Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

por la bajada de producción de la factoría

Ford Almussafes anuncia un ERE de extinción de 400 empleados

3/03/2020 - 

VALÈNCIA. La dirección de Ford Almussafes ha planteado a los sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo (ERE)  que afectará a 400 trabajadores. Una decisión que viene motivada por una nueva bajada en la producción que se ha cifrado en cien coches menos diarios, con lo que se reduce de 1.740 a 1.640.

Ahora, sindicatos y dirección iniciarán, a partir de la próxima semana, el periodo de consultas del ERE para la extinción de puestos de trabajo con la comisión negociadora que estará compuesta por delegados de los cuatro sindicatos según su representatividad y por el mismo número de miembros de la empresa. El objetivo será minimizar el impacto en la plantilla una labor que no será fácil. Según explica a este diario, el portavoz del Comité de Empresa, Carlos Faubel, se trata de una cifra "muy elevada" que "complica" la situación en la fábrica valenciana.

Durante muchos meses, sobrevolaba en el ambiente de la factoría la posibilidad de medidas por parte de la dirección que salpicaran a sus empleados tras años encadenando bajadas en la producción de vehículos ante la irrupción del vehículo eléctrico y las nuevas formas de movilidad. Un escenario que ha resentido las ventas de automóviles y, en consecuencia, el volumen de producción del gigante del óvalo de su planta valenciana.

Según los datos que maneja el sindicato UGT, el mayoritario en la planta, al cierre del pasado ejercicio de 2019, Ford Almussafes fabricó 345.700 unidades, un 9,2% menos que las 381.000 del pasado 2018. Una caída que desequilibra los planes iniciales de la multinacional que preveía cerrar este ejercicio con 380.000 coches. Y es que desde hace tres años la planta arrastra una bajada en la producción de manera consecutiva: 345.700 vehículos en 2019, 381.000 en 2018, 417.002 en 2017, 394.111 en 2016 y 388.434 en 2015. 

Durante la visita a Almussafes que hicieron en enero el presidente de Ford Europa, Stuart Rowley, y otros directivos de la compañía, las incógnitas sobre el empleo seguían sin despejarse. Pese al balón de oxígeno que supuso el anuncio de una inversión de 42 millones en la planta valenciana destinada a la fabricación de nuevos modelos híbridos como el S-Max y del Galaxy y la nueva planta de montaje de baterías para vehículos electrificados, la incertidumbre sobre el futuro de los trabajadores seguía en el aire.  

Foto: KIKE TABERNER

"No hemos tomado una decisión, pero estamos comprometidos en buscar alternativas para el futuro de esta planta", afirmaba en rueda de prensa el directivo de Ford, después de que en junio del pasado año firmaba su cuarto Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Esta medida afectaba a un total de 5.709 trabajadores durante varios días y que, en consecuencia, también ha mermado la producción en unos 9.000 vehículos. 

No obstante, los trabajos para el lanzamiento del nuevo modelo Kuga habían absorbido parte de ese empleo que había quedado en el aire por el descenso de la producción, por lo que hasta ese momento la plantilla "se había salvado", según señalaban los sindicatos. Pero esa calma ha concluido con la decisión de la compañía de iniciar un ERE para 400 trabajadores de la planta de vehículos. 

Además, todavía se está a la espera de que la compañía anuncie si Almussafes se verá afectada por los posibles ajustes del plan de reestructuración que la compañía ha emprendido en Europa y que ha supuesto el cierre de tres plantas en Rusia y en la localidad inglesa de Bridgend y recortes de 5.000 empleos en Colonia, Saarlouis y Aquisgrán. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email