Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

COMPRA DE AQUÍ

Huerta de Perigall: agricultura sostenible y recuperación de especies

En Guía Hedonista queremos ser el único intermediario entre el campo valenciano y el consumidor final. Esta serie es una ventanilla única para conectar lectores con frutas, verduras y plantas aromáticas. Compra directa y de aquí

Por | 17/04/2020 | 4 min, 23 seg

Nombre: Huerta de Perigall.

Productos: entre 30 y 40 especies y dos o tres especies de media por cada una de ellas.

Localización: San Antonio de Benagéber.

Cultivo: producción de alimentos de forma natural y sostenible y recuperación de variedades tradicionales.

Tienda online: https://huertadelperigall.com/es/

WhatsApp: 615 900 618

Venta directa aconsumidor: sí.

Reparto a domicilio: sí.

Tienda: en el propio campo (Camino delPerigall nº1, San Antonio de Benagéber)

Compra mínima: no.

Instagramhttps://www.instagram.com/huertadelperigall/

¿Quiénes sois?
 Pablo y Salva fundamos este proyecto en el que ahora nos acompañan otros compañeros que podéis ver en la foto.

¿Dónde cultiváis?
 Nuestro huerto está en la población de San Antonio de Benagéber (València), en el Camino del Perigall número 1.

¿Qué nos vendéis?
 Cultivamos entre 30 y 40 especies, aunque si lo multiplicamos por dos o tres variedades de media podemos alcanzar las ciento y pico variedades al cabo del año. De todo el año, como zanahoria, patata o puerro; de verano, como tomate, pimiento, berenjena o pepino; o de invierno, como brócoli, coliflor o espinacas, pero esas son solo algunas especies habituales. En resumen, muchas especies, muchas variedades, pero pocas cantidades de cada una de ellas. Solo lo que se pueda vender.

¿Solo ecológico y de temporada?
 Solo cultivo de productos de temporada, ecológicos, recuperando semillas y variedades tradicionales.

Y además...
Miel, conservas, aceites, huevos, harinas, legumbres, semillas, frutos secos...

¿Cuál es vuestra filosofía y cómo empezó todo?
Vivir de la tierra dignamente. Vivir del campo, servir un producto local, ecológico y limpio de sustancias dañinas. Limpio y bueno para la salud y limpio y bueno para el medio ambiente. Que deje la menor huella contaminante posible en el planeta, que no estropee el suelo y que, en la medida de lo posible, sirva para proteger otros recursos.

¿Cuál es vuestro principal reto, además de lo ya comentado? 
Poder tener una dimensión adecuada de la huerta. No queremos ser una multinacional, pero queremos ganarnos la vida bien desde el campo. Tener herramientas para ello y vivir dignamente. 

¿Cuáles son vuestros canales de venta? 
Hay dos formas de comprarnos. A través de la tienda física, que está en el propio campo, o a través de la web. La tienda física no es como una frutería urbana, pero casi. Está muy arreglada y nosotros preferimos este método, porque genera una relación con los clientes. Vendemos cuatro días a la semana y es cierto que nos facilita mucho la venta que estamos junto a una carretera; tenemos buen acceso. A través de la web se puede comprar y recoger en la tienda, con un pequeño descuento por ello, o recibir a domicilio. A partir de ahí, según sea la distancia hay unos costes de envío. No obstante, durante el Estado de Alarma decretado por la pandemia del coronavirus tenemos los repartos a domicilio en suspensión hasta que la situación mejore y tengamos garantía en este sentido.

¿Cómo son vuestros clientes?
Esa es la gran pregunta, pero si algo sabemos es que no es un comprador o compradora caprichoso. Por un lado está la gente que valora la frescura y cercanía del producto. Valoran la autenticidad y que el producto sea del pueblo de al lado, de este campo en concreto que está cerca de su casa. Y hay otro perfil, a veces combinado con lo anterior, que su principal preocupación es que el producto sea limpio con el medio ambiente. A nuestros clientes les importa la salud y están concienciados.

Lo del capricho, lo decís por eludir la idea de que pueda ser un cliente 'pijo'.
Exactamente, no lo es. Lo decimos porque es una compra que llega después de mucha información. Y no es una compra caprichosa. Notamos que se mide lo que se compra y lo que se gasta. Quieren salud, eso sí. Que sea sano y saben valorarlo, saben interpretar el precio, pero son personas muy informadas. 

Si a una parte de ellas y ellos les importa la proximidad, entiendo que sí que reconoceréis que son de los pueblos más próximos.
A casi todos. A la mayoría. Y casi todos compran en la tienda. Mayoritariamente son de Bétera, San Antonio, l'Eliana, La Cañada, de la Pobla (de Vallbona) y otros pueblos. Además, se han acostumbrado al sistema de venta martes, jueves, viernes y sábado. Los repartos a domicilio son dos días a la semana, en horario de mañanas y tardes, pero como ya he dicho preferimos aplicar un pequeño descuento si lo compran online y que vengan a vernos y a recogerlo al propio campo.

Comenta este artículo en
next