GRUPO PLAZA

maría josé mira, secretaria autonómica de modelo económico y comisionada de presidencia para las compras contra la covid-19

"Prestar un servicio más caro y menos eficiente desde lo público tiene ahora aún menos sentido"

24/08/2020 - 

VALÈNCIA. Es el momento de que la gestión pública sea más eficiente y de colaborar más con el sector privado. Así lo defiende María José Mira, secretaria autonómica de Modelo Económico y Financiación, para quien si la racionalidad en el gasto siempre ha sido exigible a las administraciones, la crisis del coronavirus lo ha convertido en un objetivo irrenunciable.

Tan es así que, según explica en esta entrevista, la ineficiencia en la gestión de los recursos públicos puede penalizar a la Comunitat en el acceso a los fondos de reconstrucción europeos. A su juicio, los recursos con los que la Comisión Europea va a financiar los proyectos de reconstrucción de los países miembros son una oportunidad única para apoyar a las empresas resilientes y transformar el modelo económico valenciano.

[Lea la primera parte de la entrevista: Mira: "Con la contratación ordinaria no hubiéramos llegado a tiempo a nada]

–Las reversiones sanitarias han sido uno de los elementos de fricción en del pacto para la reconstrucción de la Comunitat, ¿encaja la estrategia y el calendario del Consell con esas reversiones con la situación que quedará tras la pandemia o cree que hay que replanteársela?

–Creo que, al igual que en todo lo demás, tenemos que replantearnos muchas de las decisiones. Para empezar, porque en efecto, todos los fondos que podemos recibir en la Comunitat Valenciana y por lo tanto beneficiarnos en términos económicos y también sociales, van en la línea de la eficiencia en el gasto. La Comisión Europea y el Estado nos están marcando que tenemos que tener proyectos competitivos con impacto social, medioambiental y económico. Además, también nos está marcando que tenemos que cooperar con otras regiones, tanto españolas como de otros Estados miembros. En ese contexto, cualquier decisión que no sea eficiente en el gasto no solamente puede lastrarnos a efectos económicos, sino que nos puede impedir conseguir financiación para nuestras decisiones políticas.

Cualquier decisión no eficiente en el gasto puede lastrarnos para conseguir financiación de los fondos de reconstrucción

Tenemos que tener un poco de amplitud de miras y tomar decisiones que, en efecto, nos permitan ser más eficientes y desde luego, conseguir más financiación. En ese sentido, para mí tomar una decisión como la de revertir un servicio o prestar un servicio desde lo público, ya no hablo de reversiones sino en estos momentos ocuparnos de gestionar un servicio de forma directa que con los mismos recursos podría ser más eficaz desde lo privado... Creo que tenemos que quitarnos complejos y prestar desde mecanismos que nos permitan colaborar con el sector privado, pero desde luego de forma controlada. Lo que no podemos permitir es que ninguna empresa pueda lucrarse por prestar un servicio público de forma descontrolada, independientemente de que una empresa tiene ganar dinero porque apuesta e invierte. Pero prestar un servicio desde lo público por el simple hecho de decir que prestamos desde lo público, sin que sea eficiente, que cueste mucho más y que no mejore la calidad asistencial en ningún momento ha tenido sentido, pero en estos momentos de reconstrucción, mucho menos.

–Debe prevalecer pues la eficiencia en el gasto...

–La eficiencia en el gasto se debería imponer siempre. Pero además ahora tenemos herramientas y experiencia suficientes como para valorar algunas de las decisiones que hemos tomado. Si en términos asistenciales las decisiones tomadas, aunque más caras, han sido mejores, lo primero es la atención a las personas y, por supuesto, a la salud. Pero si en términos asistenciales no se puede demostrar que lo más caro ha sido mejor, no tendría ninguna duda de que habría que replantearse los modelos.

–El ejemplo más claro que se podría valorar es la recuperación de la gestión del Hospital de Alzira al no prorrogar el contrato. ¿Qué balance se puede hacer de la misma en términos asistenciales?

–Yo no controlo la prestación sanitaria y la política sanitaria no la conozco, pero sí que puedo decir que a efectos de coste se puede estudiar lo que cuesta hoy el Hospital de Alzira y el servicio que presta. Y se pueden estudiar las listas de espera. Se puede valorar la calidad del servicio que se presta. Ahora se puede hacer. Hasta ahora no se podía. La Covid nos ha hecho ver problemas o decisiones que se han tomado y que, a lo mejor, no eran correctas en ese momento o a lo mejor no lo son para este momento.

