GRUPO PLAZA

conversaciones culturplaza

Juan Madrid: "Lo que está podrido no es España, sino una clase social"

El autor, uno de los grandes referentes de la novela negra, presenta en Gloria Bendita una radiografía de la picaresca de la España poderosa

12/06/2021 - 

VALÈNCIA. Juan Madrid no tiene intención alguna de tener un solo pelo en la lengua. Claro, raso e indignado (esto último se lo etiqueta él mismo). Uno de los grandes referentes de la novela negra hispana apunta sin miramientos a diestro y siniestro, es decir, a una parte importante de la derecha y a algunos de los personajes más oscuros de la España actual. Su última novela, Gloria Bendita, radiografía las cloacas del Estado, y es especialmente beligerante con el Rey emérito. El escritor recibe el premio Francisco González Ledesma en el festival VLC Negra, y Culturplaza aprovecha para hacerle algunas preguntas. 

- Se dice que la novela negra cumple la función social de contar la realidad mejor que el propio periodismo, ¿estás de acuerdo?
- Es fundamental. La novela negra es la novela de la inseguridad, que habla de una sociedad tremendamente insegura para la vida, la fortuna y el futuro de las personas. Las novelas muchas veces cuentan la realidad, casi sin querer. La literatura cuenta historias, y por ende, la historia de un país porque habla de una sociedad capaz de soportar crímenes, físicos y de guante blanco. 

- Utilizas el verbo soportar. Como sociedad, ¿soportamos de más?
- Eso es problema de cada uno. Hay quien lo soporta y a quien le importa poquísimo y sigue votando lo mismo. La nuestra es una sociedad que soporta que aquello que ha defendido (la democracia, por ejemplo) esté permanentemente amenazado. Ocurre con el Rey, que es un golfo y pertenece al mismo grupo que los ladrones.

- ¿Buscas solo contar una historia o quieres también activar al lector políticamente?
- Busco activar al lector políticamente también. Yo cuento una historia, pero elijo cuál contar. Tomo las decisiones del tipo y manera de relato que voy a llevar. Mi única premisa es que tiene que parecer verdad, algo que no siguen muchos escritores.

- ¿De qué manera buscas activar al lector entonces?
- Yo solo puedo hacer que la lectura de mi novela le llame la atención, le haga pensar, le haga decirse “Joder, ¿en qué país vivo? ¿Cómo lo que nos han prometido sobre la democracia no se cumple?”. No puedo decidir de qué manera. Pero hay toda una clase social que no está cumpliendo con las relgas de convivencia, que nos están engañando, que privatizan la sanidad en mitad de una pandemia… 

Foto: KIKE TABERNER

- Hablas también de la memoria del comunismo en España, algo que me resulta especialmente interesante porque da la sensación que, en nuestro país, ha tenido menos relevancia que todos los espectros que se agitan constantemente sobre esta ideología.
- Bueno, yo no soy mucho de Pablo Iglesias, pero al final, parece que hay cuatro ministros comunistas en un gobierno y que están consiguiendo cambiar las cosas. En Madrid las elecciones confrontaban falsamente el comunismo y la libertad… El comunismo en España no existe como tal desde el momento en el que Carrillo acepta el juego político, pero hay comunistas que no querían elecciones.

- ¿La corrupción en España tiene ideología?
- Es una cuestión de egoísmo, de ganas de enriquecimiento. Y el dinero da poder. Ya sea pequeña o grande, el hecho corrupto es igualmente doloso, ya sea el rey o un sindicalista que se aproveche. La cosa es que, quien robe más, más tiempo esté en la cárcel. Con todo lo que ha robado el Rey emérito, imagínate.

- Seguramente no los pase.
- Eso seguro.

- Hablas de estructuras como la familia y los partidos políticos, que son ciertamente estructuras de poder. En todas ellas, cuentas en Gloria Bendita la importancia de la lealtad, ¿cuál es tu posición?
- La lealtad es un parte muy importante para la convivencia de todos los seres humanos, y que está por encima del engaño, la mentira, del aprovecharse de alguien… Es fundamental para la sociedad.

Foto: KIKE TABERNER

- Pero en el caso del libro, no hablas de esa lealtad.
- No. Hablo de una lealtad que es falsa y que se premia. En un partido político, la lealtad es importantísima; en el ejército es obligatoria… No se necesitan buenas acciones, sino acatar sin preguntar. No hay una lealtad en colectivo, y por lo tanto, no sirve para nada. Es un buen valor que se utiliza malignamente por parte de partidos políticos.

- No te has esmerado en velar los personajes y hechos que cuentas en la novela.
- No, quiero hablar y dejar claro que hablo de Villarejo y de un ministro corrupto en un gobierno corrupto. 

- ¿Los males que señales son crónicos o la novela puede envejecer mal y hablar de un país que ya no esté reflejado en lo que cuentas?
- Es difícil pensar que lo que señala la novela tenga una solución, pero en todo caso, lo podrido no es el país, sino una clase social que ha normalizado actuar desde el engaño y el subterfugio, que busca hacerse rica a cualquier precio, o mejor dicho, cuánto menos les cueste, mejor. Y son estas las que han fundado toda una guerra de clases. ¿La imagen de los comunistas en la ficción? Encuentra una sola película o un libro en el que un comunista sea bueno… Eso es una mentira, una de tantas para mantenerse en el poder.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email