por ejemplo, un regadío mucho más eficaz, que consume menos agua y que lo hace de una forma mucho más ecológica. Una sanidad que puede ser utilizada desde cualquier punto. Unos servicios de emergencia en los que las emergencias se comunican automáticamente y no hace falta llamar al 112 y explicar qué es lo que pasa, sino que la emergencia se ha detectado en un wearable. Tenemos aquí una pequeña pulsera o una camiseta inteligente que es la que ha comunicado que nos pasa algo, dónde estamos, quiénes somos y cuál es nuestro historial médico.

-Siempre se habla de que Europa se ha quedado atrás respecto a Estados Unidos en tecnologías innovadoras.

- Europa tiene un retraso en tecnologías de la información. Es muy fuerte en aeroespacial, en transporte, en automoción y también en ferroviario. Es muy fuerte en mecánica de precisión, en tecnología nuclear. Europa es muy fuerte en tecnologías que son un poquito más tradicionales, pero por desgracia en nuevas tecnologías se ha quedado atrás.

"Europa es muy fuerte en tecnologías que son más tradicionales, pero en nuevas tecnologías se ha quedado atrás"

Ahora, Europa está reaccionando y estamos intentando atraer industria microelectrónica, para que se haga en Europa. Estamos intentando fortalecer el sector de la fabricación de equipos de telecomunicaciones. Tenemos que apoyar más a nuestras empresas operadoras de telecomunicaciones y tenemos que apoyar al sector software. En 5G, en fabricación de equipos, no es donde estamos más débiles, sino al revés. En 5G Europa fue líder por delante de los Estados Unidos. Tenemos grandes fabricantes de equipos de telecomunicaciones muy innovadores.

Foto: EVA MÁÑEZ

- ¿Hay otras tecnologías de futuro de telecomunicaciones que ya se están estudiando, impulsando e investigando para para seguir avanzando y posicionarse? 

- El 6G es la siguiente gran revolución que viene y estamos teniendo también un papel importante en España. Lanzamos un programa de investigaciones el año pasado en la convocatoria del 2021, que tuvo una excelente acogida. Hemos financiado 122 proyectos para desarrollar la siguiente generación de comunicaciones. 5G hoy ya son productos comerciales, pero se empezó a desarrollar en 2013. Entonces, empezamos a desarrollar el 6G en el 2021 para que en el 2028 haya productos comerciales.

"Empezamos a desarrollar el 6G en 2021 para que en 2028 haya productos comerciales"

El 6G traerá una nueva revolución, que es la introducción de la computación en la red y favorecerá a la gestión de los datos y el metaverso. El 6G va a ser un gran gestor de datos y entonces tendremos multitud de datos en la red que nos resolverán la vida, porque estarán ahí en la propia red. Ésta recolectará datos, los mezclará, los fusionará y los utilizará para crearnos mundos virtuales, cada vez más cercanos al mundo real.

Una Internet tridimensional, una Internet multidimensional, lo que se llama la internet háptica, en la que ya tenemos más sentidos, ya no sólo es la vista. Con 6G llegaremos ya a cotas de una inmersión mucho mayores, con sentido del tacto, del olor y con total sincronización entre lo que estamos haciendo y el servicio que nos presta de la red. La red va a estar totalmente pendiente de lo que hacemos para anticiparse a lo que queremos y proporcionarlo de una forma cuasi instantánea.

- ¿Hasta qué punto se puede llegar a imaginar esa inmersión en la red? En películas de ciencia ficción vemos cómo prácticamente se asemeja a la realidad.

- Sí y no es algo de ciencia ficción. Tenemos ya interfaces cerebrales directas que no van a través de los sentidos, sino que van directas a través de las ondas cerebrales. Ya hay prototipos funcionando, todavía un poco toscos, pero eso ya está demostrado que es viable. También lo es tener implantes y de hecho hay varios casos que permiten una conexión directa del córtex cerebral al metaverso. Sin pasar por nuestros sentidos. No estamos ni oyendo, ni viendo, ni oliendo; sino que directamente está comunicándose nuestro cerebro con el exterior. 

