GRUPO PLAZA

la oferta no se materializó

Inversores chinos se interesaron por abrir un casino en Ciudad de la Luz

22/04/2016 - 

VALENCIA. La Ciudad de la Luz costó 270 millones hace 10 años, pero si hoy se vendiera valdría 20. Pese a todo, esa no será la cifra por la que los valencianos se desprendan de un estrepitoso fracaso de la gestión pública. Esta semana se ha cerrado la segunda subasta a través de la cual la Generalitat Valenciana ha buscado dar salida a los mayores estudios de cine de Europa, tres años después del cese de su actividad al declarar la Comisión Europea de la Competencia ilegales las ayudas comunitarias con las que se construyó. ¿La razón? Una competencia desleal no calculada por la gestión pública, y el ánimo de 'reventar' el mercado europeo de producciones con unos costes que al gigante británico Pinewood le parecieron suficientes como para desactivar por la vía judicial la quimera para el audiovisual valenciano.

Sin embargo, tras una segunda subasta, la primera del actual Gobierno autonómico, la única oferta por el complejo ha sido de 20 millones de euros. La empresa, Cinespace Ñ, apenas tiene un año de existencia, ninguna experiencia directa sobre el sector y la intención -eso sí- de dedicar la totalidad del complejo al cine y el audiovisual. Eso sí, con una intento que, directamente, les descalifica al ofrecer menos del 50% exigido bajo el precio de salida de subasta (94,4 millones), pero que se convierten en paradigmáticas de la situación de encallamiento económico e institucional en que se ha convertido Ciudad de la Luz.

300.000 metros cuadrados de instalaciones, 500.000 de suelo, seis platós (en uno de ellos cabe un avión transatlántico, si hiciera falta), edificios de oficinas, un restaurante y cocina instalado para abastecer al complejo, el mayor foso de agua para rodaje del que se tenga conocimiento en la Historia y un etcétera de instalaciones que, a lo sumo, han levantado una oferta de 20 millones de euros por parte de una empresa que ha segurado -tal y como avanzó Expansión esta semana- quiere hacer cine: quieren destinar todas sus instalaciones a la "producción, realización y desarrollo de todo tipo de productos audiovisuales, especialmente relacionados con el cine digital, cine 3D. La explotación y mantenimiento de todo tipo de estudios y platós de grabación audiovisuales, cinematográficos, de cine digital, televisión, video".

De un casino de inversión china a unos posibles juzgados

En el batiburrillo de intereses generados en esta nueva subasta, fuentes próximas al Consell han asegurado a Valencia Plaza que unos inversores chinos se interesaron para quedarse la propiedad de uno de los lotes con la intención de instalar un casino. No es la primera vez que este tipo de inquietudes se aproximan hasta la ciudad de Alicante, cuyo entorno turístico internacional mantiene una constante tensión con este tipo de posibilidades y que, con las instalaciones de Ciudad de la Luz, podría haber concretado un proyecto por el que finalmente el Consejo de Administración del centro no ha recibido oferta.

De hecho, las mismas fuentes sugerían cierta alarma entre los miembros del citado Consejo ante el ímpetu de la oferta. Se advertía que, en cualquier caso, el uso podía no estar legitimado a nivel legislativo, pero sí podía avanzar una partición del complejo no deseada con las pretensiones que desde el Consell se mantienen para su futuro industrial. No obstante, sin oferta, la novísima Cinemaspace Ñ, comandada por el inglés afincado en la capital alicantina James Martínez, es la única de las propuestas en firme. Una propuesta que ninguna de las voces implicadas y consultadas por este diario creen que prospere, partiendo por su "ruinosa" oferta económica.

Otras fuentes del proceso y vinculadas al Gobierno autonómico, dan por supuesto que la subasta quedará desierta e incluso apuntan a que al menos uno de los lotes se pretende, por parte del Ejecutivo, para "unos futuros juzgados". De hecho, por sus dimensiones, se idea unas instalaciones de referencia para la judicatura, dando uso de nuevo a un complejo que muchas de las fuentes ven en vía muerta y como un activo que tan solo genera gasto (un millón de euros en mantenimiento) sin usos ni proyectos viables para terceros. Aunque este diario ha tratado de concretar esta posibilidad con las propias fuentes oficiales, la hipótesis de las dependencias judiciales no ha sido refrendada oficialmente por ninguna de las voces autorizadas. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email