X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

presidente de caixabank

Jordi Gual: “La incapacidad para reducir el endeudamiento a nivel internacional es un factor de riesgo global"

21/11/2017 - 

VALÈNCIA. “Las principales crisis económicas son las que tienen un origen político. Lo que hemos vivido en Cataluña va a afectar negativamente a la percepción económica-financiera de España en el exterior”. Son palabras del ministro de Economía, Industria y Competitividad Luis de Guindos, que ha sido el encargado de realizar la conferencia inaugural del Congreso de Directivos de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) 2017, que se celebra hoy en el Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA) ante más de 1.300 empresarios y 300 jóvenes y que será clausurado esta tarde por S.M. El Rey. 

El conflicto catalán ocupó gran parte de la intervención del ministro, aunque De Guindos se mostró optimista y auguró una pronta y satisfactoria solución. El Congreso de Directivos CEDE se ha convertido un año más en uno de los eventos empresariales más destacados de España por la cantidad y calidad de los asistentes, contribuyendo a enriquecer el debate de ideas, a la vez que marca cuáles son los principales temas de interés para las empresas en el contexto actual, cuyo eje central este año es el de las ‘Oportunidades y Riesgos del Directivo en la Sociedad Digital’.

El presidente de CaixaBank Jordi Gual ha sido el encargado de presentar a Luis de Guindos, realizando algunas reflexiones a modo de preámbulo en las que ha destacado el riesgo global que supone actualmente “la incapacidad para reducir de forma apreciable el endeudamiento” siendo “preocupante que no figure como una prioridad en la agenda económica y política. Como la historia nos recuerda, un nivel elevado de deuda acaba lastrando el crecimiento económico y, también, siembra las semillas de la inestabilidad financiera”. 

Antes de la conferencia inaugural el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez; el alcalde de la ciudad, Gabriel Echávarri; y el presidente del Comité Organizador del Congreso, Javier Fur, han dado la bienvenida a todos los participantes a esta cita anual imprescindible ya en las agendas de los directivos españoles. Con una visión privilegiada sobre el contexto económico, el ministro de Economía, Industria y Competitividad Luis de Guindos ha analizado esta mañana ante más de 1.300 directivos destacados la situación económica y geopolítica mundial y el impacto en la economía española, acabando en su intervención con los retos que tiene España por delante. 

En opinión del ministro nos encontramos en un contexto internacional de una recuperación económica generalizada, pero donde aún existen grandes riesgos, poniendo como ejemplo que la “productividad crece muy poco para los incrementos tecnológicos que estamos viviendo. La economía europea se está comportando positivamente, tenemos las tasas de crecimiento más elevadas de los últimos años, pero también tenemos desafíos importantes como el Brexit, del que aún no hemos visto las verdaderas consecuencias de la salida de la UE del Reino Unido”.  Van a ser malas noticias para el Reino Unido y para la UE en opinión del ministro, que espera que la salida sea lo menos traumática posible.

En este entorno se mueve la economía española. Aunque no ha recordado todos los números de crecimientos puestos en valor en estos años sí ha destacado como ejemplo del buen momento de la economía española los datos conocidos hoy mismo sobre la cifra de negocios del sector manufacturas y servicios del mes de noviembre. “Son especialmente positivos” para el ministro, donde “hemos crecido en torno al 10% en el sector servicio, en manufacturas incluso por encima. Las exportaciones de mercancías hoy crecen por encima del 9%, triplicando los datos del comercio internacional. España es hoy una economía competitiva que crece por quinto año consecutivo”.

La reestructuración del sistema financiero español ha sido la segunda cuestión destacada por el ministro, haciendo hincapié en que ahora disponemos de sociedades solventes y capaces de llevar financiación al sector privado (empresas y familias españolas) en condiciones equiparables a la zona euro. Y la reducción del déficit público es el tercer factor importante de la economía española. “España ha hecho sus deberes”, apuntó el ministro, “aunque queda mucho por hacer en términos de empleo (aún con tasas de paro por encima del 16%) y aún tenemos un nivel importante de endeudamiento”.


