Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

director de la oficina de castellón

Jesús Villegas (Renta 4 Banco): "Nuestro objetivo es optimizar la gestión del patrimonio"

25/11/2019 - 

VALÈNCIA. Hablar de Jesús Villegas, que va camino de doce años como director de Renta 4 Banco en Castellón, es hacerlo de un profesional con apego a unos 'colores': a los de la firma de intermediación financiera con más pedigrí del panorama nacional. Conviene recordar que Renta 4 se fundó como sociedad de valores y fue la primera debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con el número uno por su antigüedad, que data de finales de los años ochenta. Posteriormente se reconvirtió en Renta 4 Banco, el único banco especializado en la gestión patrimonial cotizando en la bolsa española.

Y Villegas no solo lleva casi doce años como responsable de la entidad fundada y presidida por Juan Carlos Ureta -uno de los financieros con más prestigio en el sector- sino que entró en Renta 4 Banco desde 2001. Pero nada mejor que conocer sus impresiones no solo del por qué de la fidelidad inquebrantable con esta entidad sino de otros muchos aspectos.

-En primer lugar, ¿lo suyo fue un ‘flechazo a primera vista’ con Renta 4 Banco donde lleva desde 2001?
-Jajaja (sonríe). Es curioso pero fue algo así. Estudiaba en la UJI y siempre me había llamado la atención el mundo de la empresa y las inversiones. Renta 4 y alguna otra entidad eran de las pocas que tenían las ya extintas salas de bolsa en Castellón y por las tardes solía ir a ver como cerraban los mercados y ver como los experimentados inversores hacían sus operaciones. Empecé aquel verano de 2001 y hasta ahora.


-Lleva dirigiendo la oficina de Castellón desde 2008, es decir, cuando estalló la crisis. ¿Cómo ha impactado en la plaza que dirige?
-Unos años antes, a principios del 2000, se produjo la crisis de las empresas 'puntocom' y fue un serio aviso de lo que vendría posteriormente. De una manera u otra se esperaba que llegase una corrección muy importante como así fue. Esos años fueron complicados, ya que en los mercados financieros imperan los factores psicológicos y no era sencillo explicar a los inversores que era un momento histórico para invertir. Las empresas cotizaban a unos múltiplos espectacularmente bajos y a medio y largo plazo iban a obtener unos muy buenos resultados como así ha sido. Afortunadamente, muchos de nuestros clientes han salido fortalecidos desde entonces.

-¿Cómo es el perfil del cliente de Castellón?
-Trabajamos tanto con personas físicas como jurídicas y hay un objetivo común en ambos casos: optimizar la gestión de patrimonio. En ambos casos tratamos de que nuestros clientes cuenten con las herramientas más adecuadas a sus circunstancias. No solo impera el maximizar beneficios sino también aspectos fiscales, de liquidez, horizonte temporal, gestión de riesgos... Son factores importantes que hacen que puedan invertir desde bonos, hasta fondos y sociedades de private equity, pasando por sicavs o acciones por poner algunos ejemplos.

-¿Nos puede aportar datos de la oficina de Renta 4 Banco de Castellón?
-En la oficina de Castellón trabajamos actualmente tres personas. Nuestro crecimiento tanto en el número de clientes como en el patrimonio gestionado se incrementa de manera significativa año tras año. Estamos en un negocio donde los conocimientos de los distintos productos, las novedades que van surgiendo y un contacto fluido hace que esa confianza se mantenga y que nos recomienden a familiares y amigos.

-¿Percibe un mayor aumento de la cultura financiera entre los castellonenses?
-Sí, sin duda y cada vez más y, además, es más exigente con los diferentes productos que tiene en sus manos y eso siempre es de agradecer. Actualmente, donde los depósitos ofrecen rendimientos exiguos que no son capaces de batir a la inflación, los ahorrados están empezando a ser conscientes de que, para obtener una mínima rentabilidad, obligatoriamente se debe asumir un mínimo riesgo. Están pasando de ahorradores a inversores.


