X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ATRACÓN DE PANTALLAS

‘Gentleman Jack’: la normalización del amor lésbico con final feliz

La miniserie de la BBC y HBO está basada en los diarios íntimos de la terrateniente de Halifax Anne Lister, escritos a principios del siglo XIX, donde narraba su vida sentimental con otras mujeres

14/06/2019 - 

VALÈNCIA. En los años 80, la historiadora, nacida en Halifax, Helena Whitbread descubrió entre los archivos municipales las cartas y diarios de Anne Lister (1791-1849), una terrateniente adelantada a su tiempo en múltiples aspectos. Independiente, tenaz y entusiasta por el conocimiento, vivió su homosexualidad sin traumas, siendo considerada así “la primera lesbiana moderna”. Los diarios, reconocidos cien años después por la Unesco, llevaron a Whitbread a especializarse en la biografía de esta pionera. Como resultado de años de investigación, en 1988 publicó finalmente Los diarios secretos de Miss Anne Lister, donde consiguió descifrar su código secreto, gracias al cual relataba con todo detalle sus aventuras, incluidas las más íntimas.

Con una mezcla de álgebra y griego antiguo, Lister dejó constancia de su agitada vida privada como terrateniente, viajera empedernida y amante de diversas mujeres, hasta “casarse” (dentro de sus propios códigos éticos) con la última mujer de su vida: Anne Walker. Empeñada en gestionar personalmente el patrimonio familiar, vestida siempre de negro, con andares rápidos, la audaz Lister vivió una agitada vida sentimental hasta estabilizarse con su joven y rica amiga, no sin antes sufrir ambas lo indecible para asumir su vida en común con valentía.

En coproducción con HBO (en España disponible por esa vía), la BBC encargó a la prolífica Sally Wainwright (Coronation Street, Unforgiven, Last Tango in Halifax, Happey Valley) la creación de una miniserie sobre la etapa más madura de Anne Lister. Un proyecto que, según la propia Wainwright, llevaba décadas intentando sacar adelante.

La interpretación del personaje a cargo de una magnífica Suranne Jones (Unforgiven, Scott & Bailey, Doctor Foster) se encuentra, probablemente, entre las mejores actuaciones de la temporada, con un abanico de actitudes que tocan tanto la comedia (con esos andares y actitud tan singular) como el drama (debido a su amarga vida sentimental). La serie navega entre la historia de amor entre tazas de té y la enérgica lucha empresarial de una mujer inteligente y tozuda en un mundo regido por hombres, mostrando así un crisol de matices: rudeza y fragilidad, inteligencia y sensibilidad, decisión y compasión, independencia y protección hacia los suyos... No duden que Suranne Jones ganará con este papel algún premio porque será bien merecido.


La dificultad del personaje radica en sus contradicciones. Lister oscilaba entre tener una mentalidad conservadora en cuanto a vida social, hasta transformarse en una transgresora amante dentro del dormitorio. La paradoja le llevó a crear su propio código ético, al ofrecerle a su último amor “casarse por la Iglesia” tras tomar la comunión juntas en la Iglesia de Holy Trinity, en York. Dicho templo se ha convertido en lugar de peregrinación para el colectivo LGTB, gracias a una placa colgada en el exterior que conmemora el acto matrimonial (que no se enteren los de Vox).

Ruptura de la cuarta pared

Sin abusar en exceso, el discurso de su protagonista se toma la licencia de hablar a cámara en determinados momentos. Cuando lleguen a la primera escena en la que Suranne Jones rompe la cuarta pared, puede que les ocurra lo mismo que me ha pasado a mí: que se den cuenta del gran parecido físico de la actriz protagonista con Phoebe Waller-Bridge, y que el recurso lo hemos visto últimamente además en la genial serie Fleabag, como bien describía Aurea Ortiz aquí en Culturplaza. “Me gustaría señalar que escribí esto antes de Fleabag, que me encanta”, quiso aclarar Sally Wainwright el día del estreno de Gentleman Jack. La información es más que cierta ya que la versión libre de su biografía fue encargada a la autora en 2016.

A diferencia de la serie de Amazon, en esta obra no solo su protagonista rompe en alguna ocasión la cuarta pared, sino que verán a otros personajes, como su única hermana, la soltera Marian, interpretada por la divertida Gemma Whelan (Juego de Tronos), interactuar también con la audiencia, buscando de forma cómica la comprensión del público en alguna de sus acciones (siempre riñendo cariñosamente con su hermana).

Segunda versión de la BBC sobre Anne Lister

Para la BBC Gentleman Jack ha supuesto un gran éxito, al ser la serie de estreno de mayor audiencia de este temporada (el primer episodio fue visto por 5,1 millones de espectadores). Sin embargo, no es el primer acercamiento hacia el personaje por parte de la corporación. En 2010, la televisión pública británica emitió la película para televisión The Secret Diaries of Miss Anne Lister, interpretada en este caso por Maxine Peake. Como curiosidad destacar que en ambas obras el personaje de su querida tía es interpretado por Gemma Jones (Sentido y Sensibilidad, El diario de Bridget Jones).

La tvmovie, mucho más tosca en la construcción de sus personajes, pero más tórrida visualmente en las escenas íntimas, centraba el foco en la relación de Anne Lister con su anterior novia, Mariana, con la que finalmente rompió al casarse esta con un hombre, mientras que su relación con la joven Anne Walker se trataba únicamente en los últimos diez minutos. Con este cambio de enfoque, como resultado se mostraba a la protagonista como una lesbiana incomprendida que se acostumbró al “luto” de haber sido abandonada por su verdadero amor prohibido gracias al atento cuidado de la joven Anne Walker. Un final feliz, pero de segunda división. Subtexto: lesbianas del mundo, no se emocionen, que siguen siendo “raras”.

En 2016, la crítica de televisión estadounidense Heather Hogan, miembro de Gay and Lesbian Entertainment Critics Association, y editora de Autostraddle.com, publicó una infografía en la que resumía el tratamiento final cualquier personaje en la ficción de televisión en su país que resultase ser lesbiana. La conclusión era tajante: el 35% de las lesbianas que hay en las series de televisión en Estados Unidos, muere. En estos tres últimos años, sin embargo, el cambio ha sido evidente.

Con Gentleman Jack debemos celebrar, por consiguiente, la normalización en televisión de forma definitiva de dos mujeres que se aman en plenitud, con un final, además, romántico, épico y feliz.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email