Para De Guindos sin embargo “el reto ya no es tanto económico-financiero como fundamentalmente político. Las principales crisis económicas son las que tienen un origen político. Lo que hemos vivido en Cataluña va a afectar negativamente a la percepción económica-financiera de España en el exterior. ¿Cuál es el impacto del problema catalán en la economía española? se preguntó De Guindos. Habríamos tenido un crecimiento muy próximo al 3% como el del año pasado si no hubiésemos tenido la cuestión catalana”. El ministro está convencido que esta situación se puede revertir.

“En Cataluña no es tanto la cuestión de legalidad, que es muy importante, sino la racionalidad histórica (no se comprende sin España ni sin Cataluña) y después la económica. La independencia de Cataluña no va a tener lugar. Y además de por todas estas cuestiones mencionadas anteriormente también por la propia población catalana. Estoy convencido de que con la aplicación del 155 y la convocatoria de elecciones se va a volver a la normalidad”. Pese a todo lo comentado el ministro acabó su intervención mostrándose optimista. “Después del 21 de diciembre tendremos una reacción de la sociedad catalana y volveremos a la normalidad de la convivencia democrática, y Cataluña volverá a liderar la economía española como hasta ahora”, remarcando que España será una de las grandes economías europeas que más crezca en los próximos años.

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, en su presentación sobre Luis de Guindos no ha dudado en destacar “su papel protagonista en la transformación de la economía española y europea”, haciendo hincapié en “su alto grado de conocimiento de la economía nacional y de las economías europea y mundial”, resaltando “los éxitos en su gestión de la política económica española, su talante abierto e internacional, su experiencia en diversos organismos políticos y empresariales y su reconocida capacidad negociadora”, lo que en su opinión “le hacen un candidato idóneo para puestos de máxima responsabilidad en numerosos foros internacionales”.

Crecimiento económico

Para el presidente de CaixaBank, “desde una perspectiva estrictamente económica, los últimos tres años han sido claramente positivos. De 2015 a 2017, la economía española habrá registrado tasas de crecimiento superiores al 3%. Fruto de esa buena evolución se han podido crear cerca de dos millones de empleos desde que empezó la recuperación”.

En opinión de Jordi Gual, los retos que tendrá que afrontar la economía mundial “siguen siendo muy exigentes y existen varios focos de riesgo a nivel global: los de carácter geopolítico, la involución proteccionista o los desequilibrios que exhiben economías emergentes importantes”, aunque destaca el impacto que puede tener el cambio en las condiciones financieras internacionales.“El proceso de normalización monetaria iniciado en Estados Unidos y que alcanzará a la eurozona en los próximos años representa un cambio fundamental para cualquier empresa o actor económico”, asegura Gual, que explica que durante muchos años las políticas monetarias ultraexpansivas “han permitido amortiguar el impacto negativo de la Gran Recesión de 2008- 2009, pero también han contribuido a alimentar, en algunos países, aumentos de deuda probablemente poco sostenibles”.

Las continuadas llamadas de alerta de algunos organismos internacionales, como el Banco Internacional de Pagos (BIS), sobre los niveles históricamente elevados que está alcanzando la deuda global deberían ser tomadas seriamente en consideración, alerta el presidente de CaixaBank. “La incapacidad para reducir de forma apreciable el endeudamiento es un factor de riesgo global y, en este contexto, es preocupante que no figure como una prioridad en la agenda económica y política. Como la historia nos recuerda, un nivel elevado de deuda acaba lastrando el crecimiento económico y, también, siembra las semillas de la inestabilidad financiera. Aunque se espera que el proceso de normalización monetaria sea paulatino, no deja ser una incógnita cómo pueden interactuar condiciones financieras más rigurosas con niveles de deuda elevados en determinados países”.