-Por cierto, ¿es partidario de que se imparta una asignatura de nociones básicas de economía ya desde una edad temprana en los colegios?
-Por supuesto. Debería ser obligatorio. Conceptos como la inflación, el PIB, la deuda, los intereses, las pensiones, la Seguridad Social…son desconocidos por un ámbito todavía muy amplio de la población. Contar con más formación y educación en cualquier área es un factor determinante a la hora de mejorar la sociedad y la economía no debería ser algo menor.

-En la coyuntura actual de ‘tipos cero’, ¿dónde recomendaría invertir a aquellos ahorradores tradicionales que históricamente lo han hecho a través de tipos de interés y depósitos, activos que han pasado a mejor vida?
-Como comentaba anteriormente es vital saber cuestiones previas como la edad del ahorrador, objetivo de esos ahorros, conocimientos previos… Lo más sencillo sería encontrar un fondo de inversión consistente y con una baja volatilidad. No le llevaría directamente a la renta variable. Lo que sí debería saber siempre es en qué invierte y qué riesgos asume. Una vez conocidos esos elementos determinantes, se realizaría una criba en los distintos activos para acabar eligiendo el idóneo para el cliente.

-Hablando de tipos de interés, ¿para cuándo sitúa la primera subida por parte del BCE?
-Debería mostrarse una actividad económica más vigorosa, una circunstancia que ahora mismo no se está produciendo. Si dentro de unos meses cambia la situación, tal vez para finales del próximo año puedan subir algo los intereses, pero de momento no es el escenario más probable.

-¿Qué sectores o valores de la bolsa española son de su agrado en estos momentos y de cuáles se mantendría alejados?
-El sector bancario no es ahora mismo el más adecuado porque sigue muy estresados, los márgenes siguen muy presionados y las expectativas de subidas de tipos no se vislumbran en el corto plazo, por lo que su visibilidad es muy reducida. Aunque hay sectores que están yendo muy bien -como la tecnología y la salud, por poner un par de ejemplos-, soy mas partidario de ser selectivo en los valores que en sectores en sí. Es importante partir de la premisa de que invirtamos en empresas sólidas, solventes, con unos dividendos atractivos y una posición competitiva ventajosa respecto a otros competidores; ACS, Acciona, Repsol o IAG son algunas empresas que cumplen esas premisas.


-Decía usted en el panel de expertos de la semana pasada que publicó Valencia Plaza sobre el impacto del acuerdo entre PSOE y Podemos sobre la bolsa española que “no hay que olvidar que el acuerdo entre PSOE e UP no implica un Gobierno en sí mismo. Es necesario que otras fuerzas políticas se adhieran a este pacto y no va a ser nada sencillo”. Caso de que acabe mandando la izquierda, ¿se vería afectada la bolsa española?
-Probablemente sí, pero más que el impacto puntual de posibles descensos en los mercados habrá que ver que es lo que sucede con cuestiones impositivas a ahorradores y a empresas. Además no hay que olvidar que más del 50% de los inversores de la bolsa española proceden del extranjero, por lo que si se le ponen trabas o dificultades para invertir en vez de comprar empresas españolas comprarán acciones de otros países sin ningún problema.

-¿Y qué pasaría con los grandes patrimonios como, por ejemplo, las sicavs?
Aunque no creo que al final pase nada con ellas, no deja de ser cierto que un Gobierno de esas características no ayudaría a este tipo de vehículos de inversión. Además de ser un claro ejemplo de demagogia y de falta de educación financiera, deberían ser conocedores de qué es lo que pasaría si penalizan la fiscalidad de estos activos. En Euskadi y Navarra han pasado de más de 200 sicavs a no haber ninguna.

-Por último, y mirando al otro lado del charco, ¿le queda gasolina a Wall Street para seguir con su particular rally alcista?
-Es cierto que estamos en la parte final del ciclo. De hecho es el más largo de la historia. Y más que pensar en si EE UU está en máximos históricos, debemos interpretar la información financiera y ver si las empresas siguen creciendo y ganando lo suficiente como para justificar estos niveles. El sector que está tirando del carro es la tecnología y va a seguir siendo determinante en el futuro. De eso no cabe ninguna duda. Antes o después el ciclo se revertirá, pero si los beneficios siguen en la misma línea que hasta ahora podemos seguir una temporada más en esta dirección.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email