"Hay varios casos que permiten una conexión directa del córtex cerebral al metaverso"

Ya hay narices artificiales que huelen y que pueden convertir en olor y nos podrían transmitir un olor que hay en otro sitio, o bien sintetizarlo de tal forma que nos quieren crear una cierta sensación de olor. También hay desde hace tiempo guantes que nos transmiten una sensación de tacto o simuladores de vuelo que generan las sensaciones.  Por lo tanto, todo esto no es ciencia ficción en absoluto. Vamos a tener la sensación de inmersión muy profunda. ¿Cuánto de profunda? No lo puedo cuantificar. 

Foto: EVA MÁÑEZ

- ¿En qué sectores piensa que podría triunfar más el metaverso?

- Es muy difícil decir en qué áreas triunfará, pero yo creo que algunas sí que se puede empezar a ver, como es la de los juegos y el entretenimiento. Tal vez decir juegos es trivializar demasiado, porque va a ser un entretenimiento mucho más amplio y que rozará con el turismo y el turismo virtual. Haremos turismo en mundos que existen y podremos visitar el Taj Mahal, pero también ciudades que no existen y que han sido creadas simplemente para nuestro disfrute. Vamos a experimentar las producciones audiovisuales de una manera muy distinta a como las presentamos ahora. 

"Con el metaverso haremos turismo en mundos que existen y podremos visitar el Taj Mahal, pero también ciudades que no existen"

El mundo sanitario creo que también va a cambiar mucho gracias al metaverso. Irá incorporando estas tecnologías crecientemente. La forma en la que los cirujanos operan y que ya ha empezado a cambiar con tecnologías como la laparoscopia, que es un sistema muy sencillo con sondas no invasivas en las que ya no te abren y ellos con sus manos operan, sino que se introducen en tu cuerpo unas pequeñas sondas con las que trabajan.

El siguiente paso es avanzar hacia los robots que ellos controlan. Y a partir de ahí el cirujano va a estar en una situación de realidad aumentada y él va a poder intervenir al paciente de formas diversas a través de nanorobots o de nano sondas, o combinando con medicación o actuando en varias partes a la vez. Por lo tanto, la medicina yo creo que va a ser otro de los elementos importantes en los que vamos a trabajar.

Pero van a ser más sectores, por ejemplo, la fabricación. Por ejemplo, la construcción aeronáutica o naval que requieren de obreros muy especializados, ya empiezan a tener técnicas de realidad aumentada. Eso va a ir a más y por lo tanto vamos a tener la posibilidad de que un obrero esté ensamblando un avión desde su casa o desde otro continente, porque es un trabajador muy cualificado y unos días trabaja en la fábrica de Nápoles, otros en la fábrica de Cádiz y otros en la fábrica de Wisconsin. ¿Por qué? Pues porque dependiendo de las necesidades se puede hacer eso sin necesidad de viajar. Con este tipo de interfaces altamente inmersivas y hápticas, él va a poder interactuar con sus compañeros de equipo, con el avión, con los robots que también estarán trabajando.

- ¿En qué punto cree que se encuentra Valencia respecto a las telecomunicaciones?

- Valencia es uno de los principales polos de España, sin ninguna duda, y creo que también de los principales de Europa. Tiene un ecosistema de innovación muy desarrollado. Un ecosistema alrededor de sus universidades, centros de investigación, empresas punteras, las administraciones públicas y grandes empresas tractoras. Eso es justo lo que se necesita, ecosistemas muy diversos. No es cuestión de tener un gran centro de investigación, una gran universidad o una gran empresa realmente para que esto funcione en un mundo tan complejo que se acelera cada día más.

"VALENCIA TIENE UNA MENTALIDAD MUY COMERCIAL, TIENE UNA INVESTIGACIÓN, POTENTE Y UNA FUERTE ACTIVIDAD EMPRESARIAL QUE ES ESENCIAL"


Tenemos que tener todo eso engrasado y funcionando bien. Centros tecnológicos, centros de más de universidades que hacen formación puntera, pymes que empiezan grandes empresas tractoras, administraciones muy ágiles, entidades financieras que identifican oportunidades para financiarlas y un área comercial muy potente que nos permita internacionalizar cualquier actividad. 

Casi todos estos negocios tienen que ser globales, no es posible hacer un desarrollo local porque son muy caros. Como mínimo, se piensa en vender en toda la Unión Europea y en general a nivel mundial. Entonces tenemos, tener una mentalidad totalmente globalizada. Yo creo que Valencia reúne esos criterios. Valencia tiene una mentalidad muy comercial, tiene un ecosistema de investigación y desarrollo potente y tiene empresas, tiene una fuerte actividad empresarial que es esencial. Esa voluntad empresarial es importantísima, debemos potenciar muchísimo en nuestro país y yo creo que en Valencia existe.

