X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

viajamos a...

Fez, la postal más real de Marruecos

Sus calles, caóticas y laberínticas, son un viaje al pasado lleno de colores, olores y tradiciones. Sensaciones que hacen de Fez una ciudad única en Marruecos  

9/08/2019 - 

VALÈNCIA.-Mi primer cara a cara con Marruecos, su cultura y sus historias ha sido Fez. Pero también mi primera vez en muchas cosas sola: en una medina, en un shisha-bar, en el arte del regateo en mercados en los que parece que haya caído al pasado... Y eso es precisamente lo que buscaba en mi viaje, ese Marruecos auténtico con rincones donde reencontrarme con tradiciones, sabores, oficios y personas sumergidas en ese caos ordenando.    

Un Marruecos que intuyes nada más aterrizar en el Aeropuerto de Fez-Saïss (FEZ), con una sola pista y todos los pasajeros, como yo, sentados en el suelo rellenando el visado para poder entrar al país —para ir más rápido llévate un boli—. Después de contestar a las preguntas pertinentes, me sellaron el pasaporte y salí a la sala de llegadas. Decenas de taxistas esperaban con un cartel en la mano con los nombres de quienes venían a recoger. Disimuladamente di cuatro vueltas para buscar el mío pero no lo vi. Aguanté el tipo pero al ver que muchos se iban, un sudor frío y los peores pensamientos me invadieron el alma. Todo paró cuando me tocaron el hombro y me enseñaron el papel con mi nombre escrito en él —casi le abrazo de la alegría—. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Me llevó hasta la Puerta Azul y de allí me acompañó hasta mi alojamiento. Un trayecto que transcurrió por un mercado vacío y conquistado por los gatos, que campaban a sus anchas y disfrutaban hurgando entre la basura. Elegí hospedarme en un riad porque me parece más coqueto que un hotel y conserva la esencia de las casas árabes, con su patio central, sus columnas y esa decoración que puede echar un poco para atrás, pero a mí me resulta encantadora. Tenía ganas de acostarme así que con señas —no hablo francés— rechacé el té de bienvenida y me fui a la habitación.

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email