Otro de los puntos en los que Gual ha querido poner especial hincapié es en el reto importantísimo que se le presenta a la zona euro en los próximos años. “Como es bien sabido, la Unión Económica y Monetaria (UEM) es aún, a fecha de hoy, un edificio institucional incompleto. Si la Gran Recesión se prolongó en el continente europeo durante más tiempo que en los EE UU, e incluso conllevó el famoso double dip tras la crisis de la deuda soberana, en gran medida fue debido a que los europeos adoptamos la moneda única sin complementarla con una arquitectura institucional suficientemente robusta. A lo largo de los años de crisis -continúa Gual-, se han implementado un conjunto de iniciativas que refuerzan la UEM, pero qué duda cabe que el papel central lo ha jugado el BCE mediante un arsenal de políticas que han garantizado la continuidad de la zona euro. Pero esta política extraordinaria no puede durar siempre y es urgente avanzar en la construcción de una unión monetaria más completa”.

Aunque en el ámbito de la unión bancaria disponemos ya de un mecanismo único de supervisión (liderado por el BCE) y de un mecanismo único de resolución según el máximo dirigente de CaixaBank, “ambos pilares requieren aún algunos ajustes”. Aunque están ya muy desarrollados, “falta sin embargo el tercer gran pilar de la unión bancaria: el sistema europeo de seguro de depósitos, una pieza legislativa crucial para que exista un terreno de juego más equilibrado entre todos los bancos de la zona euro y para minimizar el vínculo entre riesgo soberano y riesgo bancario”.

Para Gual, la última propuesta de la Comisión Europea no contempla un horizonte de plena mutualización de riesgos. Se fijaría una fase de reaseguro entre un fondo de garantía nacional y el europeo y, posteriormente, una fase de coaseguro, pero los sistemas nacionales continuarían jugando un rol preeminente. “La negociación es compleja porque al hablar de un mecanismo de compartición de riesgos estamos hablando de pasos en la dirección de una unión fiscal. La solución política que se diseñe debe ser coherente con los objetivos que plantea la Unión Bancaria y, sobre todo, combinar sabiamente solidaridad y responsabilidad”.

Como cierre de su intervención Jordi Gual ha destacado que a medida “que la zona euro vaya adentrándose en el terreno de la unión fiscal será inevitable comenzar a introducir elementos de una mayor unión política para reforzar la legitimidad de unas instituciones que suponen una cesión importante de soberanía y que tienen el potencial de elevar el proyecto europeo a un nuevo nivel”.

Congreso de Directivos CEDE

Bajo el lema ‘Oportunidades y riesgos del directivo en la Sociedad Digital’, la XVI edición del Congreso de Directivos CEDE está debatiendo sobre cuestiones como la innovación, la tecnología, las sociedades conectadas, el presente y futuro del turismo en España, el perfil del nuevo cliente -cada vez más informado y por tanto más exigente-, así como la situación económica global y su impacto en España, sin olvidar los valores que deben prevalecer en esta era de cambio constante. El Congreso supone un lugar ideal de intercambio y debate en el que directivos y ejecutivos ponen en común experiencias, proyectos y oportunidades de colaboración. 

Paralelamente al Congreso, Alicante acoge el ‘Encuentro de Jóvenes–Talento en Crecimiento’, dirigido a estudiantes procedentes de universidades, escuelas de negocio y Formación Profesional, a los que se les está ofreciendo la posibilidad de participar de manera gratuita en las conferencias y talleres programados con el objetivo de mejorar sus aptitudes profesionales y conocer de primera mano la experiencia de ejecutivos de la alta dirección.

Además, pueden participar en la iniciativa 'Talento Directivo', un proyecto impulsado por CEDE, el Ayuntamiento de Elche, la Universidad Miguel Hernández y el Parque Empresarial de Elche en el que se ofrece a un total de 30 estudiantes la posibilidad de conocer la realidad del mundo laboral, permitiéndoles experimentar cómo es el día a día de un directivo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email