Foto: EVA MÁÑEZ

- ¿Qué van a suponer las ayudas de los fondos de recuperación para el sector de las telecomunicaciones?

- Va a suponer una diferencia abismal en lo que vincula a la secretaría de Estado de Telecomunicaciones y a la Dirección General. La vicepresidenta Calviño ya definió el Plan España Digital 2025, un programa de cinco años para digitalizar la actividad española. De esto 5.900 millones en subvenciones y créditos, el plan de recuperación aporta 3.700 millones de euros en subvenciones, sólo en el periodo 2021-2023. Por ponerlo también en otra magnitud, los fondos FEDER que todo el mundo conoce, que nos ha dado alta velocidad, autopistas, aeropuertos, colegios, hospitales, ... Son 100.000 millones de euros en 21 años.

"El plan de recuperación no nos hacemos una idea sobre el impacto que va a tener positivo en nuestra economía"

Por lo tanto, el plan de recuperación no nos hacemos una idea sobre el impacto que va a tener positivo en nuestra economía. Porque va a recuperar la economía y la va a transformar. Vamos a tener una economía mucho más basada en el conocimiento, en la tecnología, en la digitalización, porque para eso se están dedicando a estos fondos. 

Los fondos Feder fueron sobre todo infraestructuras, que está muy bien y que permitió tener mejores carreteras y mejores ferrocarriles y mejores aeropuertos y mejores puertos. Infraestructura básica y pesada, mejores líneas de alta tensión. Pero el plan de recuperación, sobre todo, ataca el conocimiento. Lo que buscamos es más tecnología, más digitalización, sectores empresariales más dinámicos, más globalizados. Por lo tanto, el plan de recuperación va a suponer un antes y un después. 

Lo he puesto en términos numéricos y en términos de tipo de inversión. Es decir, que en fondos es cuatro veces más al año que lo que ha sido todo el esfuerzo Feder. Es una inversión mucho más necesaria, mucho más de futuro, mucho más transformadora.

- Hemos visto en los últimos años es la expansión en la creación de centros de datos por toda España. ¿Que está suponiendo para la para el sector de las telecomunicaciones y también para la atracción de compañías extranjeras? 

- Dentro de nuestros planes de actuación tenemos uno de los planes, que es el programa de España de datos, que es curiosamente poco conocido. Lo que estamos intentando es que España sea un cruce de caminos de información, igual que en el pasado las rutas marítimas o las rutas por tierra generaban en los puntos de cruce de caminos un gran valor, porque eran crisoles del comercio, del conocimiento y de los intercambios económicos y culturales. Ahora mismo, las rutas de intercambio de datos también son muy importantes.

Entonces estamos promoviendo fuertemente que España, por su posición privilegiada geográfica, porque tenemos dos mares. España es un país muy adecuado para el tránsito de datos y el proceso de datos. Google acaba de anunciar que una de sus grandes regiones cloud va a estar en España y vamos a tener grandes centros de datos en España. De Amazon, de Google, de Facebook y de empresas españolas que están haciendo fuertes inversiones. Por lo tanto, en España tenemos un sector de centros de datos que se va a desarrollar mucho y que nosotros vamos a apoyar.

Reunimos una excelente posición geográfica para el amarre de cables submarinos. Por supuesto, estamos conectados al continente europeo, por lo tanto, tenemos un excelente tránsito hacia el resto de Europa. Tenemos una red de fibra, como ya he comentado, la segunda más grande fuera de China. Y luego, también algo muy importante para los centros de datos, que es una gran especialización y uso de la energía verde.

Y diré realmente verde, porque ahora resulta que se ha flexibilizado el concepto verde y la energía eléctrica producida con gas o nuclear también se considera verde. Yo no voy a decir que no lo sea, pero creo que no es igualmente verde que la producida con energía renovable, porque ni el gas ni la nuclear son renovables. Mientras que en España producimos una enorme cantidad de nuestra producción eléctrica con energías renovables, energía sobre todo eólica y energía solar. España reúne los requisitos y tenemos un plan de impulso y de apoyo a este sector.

Foto: EVA MÁÑEZ

- ¿Falta personal en el ámbito de las telecomunicaciones?