–La patronal CEV también les pidió medidas de eficiencia en la administración para reducir el gasto…

el sector privado otra vez nos han llevado la delantera. tenemos que ser eficientes y readecuar nuestras estructuras

–Es que precisamente la patronal o el sector privado otra vez nos han llevado la delantera. He manifestado siempre que deberíamos mirar más el ejemplo del sector privado, que sí que ha sido capaz de adaptarse a la Covid de una forma veloz. Y no hablo solo de las grandes compañías, también hablo del autónomo que ha tenido que adecuar su estructura o minorar sus gastos y su actividad en el contexto en el que estábamos. Entonces, ese sector privado, desde el autónomo hasta la gran multinacional, lo que merece es que ahora desde la Administración respondamos igual. Una administración pública fuerte a su servicio es lo que necesita al ciudadano. Ahora, no tengo ninguna duda de que tenemos que ser eficientes y readecuar nuestras estructuras. Tenemos que adaptarnos a lo que necesita el ciudadano y estar a su altura.

–El reparto del fondo de reconstrucción de la UE por proyectos y no por criterios objetivos ¿beneficia a priori a la Comunitat?

–Entiendo que sí. Nosotros sí tenemos muchos proyectos que ya llevábamos en marcha y que ahora estamos recopilando porque lo que necesitamos es el mínimo de proyectos posibles, que sean estratégicos y que tengan impacto. Nosotros ya hemos sido pioneros en muchas de las actuaciones y proyectos que hemos llevado a cabo con financiación europea. Y aunque siempre da vértigo someterse a la inspección, las auditorías o a la competencia, porque nunca sabes cómo pueden estar las demás comunidades o las demás regiones, estoy tranquila tenemos a los equipos de todas las consellerias trabajando en proyectos concretos y estamos preparados para defender ante la Comisión y ante el Estado proyectos que pueden beneficiarnos y por lo tanto traernos financiación a la Comunitat Valenciana.

Como ejemplo está el de las empresas resilientes. Fortalecer una industria local que nos ayude a proteger a las personas en la emergencia tiene que ser prioritario porque es financiación europea, porque genera empleo y porque es más eficiente en gasto. Y a los hechos me remito porque, si toda nuestra industria hubiera estado en marcha en el momento en que entró la crisis, hubiéramos comprado mucho más barato que cualquiera y además hubiéramos podido vender a otras regiones. Los alemanes hubieran comprado a los valencianos antes que a los chinos y todos hemos ido a comprar a China.

Hemos demostrado que en telemedicina somos punteros. Los respiradores invasivos europeos alemanes no tienen nada que envidiar a los respiradores invasivos valencianos y de hecho son del mismo nivel. Con lo cual, sí que tenemos proyectos que nos van a ayudar a atraer financiación europea seguro.

–¿Están recabando o trabajando ya en los proyectos que pueden entrar en este fondo? ¿Cuáles son los principales?

–Estamos recopilando nuestro plan de reconstrucción para poder aprobarlo en septiembre. Tenemos que tener preparados los futuros proyectos e ir preparándonos para, por un lado, optar a las líneas de concurrencia competitiva que van a salir desde la Comisión Europea, como por otro lado el plan de reconstrucción estatal que enmarcará los planes de reconstrucción de cada una de las comunidades.

–Usted es la responsable de las políticas sobre el Modelo Económico, ¿cómo se van a canalizar esas ayudas para la manida transformación del modelo productivo valenciano?

–Todo lo que hemos trabajado hasta ahora de la transformación del modelo económico nos hace replantearnos de nuevo las cosas. Hablábamos de ser eficientes en precios o hablábamos de digitalización de la industria, pero es que ahora ya hablamos de no dependencia al mercado internacional porque eso es fundamental; fortalecimiento de nuestra industria, sea el sector que sea, porque no por ser un sector más innovador o más digital va a generar más empleo o más riqueza en la comunidad y puede ser una industria tradicional adecuada a las necesidades, flexible y moderna. La financiación de cada uno de los proyectos la va a marcar la Comisión y el Estado. Nosotros tendremos proyectos para nuestra industria, para nuestro turismo, para nuestros jóvenes desempleados, para nuestra educación, nuestra formación... Y les buscaremos cabida en las diferentes líneas de financiación que pueden ser europeas, de las convocatorias del Ministerio o de fondos propios que nosotros también podemos financiar proyectos que no tengan cabida en la Comisión Europea, pero que sí sean estratégicos para nosotros.

–¿Se va a desbloquear definitivamente este año el plan de reestructuración de Feria Valencia?

–Ese plan tiene dos partes. La que me compete más, que es la subrogación de la deuda, ya depende de la convocatoria del Patronato, que esperamos que se celebre a principios de septiembre o finales de agosto. En segundo lugar está el asunto patrimonial. Las instalaciones de Feria Valencia nunca se van a volver a utilizar para lo que han servido siempre. Que el Ayuntamiento diga ahora que sale con una permuta por otro tipo de edificios en Valencia más céntricos y que ya no quiera tener nada que ver con Feria Valencia me parece irresponsable de alguna forma. Lo que hay que hacer es dinamizar el edificio de Feria Valencia.

Que el Ayuntamiento quiera una permuta por un edificio céntrico en València y que ya no quiera tener nada que ver con la Feria Valencia me parece irresponsable

–¿Irresponsable desentenderse de Feria Valencia?

–Desentenderse del edificio. Mi propuesta es que, a precio de tasación del suelo titularidad del Ayuntamiento, realizar una permuta como hacemos con todas las entidades locales del mundo y otras administraciones como el Estado. Por un edificio completo, por suelo y vuelo, que valga lo mismo y que sea titularidad de Ayuntamiento de València y que este ejerza competencias suyas en materia de emprendimiento, de servicios sociales, de oficinas o de lo que sea. Eso de alguna forma dinamiza el edificio de Feria Valencia al mismo tiempo que reduce su estructura, porque mantener ese volumen de edificios es caro para la institución. El principal problema de Feria Valencia es la amortización de los edificios y el mantenimiento. Así se le dan a Feria las infraestructuras necesarias para poder mantener su actividad, pero no con todo su gran edificio.

Pero el Ayuntamiento insiste en salir al precio que se acuerde. Ahí no hay disputa política: una tasación es una tasación, podemos irnos en algo, pero llegar a un punto en común. Si tenemos la titularidad del suelo, a nosotros nos permite poder asumir la deuda, que entonces no sería una condonación sino una dación de activos y pasivos, y poder liberar a la actual institución de toda la deuda que tiene, que es lo que está lastrando. Ya entonces se podría transformar desde la Conselleria de Economía y Sector Público, que ya es otro capítulo al margen del patrimonial y el de la deuda, pero sí que le permite ya actualizar la institución. El modelo de feria, lo que tenga que ser, ya sería sin deuda y sin la propiedad de los edificios, que en realidad ahora tampoco los tiene porque lo que tiene es la obra y los préstamos.

–¿Qué planes tiene la Generalitat con Feria Valencia si ya asume que le sobra espacio?

–La estrategia de Feria Valencia es la que marca Feria de Valencia. Es cierto que ahora está lastrada por la situación de la Covid y eso lleva a readaptarse y trabajar a un nivel mucho menor. Pero sin la Covid creo que las grandes ferias que han ocupado tanta infraestructura no van a darse ya. De hecho ya se estaban dando antes de la Covid. Creo que tiene que ser algo más adecuado a las necesidades que tenga Fería, pero la estrategia desde luego la tiene que marcar la institución y todos los que forman parte de ella.

–¿Qué va a hacer la Generalitat una vez tenga la propiedad de los edificios? Aparte de usarla como almacén de material sanitario...

–Esperamos que eso sea algo circunstancial y que al final se vaya. La reserva estratégica está aquí mientras dure este riesgo, pero el almacén estratégico de emergencias no tendría que estar aquí. Una de las ideas que tenemos es construir un almacén logístico, sanitario o de emergencias adecuado. A largo plazo no tiene sentido tener la reserva en Feria Valencia. Ahora sí, pero no si tuviéramos que tener un almacén estratégico no solamente por la Covid sino por cualquier alarma o problema que pudiera surgir.

–¿Va a necesitar Feria Valencia apoyo económico de la Generalitat para terminar el año?

–Lo va a necesitar y yo espero que lo tenga. Como muchas concesionarias, o muchas empresas del sector privado.

–¿Del presupuesto de la Generalitat?

Feria Valencia va a necesitar apoyo de la Generalitat y espero que lo tenga porque la Comisión Europea ha habilitado los procedimientos

–Claro. Que sea de la Conselleria de Economía o sea de la Consellería de Educación, al final es el presupuesto de la Generalitat. Todos los procedimientos en materia de ayudas de Estado que nos han habilitado desde la Comisión Europea o desde el mismo Estado van a enfocados a paliar los efectos económicos que la Covid ha tenido en entidades privadas y en entidades públicas. Eso lleva a que desde luego en Feria habrá que ayudar en la medida de las posibilidades de la Generalitat dentro de este año a paliar esa pérdida neta, que es como la llaman en la comisión.

El estado de alarma implicó prohibir cualquier tipo de feria. Eso le ha afectado a Feria igual que a otras entidades del sector privado. La Comisión Europea habilita para esos casos procedimientos por los cuales se puede, más allá de los minimis y de las ayudas de Estado, compensar parte de esas pérdidas. Eso debe habilitarse en Feria y estoy convencida de que en Economía, dentro del plan de reconstrucción, lo tienen que hacer y que lo están haciendo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email