X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

visita al Biopolo del Hospital Universitario La Fe

Inversores chinos tantean el sector biotecnológico valenciano para financiar proyectos

6/08/2017 - 

VALÈNCIA. El sector biotecnológico valenciano ha abierto el apetito inversor de grupos financieros chinos que estarían dispuestos a aportar un importante capital en la innovación tecnológica en salud en la Comunitat.

Representantes de uno de estos grupos han visitado esta semana las instalaciones del Biopolo del Hospital La Fe para conocer de primera mano en qué están trabajando en estos momentos los equipos de investigación, traslación y explotación de conocimiento biomédico de este espacio tecnológico y empresarial.

En los últimos años, el rápido desarrollo de la inversión exterior de China ha permitido alimentar el motor de la tecnología, las marcas y el conocimiento europeos y un estudio de la Universidad de Michigan apunta que en unos pocos años el gigante asiático podría arrebatar la hegemonía de Estados Unidos como inversor en los campos de la ciencia y la investigación médica.

En España, a pesar de los continuos recortes en ciencia, los científicos siguen resultando atrayentes para la colaboración con nuevos actores que inviertan en la creación de empresas de base tecnológica. De hecho, aunque el cambio productivo sigue siendo un espejismo en España, el nivel de facturación en este campo ha seguido aumentando y, desde 2014, la industria iguala el porcentaje del PIB que representa el turismo (el 10%), como revelan los últimos informes publicados por la Asociación Española de Bioempresas (Asebio).

Según ha podido conocer Valencia Plaza, el interés de estos grupos asiáticos en la Comunitat recae en el objetivo de crear un fondo de inversión para la aceleración de proyectos biotecnológicos de la cartera de INNOMEDYX, una firma constituida para relacionar la investigación básica y la clínica aplicada.

"El principal objetivo de esta alianza es diseñar estrategias que garanticen la transformación en la
medicina del futuro, como el diagnóstico avanzado, la medicina personalizada o los medicamentos de precisión", explica Rosa Valenzuela, directora general de INNOMEDYX.

Chequeo al sector

Los datos recogidos en el último informe de Asebio indican que, en 2015, existían 2.981 empresas relacionadas con actividades vinculadas a la biotecnología. El 58,8% de estas biotech basan su negocio en la salud humana, mientras que el 33% lo desarrollan en el ámbito de la alimentación. El número total de trabajadores directos del sector de la biotecnología alcanza los 182.156 empleados, lo que se traduce en una subida del 2,35%.

En cuanto a la inversión en I+D en biotecnología, las cifras vuelven a recuperar la senda del crecimiento, 578 millones de euros (un 8,31% más), según datos del INE.

Tiempo largo y maduración lenta

Las empresas biotecnológicas no lo tienen nada fácil para presentar sus proyectos. Una de las razones es el tiempo: no se pueden esperar resultados de un día para otro y en la era de la inmediatez, los resultados a largo plazo provocan aún demasiados recelos. En caso de lograr financiación suficiente para continuar con los estudios, y antes de lanzar un producto al mercado, los proyectos deben superar varias fases de experimentación y validación para poder comercializarse. 

Aun así, las hipótesis aún deben resistir las pruebas en el laboratorio. Al tratarse de productos de maduración lenta, requieren de plazo amplios que permitan obtener los resultados deseados, que pueden oscilar entre los 10 y los 15 años. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email