- Pues confío en que los habrá, pero desde luego tendremos que proveer los medios para que los haya, porque la situación actual es de un fuerte déficit. Es decir, en España, aproximadamente muy a grosso modo, la mitad de los estudiantes universitarios estudia el ámbito STEM y la otra mitad a ámbitos más de humanidades y la distribución de la oferta laboral no es así. Hay mucha más demanda en ámbito STEM.

"Creo que es importante que equilibremos los perfiles de estudios universitarios con la demanda laboral"

Luego, creo que es importante que equilibremos los perfiles de estudios universitarios con la demanda laboral. No todos los estudios universitarios son con la orientación laboral, sino que tienen más una parte cultural, y evidentemente es lícito y correcto que alguien estudie una determinada titulación no porque va a ser profesión, sino porque tiene una inquietud de otro tipo.

Pero no nos engañemos, hacer unos estudios universitarios es costoso para el Estado y para las comunidades autónomas y es muy costoso para la persona, puesto que supone un gran esfuerzo. Necesitamos equilibrar eso y comunicar hacia nuestros estudiantes que tienen muchas más oportunidades profesionales por la vía de los estudios STEM que por la vía del estudio de Ciencias Sociales. Simplemente, por ese desequilibrio de oferta y demanda. De hecho, en el área de telecomunicación, están tensionados en esa relación oferta-demanda. Todos los estudiantes de talento, año tras año. se colocan en su sector y no se producen suficientes para atender la demanda de las empresas.

Es importantísimo promover los estudios STEM y señalar la necesaria incorporación de la mujer a éstos. Es una profesión que creo que es muy atractiva para las mujeres y podrían hacer un desarrollo profesional excelente en las telecomunicaciones para contribuir a mejorar esta situación. En este sentido, hacemos programas de promoción y es muy necesario comunicar a los estudiantes que la ingeniería de telecomunicación es enormemente atractiva y que te permite trabajar en cualquier parte del mundo.

También da lugar a trabajos de muy diferente tipo, con unas perspectivas salariales muy buenas. Con salarios de entrada de 30.000 euros, de primer sueldo, trabajando en tu sector, que es dinámico y súper pujante. Por lo tanto, no puedo sino animar y promover a que se estudie STEM en general e ingeniería de la telecomunicación en particular.

Foto: EVA MÁÑEZ

-Respecto a la brecha digital, la pandemia ha llevado a trabajar es sitios remotos. ¿Cómo va la mejora de las conexiones?

- En multitud de ocasiones solo se habla de la parte de la brecha digital. Y a mí esto no me parece apropiado, porque las tecnologías de información y las comunicaciones son lo contrario, un destructor de brechas. Antes de las telecomunicaciones, de que tuviéramos teléfono, de que tuviéramos internet, radio y televisión; había una inmensa brecha geográfica entre las personas que estaban en el campo y en las ciudades, a pesar de estar en un país desarrollado. También entre países. 

Gracias a las telecomunicaciones, progresivamente la diferencia de formación, información, integración y servicios que tenemos entre las zonas rurales y las zonas urbanas y entre los países desarrollados y los países desarrollados se han ido cerrando. Las telecomunicaciones han permitido que la gente acceda  a mucha más información de lo que pasa en el mundo y por lo tanto un mayor nivel cultural que les permite reaccionar, tomar mejores decisiones, tener muchos más servicios e incluso crean, ahora con el teletrabajo, puestos de trabajo que antes resultaban imposible.

Por lo tanto, las tecnologías de la información son enormes integradores. Ahora, donde no llega la tecnología no llegan todas las ventajas que llegan de la mano de las comunicaciones. Entonces, en nuestro país estamos magníficamente bien, pero queremos estar mejor. Entonces, ahora mismo, en la provincia de Valencia, el 92% de los ciudadanos pueden tener acceso a banda ancha de 100. Si uno quiere tener acceso a las tecnologías digitales, la conectividad no es lo único, pero es lo primero. 

Desde el Ministerio tenemos dos grandes programas de banda ancha para tener comunicaciones a 300 megabytes por segundo o más y para las zonas ultra rurales tenemos más programas. En España tenemos una fuerte voluntad de reducir esa brecha digital.  Queremos que la digitalización llegue a toda la población y también a las pymes, no solo a las personas individuales, sino que las pequeñas y medianas empresas que estén distribuidas por el territorio les llegue también esta digitalización. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme