GRUPO PLAZA

el muro / OPINIÓN

Fantasía e ilusiones

El IVAM es de la sociedad valenciana, no de un partido. En torno a su ampliación con una nueva subsede debería existir un gran consenso social. O incluso apostar antes por Castelló. Se lo merece

15/11/2020 - 

Por qué tratándose la supuesta ampliación del IVAM, en una nave protegida de Demetrio Ribes, ubicada en el Parc Central de Valencia, y pudiendo ser uno de los hechos significativos en esta legislatura en materia cultural, no estaban todos los implicados representados en el reciente anuncio público del "proyecto"?

Me refiero a formaciones políticas, artistas, gestores, entre otros, cuando hablamos de un proyecto de ciudad y autonomía en el que se nos irían, de momento, dos millones de euros. No lo tengo muy claro, ni el espacio, ni el presupuesto, ni el proyecto en sí. Menos aún tras comprobar que apenas existe una base teórica. Me preocupa que no se una en torno a él toda la sociedad valenciana. Algo falla. 

Habrá que preguntar también a los del arco parlamentario y equipos de gobierno municipal y autonómico, sobre todo al Botànic, Rialto y a la oposición, por su ausencia aquel día. ¿Saben algo? Igual navegan en el desconocimiento, no se les invitó o no están por la labor.

¿O es que Compromís ha considerado que esto del IVAM es propio o ha dejado de pertenecer al resto siendo por ley lo que es? Igual es que se trataba simplemente de un acto de precampaña o propaganda. Por decir algo. 

El gobierno municipal no consigue desatascar los problemas del Palau de la Música y se mete en más para llenar como sea lo que no sabe ocupar ni podar. El de la Generalitat continúa en sus ocurrencias. Nos están vendiendo mucho humo estos ediles de perfil corto y conselleres que no resuelven. 

Así que de aquella “presentación” sólo hemos sacado como conclusión que esa nave de mil metros cuadrados va a ser “lo nunca visto”. Hasta con restaurante incluido. Total, dos o tres millones, que serán más.  Pero del resto nada. No existe proyecto técnico en sí todavía sobre el papel cuando las cosas del “bicho”  y la economía están desbocadas. Ni siquiera un protocolo de cooperación firmado.    

No tengo nada en contra de que el IVAM tenga una nueva subsede. Pero quizás antes vertebraría por Castelló. Se lo merecen. Sin embargo, aseguran que en 2023 todo estará acabado. No sé, no sé. No han sabido unos y otros sacar adelante el San Pio V en 30 años o terminar su puesta en valor, ni dinamizar los espacios todavía vacíos de Les Arts o el teatro romano y la Roqueta, ni reorganizar museos locales y autonómicos, ni tampoco presionar al Ministerio de Cultura con sus obligaciones y ya estamos en nuevos futuribles.

Nos gastamos en su momento cinco millones de euros en un proyecto  de ampliación del IVAM y terminó guardado en un cajón. Y el solar donde iba, en un jardín de esculturas que no se poda y aún no está terminado. 

Sí, ya sabemos que el conseller Marzá está subyugado por la modernidad -debería explicar qué siente- y el IVAM es para él lo prioritario, pero aún no posee la total autonomía de gestión que la derecha le hurgó al museo. De Ribó y lo suyo, mejor dejarlo correr.

El Parc Central es una gran iniciativa, aunque no a todos nos guste aún el resultado. Pero es un pulmón que hay que levantar y cuidar. Pero allí no cabe de todo. Los técnicos lo advierten cuando se les pregunta. Llevar la Escalante, comentan, también es una quimera casi inviable, y lo del IVAM habrá que estudiarlo muy a fondo, pero a partir de un proyecto bien evaluado técnica y económicamente. No lo digo yo sino los técnicos en la intimidad.

Sin embargo, tenemos un edifico histórico como el Convento del Carmen que funciona bien socialmente pero tiene aún un tercio de su ala renacentista sin recuperar, lo que supondrían miles y miles de  metros a ocupar y un emplazamiento céntrico fantástico. Pero no se termina. Con un poco más de lo que se hablaba para el IVAM-Parc Central tendríamos el Carmen hecho un pincel o al menos gran parte de él. Pero para eso hace falta trabajo e ideas. Que no es lo que nos ofrecen estos bisoños de resultados inmediatos 

Esta semana visité la nave de Ribes recién restaurada. No sé si daría para lo deseado. Además, es un Bien de Relevancia Local como recoge la Ley de Patrimonio. No se puede entrar en ella con una hormigonera. Actuar sobre un edifico protegido necesita de una larga serie de informes, proyectos técnicos y autorizaciones de calado, tanto políticas como patrimoniales o técnicas y sobre todo de necesidades reales que pueden dilatarlo todo en el tiempo para que vengan otros y cambien de opinión. Este tipo de proyectos no son de partido, ni de un conseller y un alcalde. Es de ciudadanía y consensos. El IVAM no es de un partido político. Es de la sociedad valenciana como lo es su colección.  

Estoy deseando escuchar a los supercicutas del Consell Valenciá de Cultura que hace tiempo divagan en ocurrencias, o la Academia de Bellas Artes San Carlos -si les preguntan algo- y al propio Consejo Rector del IVAM, a los “independientes”, claro. Y más aún, a especialistas de museos y arte, ahora que la competencia privada deja entrever que se va a comer lo público con lo que nos están preparando superbancos y fundaciones. Así que, hasta ese momento vivamos de ilusiones.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email