GRUPO PLAZA

HISTORIA DEL DISEÑO VALENCIANO VI

Gulliver: El gigante cumple 30 años

El proyecto de parque infantil creado por Rafa Rivera, Sento Llobell y Manolo Martín cumple tres décadas de juego para generaciones de valencianos

24/12/2020 - 

VALÈNCIA. El tiempo coloca a cada cual en su lugar y tres décadas después el Gulliver pertenece a todos los vecinos de València». Esta afirmación de Manuel Martín Huguet, hijo del artesano fallero Manolo Martín, define la trayectoria vital de una figura colosal, desde su inauguración en el invierno de 1990. El parque infantil se englobaba en una actuación más amplia, Un riu de xiquets, un proyecto conjunto entre Ajuntament de València, gobernado por aquel entonces por el partido socialista encabezado por Clementina Ródenas, y la Generalitat, a través de la figura de Andrés García Reche, a la sazón conseller de Industria, Comercio y Turismo. 

Para conocer la génesis de este proyecto debemos retroceder hasta 1986, cuando Rafa Rivera, arquitecto municipal, actuaba como jefe de la sección de Proyectos Urbanos del consistorio. Rivera recibió el encargo de proyectar un parque infantil en la calle Doctor Lluch y se le ocurrió la idea de alejarse de los parámetros habituales e incorporar los juegos en la propia estructura. «Planteé una propuesta de Gulliver de unos 35 metros de largo»— recuerda Rivera— «pero cuando tanteé a algunos escultores ninguno dio el paso adelante por la escala de la figura». 

Alguien apuntó a Rivera el nombre del artista Manolo Martín, «un fallero que no parece fallero, me decían». Martín se entusiasmó de inmediato con la idea y prepararon juntos un anteproyecto que fue desestimado. Pasado un tiempo, y ya con Rivera fuera del Ayuntamiento, Martín insistió en que aquel Gulliver no podía permitirse el lujo de seguir tumbado por mucho más tiempo. «La figura de la primera propuesta estaba basada en un modelo humano» —señala Rivera— «pero tanto Manolo como yo pensamos que era necesario buscar una caligrafía más contemporánea». Este trazo actual vino de la mano de un ilustrador y dibujante de cómics ya por entonces consagrado, Sento Llobell. «Para las primeras pruebas se disfrazó a un tipo, pero tumbado parecía demasiado tétrico, así que se buscó una interpretación menos realista», apunta Sento. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Martín conocía a Llobell con anterioridad ya que ambos habían colaborado en la edición de 1984 del salón del cómic de Angoulême, en la que autores valencianos fueron los principales invitados. Martín realizó para aquella ocasión ninots de personajes de Llobell, Micharmut o Miquel Beltrán, entre otros. Con posterioridad, Martín y Llobell colaborarían juntos en varios proyectos de fallas municipales. Si en la de 1986, (Una historieta velleta) participaría el modisto Francis Montesinos, el escritor Manuel Vicent haría lo propio con El Foc en un espill, el monumento municipal que reproducía la fachada del consistorio, en el que arderían políticos de diferentes partidos. 

* Lea el artículo completo en el número de diciembre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email