GRUPO PLAZA

CRÓNICA POR LOS OTROS / OPINIÓN

Firmine y Pilar: dos mujeres, un proyecto

Firmine, tiene 18 años, es madre soltera. Aprendió a leer y escribir gracias al proyecto educativo que la Fundación Juntos por la Vida ha llevado a cabo en Benin, para la alfabetización de niños y niñas sin escolarizar. Ahora con la ayuda de la ONG aprende a coser, lo que le permite  trabajar como costurera y salir adelante con su  bebé Carine 

6/03/2021 - 

Junto a Firmine, en el taller de Benín hay otras chicas también cosiendo, mujeres en una situación parecida, todas sonríen. Han aprendido a coser, gracias a Mama Merveille, la maestra que está enseñando a estas chicas el oficio de la costura y ayudándoles a conseguir un futuro mejor. 

Confeccionan bolsos, delantales, neceseres, y otras prendas y complementos en Benin que luego llegan a València y que  se está vendiendo en este rincón africano de Ruzafa, en Espai Solidari. Un lugar maravilloso y mágico en pleno centro del barrio, no sólo por lo que expone y las oportunidades de adquirir y comprar con una finalidad social; sino también por el grupo de mujeres potentes, profesionales, implicadas, voluntarias y responsables que lo coordinan, lo lideran y participan de él. Espai Solidari es un espacio gestionado por la Fundación que va más allá de una tienda solidaria. 

Este espacio refleja la conexión de las mujeres de València y de Benin,  el punto de unión entre mujeres de diferentes países y con diferentes culturas. Y es que en unos de los  rincones del Espai, hay una pared cubierta de brillantes telas de colores que también llegaron desde África, desde Benin,  en el último viaje de un grupo de voluntarias que fueron a visitar el terreno. 

Pilar

Las telas llegadas de África las trabaja en Espai Solidaria, con otra máquina de coser más moderna, otra mujer valenciana que se llama Pilar. Ella adapta esas telas llegadas del “sur” a prendas y productos mas usuales en nuestro “norte”. Está cosiendo nuevas formas, mezclando tejidos de aquí y de allí, que dan lugar a creaciones llamativas, sorprendentes por su originalidad, y que muestran la fusión de los dos mundos en una prenda : toallas con aplicaciones de tela wax, lámparas decoradas, marcos, sillas, tote bags, gorros, camisetas customizadas con telas a juego con falda hecha con tejido africano, mascarillas, y otro tipo prendas personales y de hogar que utilizamos a diario. 

Pilar es modista especialista en indumentaria valenciana, vive en Ruzafa, también madre soltera con un hijo adolescente. La crisis le dejó sin apenas trabajo, y con verdaderos problemas para afrontar cada día.

Ahora Pilar colabora en el taller del Espai, desarrollando su creatividad con las telas, y dando clases de costura a otras mujeres que, como ella, pueden encontrar una forma de vida a través de las agujas y el hilo. 

En la gran mesa de patronaje, está Nadia, una de las alumnas del taller de costura de Ruzafa. Está cortando una tela africana, porque además de aprender a confeccionarse sus propias prendas, también colabora como voluntaria. 

Nadia es ucraniana, tuvo que marcharse de su país a causa de los conflictos humanitarios del Donbas; ahora en España tiene una nueva vida.

El taller

Todo lo que cosen las jóvenes en Wawata, y las mujeres en Ruzafa se mezcla en las estanterías de venta en el “Espai África” del Espai Solidaria social y creativo que la Fundación Juntos Por la Vida (www.juntosporlavida.org) tiene en la calle Buenos Aires 8 del barrio valenciano. Los beneficios sirven para continuar apoyando los proyectos que la ONG está realizando en Benin. 

Los colores, las formas, incluso el olor, nos trasladan a África cuando entramos en el nuevo Espai Solidaria de la Fundación Juntos por la Vida en el barrio de Ruzafa de Valencia. Es como un “Espai Africa” dentro de este nuevo ambiente social y creativo que une Benin y Valencia, en un puente de solidaridad especialmente entre mujeres: Sororidad para el empoderamiento de mujeres de uno y otro lado del mundo. 

Y así lo están haciendo a través de algo tan sencillo como las telas y la costura como herramienta para la transformación y el desarrollo de muchas de estas mujeres, que son el motor de sus familias, y en definitiva de la sociedad.

En este caso la costura está sirviendo para unir en un mismo proyecto a mujeres de dos zonas del mundo muy distintas, pero con una visión común; su empoderamiento, su fuerza, su capacidad de aprender, de emprender, de superarse, y de mejorar sus vidas. A través de la costura se ha creado un “círculo” de mujeres de Benin y Ruzafa que no conoce distancias, sino un gran valor: la Sororidad para un mundo mejor. 

Además de ser lugares para coser, estos talleres son muchos más; son espacios de encuentro, de compartir, de autoestima y de apoyo para las mujeres. Y es que algo tan sencillo como la costura puede ser revolucionario.

Con este ejemplo de mujeres poderosas y empoderadas me gustaría rendir homenaje a todas las mujeres de “aquí y de allí “con perfiles totalmente diferentes que luchan cada día en un mundo todavía muy masculinizado en diferentes contextos y con diferentes situaciones;  y a todas las organizaciones que ponen su foco de trabajo en proyectos y programas de mujeres, de empoderamiento de mujeres.  

Al final, independientemente de dónde seamos, vengamos o vayamos somos mujeres más conectadas de lo que a veces pensamos o creemos. Mujeres unidas con especial énfasis en estos días donde la mujer adquiere más protagonismo  con motivo del próximo lunes 8M , Día Internacional de la Mujer. 

La semana que viene… más!

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email