X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA / OPINIÓN

¡Guárdate de los idus de septiembre!

Estos días pasados de tantas conmemoraciones y donde todo parece estar en un standby a la espera de acontecimientos

14/09/2019 - 

Estamos en unos días de tan relevantes conmemoraciones que a cualquiera le podríamos dirigir el título de este artículo en recuerdo de los sucesos (y novela) referidos a la muerte de Julio César aunque sea cambiando de mes. Pues muchos acontecimientos han tenido lugar en este mes, y precisamente varios de ellos un 11 de septiembre, que inevitablemente les voy a citar aunque no tratar extensamente, pues no es objeto de estas líneas el elaborar un almanaque-efemérides pero si el recordar ciertos hechos, pues como dice ese añejo aforismo “el pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”.

El 11S fue aquel día de 1714 en el que el Conseller en Cap de Barcelona Rafael Casanova tras intentar continuar su lucha “por la libertad de toda España” (de la España Austracista, claro) según su bando de ese mismo día, y ante el poco apoyo de la población de la ciudad Condal tuvo que capitular frente a las tropas de Felipe V y así abrir las ventanas y puertas al reformismo y a la ilustración en el Principado que supuso el cambio dinástico a favor de los Borbones. 

Como siempre su celebración ha supuesto una utilización y manipulación histórica en favor de intereses espurios (de esa élite del 3%), que ha tenido como dato anecdótico este año, el hecho de que mientras se realizaba el homenaje a Casanova sonase el himno de España y la Policía Autonómica, Mossos d´Escuadra (cuyo antecedente y origen fue creado por Felipe V), identificaba al responsable de esa acción, mientras parece ser no pasaba nada con esos auténticos comandos aprendices de la Kale Borroka que son los CDR, cuando quemaban imágenes del Jefe del Estado y de otros representantes del Estado, o agredían a periodistas, impidiendo el sagrado ejercicio en una democracia de la libertad de expresión. Después se preguntan algunos como puede ser que se haya incrementado tanto los delitos en esa magnífica ciudad que es Barcelona, y que parece en los últimos años presa de la estulticia.

Pinochet y Allande. FOTO: EFE 

Por otra parte otro hecho luctuoso fueron los hechos acaecidos en Santiago de Chile otro 11S, pero de 1973 cuando el experimento socialista de Salvador Allende, presidente de Chile (uno de los impulsores de la Organización Latinoamericana de Solidaridad junto con Fidel Castro) chocó con la realidad de la Guerra Fría y el plan Cóndor, sufriendo un cruento golpe de estado por parte, precisamente, de su hombre de uniforme de confianza, el general Augusto Pinochet, que inició otro experimento, el neoliberal.

Después tenemos, el punto de inflexión de 2001, cuando aquel 11S supuso un cambio de época, pasamos de la ensoñación de la paz a la guerra contra el terrorismo, producto de unos atentados de aquellos luchadores por la libertad, muyahidines, ahora talibanes que fueron engordados y adiestrados por el Tío Sam para luchar contra el Imperio del Mal, es decir la URSS (Ronald Reagan dixit), y que se rebelaron contra sus patrocinadores, siendo dirigidos por Osama Bin Ladin el cual fue ajusticiado por éstos, como si fueran el Sheriff del Far West, que parece nunca han dejado de ser.

Y como no, recordemos el día primero del mes de septiembre del año 1939 cuando se inició la II Guerra Mundial o segunda parte de la Gran Guerra, con la invasión de Polonia por parte del III Reich Alemán. Este católico país rodeado de grandes y expansionista países, como históricamente han sido Rusia y Alemania, parece haber aprendido la lección de la historia, por lo poco que le apoyaron Francia y Gran Bretaña en su momento, o del hecho de como el tener bases extranjeras de una superpotencia en su territorio le ha servido a Bashar al-Asad su supervivencia, y por eso ha acordado, a finales de agosto, el establecimiento de media docena de bases norteamericanas en suelo polaco, aunque en los últimos días parecen que está en peligro su instalación.

El riesgo al despliegue del ejército USA en Polonia es doble; primero un problema presupuestario (no sólo los tiene la GVA) pues por decisión firmada por el Subsecretario de Defensa con fecha 3 de septiembre de los corrientes se ha decidido que 3.600 millones de dólares del presupuesto de defensa se destinen a la construcción de la Sección 2808 de la barrera fronteriza que separa a USA de Méjico (el famoso muro), y la mitad de estos, 1.800 millones $, corresponden a la inversión en bases militares USA en el extranjero ( de los cuales parece que 20 millones corresponden a la base de Rota), por lo que veremos cómo se ajusta esa desinversión en suelo polaco; y en segundo lugar está el problema de que el negociador del acuerdo con Polonia, John Bolton, acaba de ser cesado

FOTO: EFE 

Este cese, o dimisión según el propio interesado, tiene diversas lecturas. Por una parte no debe de extrañar a nadie ya que es el tercer Asesor de Seguridad Nacional cesado/dimitido en la Casa Blanca bajo este primer mandato de Donald Trump, lo cual nos transmite una sensación de mutabilidad en las líneas de acción o pensamiento del ocupante del despacho oval en esta materia tan importante, además Bolton representa una línea dura e inflexible, poco dado a los cambiazos y juegos de cintura empresariales de Trump, que los hacia disentir cada vez más, y como despedida Trump, siguiendo su tono descalificador cuando prescinde de alguien, le ha responsabilizado de meter a USA en una guerra llegando a afirmar que era “tan duro que nos metió en Irak”, pues recuerden que Bolton era el subsecretario para el Control de Armas y Seguridad Internacional que según algunos habría presionado a la Inteligencia USA a afirmar que habían armas de destrucción masiva en Irak.

Por otra parte, dado que el cargo es un puesto de máxima confianza, tras la filtración que ha sido achacada a Bolton (¿excusa o fake news?), descubriendo los planes de acuerdo de Trump con los Talibanes que incluía recibirlos en Camp David, unida a sus desavenencias ya citadas hacia lógico su salida, al mismo tiempo hay que considerar otra posibilidad más, y es que iniciada la cuenta atrás para la reelección presidencial en noviembre de 2020, el presidente USA necesita centrase más en las cuestiones domésticas, necesitando tener los asuntos exteriores menos revueltos, al menos no tan belicosos como parecía querer Bolton, contando con un círculo cercano de fieles al máximo (por no decir adictos), cosa que el Halcón de John Bolton no parece que lo fuera, y en su política de gestos, recuerden que Trump viene del Show business televisivo, eso de que el Comandante en Jefe quite y ponga a sus colaboradores, le hace ganar titulares; ya saben esa máxima “lo importante es que hablen de uno, aunque sea mal” y eso al presidente USA es lo que más le gusta…

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email