GRUPO PLAZA

La dirección plantea un ere a 630 trabajadores y eliminar el turno de noche

Ford siembra dudas sobre el futuro de Almussafes

16/03/2021 - 

VALÈNCIA. Nuevo terremoto en la factoría de Ford en Almussafes. La dirección comunicaba este lunes su intención de acometer un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) a 630 trabajadores en abril y eliminar el turno de noche. Una noticia que sentaba como jarro de agua fría en una planta que en los últimos meses encadena varios ERTE y no vislumbra un horizonte claro. Y es que, a este decisión se suma el silencio de la multinacional sobre sus planes futuros en sus plantas europeas. Un mutismo que acrecienta la incertidumbre en la fábrica valenciana con varios modelos con fecha de caducidad en tres años.

Un escenario que ha provocado el miedo no solo en la plantilla, sino también la industria auxiliar de la automoción valenciana. Estos nuevos ajustes sacuden a una factoría que en estos momentos está aplicando un Expediente de Empleo Temporal (ERTE), que parará su actividad entre el 22 de marzo y el 1 de abril debido a la falta de componentes y a la adecuación que necesita para la producción del motor GDi. 

De hecho, este 2021 ya arrancaba con mucha inestabilidad. Marzo comenzó sin días de producción completa tras realizar paros de producción en enero y febrero y, salvo algunos días de enero, la planta no ha llegado a la producción de 1.640 unidades diarias prácticamente ninguna jornada. Y ese descenso en la producción es lo que ha llevado a la dirección de Ford España a tomar esta drástica decisión.

Así, este lunes convocaba de urgencia a los sindicatos para anunciarles el despido de 630 trabajadores, principalmente de las áreas de producción, y la desaparición del turno de noche en la planta valenciana ante la caída de las ventas, según confirmaban a este diario fuentes sindicales. "Nos han trasladado que la situación ya no es coyuntural por la pandemia, sino estructural y que, por tanto, ya no se necesitan los tres turnos actuales ni tanta plantilla", lamentaba el presidente del Comité de Empresa, Carlos Faubel.

280 vehículos diarios menos

La compañía argumenta que es necesario reducir la producción ante esa caída de la demanda europea, por lo que se pasará de fabricar 1.640 vehículos diarios a 1.360 en abril, lo que supone 280 unidades menos. Los mayores descensos los registra el Mondeo con una caída del 68%, pero también el S-Max (-48%) y e Galaxy (-43%). Además, la dirección no prevé que en el corto plazo se pueda recuperar cuota de mercado con los modelos actuales. De hecho, su previsión para el 2022 es que continúe la bajada de la demanda en el segmento CD, aunque se espera compensar con el buen comportamiento en las ventas del Kuga, según los sindicatos.

Pero esta caída viene de lejos. El pasado ejercicio de 2020, Ford Almussafes fabricaba 235.400 unidades, un 31,9% menos que en 2019, cuando produjo 345.600 vehículos. Ya entonces se miraba 2021 con la esperanza puesta en motores y en la posibilidad de recibir nuevos pedidos híbridos. "La esperanza es motores. Esperamos que nos den el banderín de enganche y la buena noticia de que se nos asignen modelos híbridos. Esperamos esa noticia como agua de mayo", señalaba a finales de año Faubel.

Y es la mayoría de modelos que se fabrican en Almussafes tienen una fecha de caducidad ya marcada en el calendario: 2024. A excepción del Kuga, tanto el Mondeo, como el S-MAX, Galaxy o la furgoneta Connect tienen establecido dentro de tres años el fin de su producción en Almussafes, lo que genera muchas incertezas sobre el futuro.

A la espera de recibir noticias, lo que está claro es que en este mes de marzo la planta vive un déjà vu. Fue justo hace un año, en el mismo periodo, cuando se anunció un ERE a 410 trabajadores, que finalmente afectó a 350 empleados al asumir ese excedente la futura planta de baterías para vehículos electrificados. Unos ajustes que han dejado tocada a una plantilla de unos 7.100 empleados, casi 2.000 personas menos que hace cinco años, cuando llegó a los 9.000 trabajadores.

Además, se la intención de Ford es eliminar el turno de noche que se recuperó en 2013 tras desaparecer en 2009 como consecuencia de la crisis económica. Un turno que había generado unos 1.000 empleos que en tan solo dos años se han destruido en una planta expuesta a los continuos vaivenes del mercado de la automoción.

15 días de receso para negociar condiciones

Desde UGT, sindicato mayoritario en la factoría, han solicitado a la dirección 15 días de receso antes de afrontar cualquier tipo de negociación dado que el próximo día 30 de marzo se celebrará el Comité de Empresa Europeo con la dirección de Ford Europa. "A nadie escapa, que estamos inmersos en acontecimientos de una trascendencia insospechada y que serán cruciales en el devenir de la fábrica. Y aunque tenemos un precedente muy reciente, la magnitud de este nuevo ERE, complica enormemente la negociación", reconocen desde la organización sindical.

Además, UGT advierte de que la empresa ha ofrecido "inferiores condiciones que en el acuerdo anterior" y el coste "es mucho mayor por el elevado número de despidos que quiere acometer y la escasa bolsa de personal con edades cercanas a la jubilación". "Se trata de una oferta trampa pues de aceptarla conllevaría con toda seguridad despidos traumáticos", asegura para advertir de que se trata de la decisión "más difícil" a la que "se han enfrentado en la historia de la fábrica".

"Efecto dominó"

Tras conocer el anuncio del ERE, el Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana (AVIA) teme que la medida provoque un "efecto dominó" en las empresas del sector en función de su nivel de dependencia de la multinacional. Al respecto, ha puesto de relieve que, tanto los fabricantes de primer equipo como Ford como los proveedores del sector de automoción, "han tratado durante estos meses de aplicar medidas de flexibilidad laboral para evitar los despidos" aunque, pese a ello, "la caída de la demanda obliga a estas reestructuraciones".

Los proveedores de automoción, reunidos en torno a AVIA, tendrán que valorar las medidas necesarias para ajustar su carga de trabajo en función de la dependencia que tenga cada compañía de la empresa tractora. En el seno del Clúster de automoción hay empresas que proveen directamente a Ford y cuya producción está totalmente determinada por la carga de trabajo de la compañía estadounidense. 

Por ello, avanza que trabajará para conocer el impacto "directo y real en todas las empresas del sector", así como para buscar alternativas laborales a los empleados que puedan resultar afectados de las empresas asociadas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email