GRUPO PLAZA

entrevista al ceo de la cotizada alicantina

Javier Mira (FacePhi): "Queremos entrar en EEUU y la mejor forma sería una adquisición"

18/09/2022 - 

ALICANTE. La empresa tecnológica alicantina FacePhi (FACE), especializada en las soluciones de biometría facial para la verificación de identidad, presentó unos extraordinarios resultados parciales en el primer semestre de 2022 que, sin embargo, no han tenido reflejo en su marcha en BME Growth, donde cotiza desde 2014.

A la que es una de las firmas punteras a nivel mundial en su sector, muy especialmente en América Latina, se le está atragantando el ejercicio bursátil, tal y como publicó este diario hace un mes. Pero nada mejor que hablar con su cofundador y CEO, Javier Mira, para conocer el porqué del mal tono bursátil, la marcha del negocio y, entre otros aspectos, sus planes de futuro.

-¿A qué atribuye el mal tono bursátil de FACE en los últimos meses? ¿Por qué el mercado no está poniendo en valor los buenos resultados que han obtenido al primer semestre?
-Los mercados actúan muchas veces de manera irracional, y la prueba es que FacePhi no es la única empresa que está ahora mismo infravalorada. Pero también creo que influye que el mercado ahora mismo está seco, hay poca liquidez, y eso hace que los precios bajen. ¿Va a seguir esta tendencia? Pues creemos que no, a poco que los análisis fundamentales reflejen la marcha del negocio, la cotización subirá. También es cierto que cuando una compañía está infravalorada es más atractiva. Pero insisto en que es una cuestión de tiempo, si seguimos en la senda positiva, que vamos a seguir, la valoración se acompasará. Es lo mismo que nos pasó hace tres años. También es verdad que el de ahora es un escenario complejo, y el dinero es miedoso.

-¿Cree que tiene algo que ver su acuerdo con Nice&Green para financiarse a través de warrants convertibles en acciones? Al aumentar las acciones en circulación existe el riesgo de que la cotización baje...
-Puede. Es una teoría. Pero cuando hicimos el primer acuerdo con ellos, que fue de 4 millones, no tuvo impacto. Claro que cuanto más papel hay, existe la posibilidad de que baje la acción. Hay que tener en cuenta que Nice&Green tiene la venta limitada, un 15% del volumen diario de negociación, pero puede que en una parte sí que nos afecte. En todo caso, tenemos un acuerdo de 20 millones del que solo hemos usado 7,5 millones en dos años, y que vence a final de año. No hemos necesitado todo el capital que pensábamos porque hemos crecido mucho en ventas. 

-¿A qué achaca que es rara la sesión en la que superan la media diaria de negociación de este año, situada en poco más de 14.000 acciones, según datos de Infobolsa?
-A la sequedad del mercado. No solo le ocurre a FACE, hay otras empresas en una situación parecida a la nuestra en el BME Growth. Por ejemplo, dos cotizadas mucho mayores que nosotros, cuyo volumen diario ha sido de 200 acciones. A pesar de que estamos dando buenas noticias, este año hay que contar con esa sequedad del mercado, porque los inversores se han retirado.

-¿Han perdido los bolsistas el interés por una cotizada que es toda una referencia mundial en la biometría?
-No creo que se pueda generalizar esa opinión. Tanto fondos como inversores reconocen nuestra labor en el desarrollo del negocio. ¿Están descontentos con la valoración de las acciones? Claro. Igual que yo, en la parte que me toca como socio. Pero como esto ya lo hemos vivido en el pasado, sabemos que es cuestión de tiempo que se recupere. Las expectativas van y vienen. En 2019, por ejemplo, la cosa cambió cuando firmamos con CaixaBank, se publicó el informe de Lighthouse que nos ponía muy bien, y facturamos 8 millones. Son carreras distintas, pero es que ahora estamos mucho mejor que entonces. Hay que ver cómo acaba el año: si los resultados son positivos, que pensamos que sí, finaliza el acuerdo de los warrants y firmamos nuevos contratos, los inversores recuperarán la ilusión.

