Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

Es probable que la FED vuelva a bajar los tipos el 30 de octubre

El economista de Pictet atisba una elevada posibilidad a que la Reserva Federal anuncie ese día el tercer recorte del año, así como reinicie el programa de compras de bonos

20/09/2019 - 

MADRID. La Reserva Federal de Estados Unidos redujo sus tipos de interés este pasado miércoles un 0,25% tal y como se esperaba, mientras su presidente, Jerome Powell lo justificó una vez más en la necesidad de "seguridad" contra los riesgos. Esos riesgos siguen siendo en su mayoría el débil crecimiento mundial y la incertidumbre de política comercial estadounidense.

Powell señaló el aumento arancelario de Trump sobre importaciones de China anunciado en agosto, aunque no la posible "tregua" en octubre. Sí mostró confianza en la economía estadounidense, destacando que ha seguido funcionando "más o menos como se esperaba". Implícitamente, restó importancia a la muy débil encuesta ISM manufacturera de agosto, así como al reciente debilitamiento del crecimiento mensual del empleo.

La gráfica resumen de las previsiones muestra que una minoría significativa de miembros de la Reserva Federal espera un tercer recorte de tipos antes de fin de año. Curiosamente ninguno espera más recortes en 2019-2020 o más allá, tal vez señal de que el límite de reducción de "seguridad" es de tres recortes de 0,25% cada uno. De hech, y dentro de nuestro escenario central para 2020, no prevemos recesión y sí que los tipos de interés de la Reserva Federal permanezcan sin cambios.

Curiosamente Powell se refirió una vez más a los "exitosos recortes" de seguridad de Alan Greenspan, entonces presidente de la FED, en la década de los noventa. Creemos que tienen mucha influencia, razón por la que puede optar a un tercer recorte en octubre (Greenspan hizo tres recortes de 0,25% desde septiembre de 1998 y no hubo recesión hasta 2001). Además Powell explicó que la reducción de tipos ayudará a impulsar la economía por "precios más altos de los activos", esto, por el "efecto riqueza".

Respecto a si reaccionaría o anunciaría nuevas medidas para aliviar el reciente estrés observado en el mercado de repos a un día la respuesta fue tímida. Powell destacó que la tensión "no tuvo implicación" en la política monetaria o perspectivas de crecimiento e insinuado que se abordará ante todo mediante operaciones de liquidez adicionales de la Reserva Federal de Nueva York el tiempo que sea necesario. Dicho esto abrió la puerta a reexaminar el nivel adecuado de reservas bancarias en el sistema si persistieran problemas de liquidez y un anuncio al respecto "tan pronto como en la próxima reunión".


Probablemente implique reiniciar la compra de bonos del Tesoro de EE UU. Pero Powell ha tenido el cuidado de enmarcarlo principalmente como una cuestión técnica, en lugar del comienzo de la "fase IV de flexibilización cuantitativa". El caso es que vemos probabilidad muy alta de que anuncie el reinicio de la compra neta de bonos del Tesoro a finales de octubre para aumentar el nivel de reservas bancarias, es decir, para mejorar la liquidez a corto plazo.

Powell subrayó que ni él y otros responsables de la Reserva Federal son independientes de la presión política, pero la presión de Trump puede intensificarse ante su cita electoral presidencial. Incluso puede tratar de influir en la política de la Reserva Federal con los dos nombramientos para la Reserva Federal pendientes de aprobación en el Senado.

'Dominio de la deuda'

Nuestra visión es que la Reserva Federal está en régimen de 'dominio de la deuda' por el alto nivel de la deuda en EE UU (y mundial), especialmente deuda privada, que hace que la normalización monetaria sea imposible. El 'dominio de la deuda' es la razón principal por la que la Reserva Federal sea tan sensible al riesgo de recesión, que pueda amplificarse por el alto nivel de deuda. Así que la idea es mantener bajos los costes de endeudamiento para ayudar al des apalancamiento y evitar un desajuste repentino de posiciones. 

En cualquier caso creemos que la Teoría Monetaria Moderna, abiertamente rechazada por los bancos centrales, está siendo aceptada lentamente o empezando a pensarse en la Reserva Federal. Esta teoría, que se originó en la economía estadounidense, se alimenta de las dificultades de la teoría macroeconómica estándar para explicar el panorama económico post crisis financiera y plantea que los tipos de interés deben establecerse en cero y que la cantidad de dinero debe aumentar mediante déficit presupuestario para alcanzar la meta de inflación del 2%.

Thomas Costerg es economista de Pictet WM

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email