GRUPO PLAZA

En lo que va de siglo han entrado en el Viejo Continente 15 enfermedades

Europa multiplica la llegada de plagas citrícolas mientras la importación de fruta crece ligeramente

6/10/2021 - 

CASTELLÓ. La llegada de plagas citrícolas a la Unión Europea se dispara. Y lo más grave es que, aunque la cantidad de fruta que importa el Viejo Continente aumenta, el porcentaje no es ni mucho menos similar. La interprofesional citrícola española, Intercitrus, ha denunciado este martes la gran cantidad de enfermedades perjudiciales para el principal cultivo castellonense que llegan a los puertos europeos. 

En un cuadro elaborado en base a las cifras de Traces (la plataforma de la Comisión Europea sobre certificaciones sanitarias y fitosanitarias) y del Ministerio de Agricultura, Intercitrus ha remarcado cómo el año pasado las interceptaciones de plagas en cítricos provenientes de países terceros alcanzaron la cifra récord de 234. Esto supone prácticamente duplicar la cifra de 2019 y situarse muy por encima respecto a los ejercicios precedentes. 

Esto se debe, en parte, al aumento de fruta foránea que, cada vez más, inunda los lineales europeos: el año pasado fue el segundo de la historia en que se superaron los 2 millones de toneladas y falta por ver si en este se alcanzará a rebasar de nuevo esta cifra

Incapaces de controlarlas

Pero no solo el incremento de los cítricos importados está detrás del aluvión de partidas infestadas: la principal razón está en el seguimiento de las plagas que los países productores realizan en sus huertos y almacenes. De hecho, la propia autoridad sanitaria europea ha acreditado recientemente la incapacidad de Sudáfrica para garantizar que la falsa polilla, que todavía no está presente en Europa y sería un golpe muy duro, pueda salir del país

De ahí que los dirigentes de Intercitrus, encabezados desde hace unas semanas por la presidenta del Comité de Gestión de Cítricos, Inmaculada Sanfeliu, hayan alzado la voz para reclamar, al unísono, la aplicación del tratamiento de frío en su periplo en barco para las importaciones de países afectados por la Thaumatotibia leucotreta

"Cada año es una potencia citrícola distinta -en 2020 fue Argentina pero antes lo fue Sudáfrica, Brasil o Uruguay- la que se significa por sus problemas fitosanitarios", destaca Sanfeliu. De ahí que la interprofesional también reclame, como ha hecho el Gobierno español, la consideración de los cítricos como "producto muy sensible" por el perjuicio que podría suponer la llegada de nuevas enfermedades. 

Reciprocidad

No en vano, Intercitrus recuerda que es responsabilidad de la Comisión garantizar que el transporte de plantas y productos vegetales a la UE se realice sin plagas. Y la interprofesional tiene claro cómo prevenir su propagación: con el registro de parcelas e inspecciones adecuadas en el lugar de producción, así como con la comunicación de todo ello a las autoridades europeas, y avalado con certificados fitosanitarios oficiales. Esto se complementaría con el tratamiento en frío y auditorías de importación apropiadas y verificadas regularmente. 

"Todas estas medidas se englobarían en un protocolo fitosanitario de exportación, que es justo lo que nos imponen para poder exportar nuestros cítricos a los países no comunitarios", remarca Sanfeliu.

Quince plagas en veinte años

No en vano, la entrada de plagas que afectan a la citricultura europea se ha disparado en los últimos años, coincidiendo con la llegada de fruta foránea. Así, en el siglo XXI han entrado por diferentes puertos comunitarios quince problemas que antes no existían en Europa, algunos tan graves como el cotonet de Sudáfrica o la Psila africana del HLB, el vector transmisor de la enfermedad más mortífera de los cítricos y que ya ha sido detectado en el Algarve portugués. La última plaga detectada fue el trips de Sudáfrica en Huelva... en 2020. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email