"Hemos pasado de 20 empleados a 240, hemos abierto tres filiales... son inversiones a largo plazo"

-Por cierto, en junio presentaron unos resultados con Ebitda positivo pero resultado neto negativo. ¿Esperan que haya beneficio pronto?
-Pues estamos bastante convencidos de que a final de este año podemos tener un resultado neto positivo. Esperamos que los ingresos de 2022 experimenten un incremento sobre el año pasado similar al que tuvimos en 2021 sobre el ejercicio anterior, que ya fue muy importante, un 76%. Esa tendencia ya se ha reflejado en el primer semestre, con casi 10 millones de euros de ventas, cuando la primera mitad del año es históricamente más floja para nosotros que la segunda. Así que somos bastante optimistas sobre la posibilidad de arrojar beneficio neto en 2022. De todas formas, cada etapa de la vida de una empresa tiene sus condiciones, y hay que asumir que estamos en un periodo de 'quemar caja'. Hemos pasado de 20 empleados a 240, hemos abierto tres filiales... son inversiones a largo plazo. Pensamos que vamos a dar un resultado neto positivo, pero tampoco nos condiciona.

-Hablando de filiales, ¿qué tal están funcionando cada una de ellas?
-Pues Corea del Sur muy bien porque funciona de forma independiente y ya está aportando beneficios sin carga para la matriz. Uruguay es diferente porque no genera negocio, sino que es una estructura para dar soporte a nuestros clientes de Latinoamérica. Quizá más adelante cambie la situación, pero ahora mismo es una estructura de servicio que no aporta negocio. Y con la filial de EMEA (Europa, Oriente Medio y África), que acabamos de abrir en Londres, estamos muy ilusionados. Avanza muy bien, con una estructura muy potente, ya tenemos gente en Londres, en Dubái... y esperamos ver resultados el año que viene. Hemos realizado una inversión de un millón de euros.

"En España y en toda Europa, la ley obliga a que un operador verifique la identidad"

-¿Tienen en mente abrir alguna nueva filial, o atacar algún mercado en el que aún no estén a corto o medio plazo?
-Tenemos una asignatura pendiente que nos atrae especialmente, y es Estados Unidos. Pero los costes de abrir allí multiplican por cinco los de Londres y por veinte los de Latinoamérica, y por tanto hay que estudiarlo muy bien. Igual que estamos estudiando, aunque no hay nada concreto, alguna operación corporativa. Realizar una adquisición de una compañía local es una buena manera de entrar en estos mercados porque te dotas de una estructura que ya está en marcha.

-¿Por qué la gran banca española sigue reacia a contratar los servicios de FacePhi, más allá de CaixaBank que lo hizo en su día para los cajeros?
-Bueno, en España tenemos grandes clientes como CaixaBank, con la que llevamos tres años, Aena, que acabamos de firmar, una firma de movilidad compartida, y otros más pequeños. También tenemos un acuerdo global con el Banco Santander para operar en otros países que no sean España, pero estamos en ello. Es más una cuestión de regulación que de confianza: en España y en toda Europa, la ley obliga a que un operador verifique la identidad, por tanto, aunque tengas la tecnología, sigues necesitando un ser humano detrás. Entonces los bancos no tienen tanto interés porque al final dependen de esa persona que verifica en última instancia. En Latinoamérica la normativa sí permite que todo el proceso sea automático, aunque intervengan personas si hay algún error o queja, y por eso el volumen es 100 veces más.

-¿Qué peso tiene Latinoamérica en su negocio en estos momentos?
-Ahora mismo rondará el 70%, pero llegó a ser del 90%. En cualquier caso, sigue siendo muy importante, y un mercado muy interesante para nosotros.

"Cualquier actividad donde necesites verificar la identidad es susceptible de ser una nueva vertical"

-¿Están explorando otros sectores o perfiles de clientes al margen del financiero para diversificar su negocio?
-FACE se especializó desde su fundación en el sector financiero, que es donde vimos que mejor encajaba nuestra propuesta, y por eso ahora tenemos 120 bancos como clientes. Pero sí, una vez que te consolidas, puedes explorar nuevas verticales. Por ejemplo, estamos en hospitales en Corea, en organismos gubernamentales, en aeropuertos, en movilidad compartida, y ahora también en eventos deportivos. Cualquier actividad donde necesites verificar la identidad es susceptible de ser una nueva vertical.

-Por último, ¿cuándo tienen previsto trasladarse a su nueva sede en Panoramis?
-Pues será sobre febrero o marzo de 2023, esperamos. Trasladaremos allí a toda la estructura de Alicante, que son 130 personas. Y estamos viendo también el formato que le damos a la jornada semanal de cuatro días, porque tenemos una estructura muy amplia y repartida geográficamente. Pero si no es este año, lo haremos coincidir con la mudanza.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme