X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

plato de la semana

La bajoqueta en La Salita

Begoña Rodrigo nunca olvida que esto (la gastronomía) es un viaje pero también una fiesta

Por | 27/04/2018 | 1 min, 43 seg

Begoña tiene un talento mucho más valioso que el de la cocina (que también), y se llama supervivencia. La Rodrigo se cae y se levanta y vuelve a caer y pregunta y responde y se equivoca pero vuelve a la carga otra vez, luciendo cada rasguño (eso de tapar las heridas es más cobarde y masculino, creo yo: ella las luce) y nunca olvida que esto es un viaje pero también es una fiesta.

Y su cocina, como ella, crece y madura y se mueve, y su última estación se llama Espolín, “La Reina” —un menú femenino, elegante y tremendamente suculento. Aquí hay más reflexión que nunca, y en un momento en el que muchos ponen (ponemos) en duda el concepto de restaurante 'gastrónomico', ella no se arruga y hace la cocina que quiere hacer. Ni más, ni menos. Maravilloso su trabajo con fondos, salsas y guisos... porque eso es cocinar, ¿no? ¿Y por qué 'El Espolín', Bego? “El espolín es el otro yo de València y también la parte que más me gusta, porque esta ciudad no es solo sinónimo de paellas cutres y Fallas llenas de borrachos, hay mucho más allá del folklore y eso lo expresa perfectamente el espolín: es un trabajo manual y artesano, basado en la temporalidad de los productos y que es fácil traducir como absoluta calidad del producto autóctono”. 

Uno de los platos de este su 'Espolín' que más nos llegó fue la bajoqueta: salsa de queso de leche cruda, kimchi con tallarines, bajoqueta, champiñón crudo y trufa. Boom. Te vuelve loca esta València, ¿a que sí? “Pues claro, y ahora que me tiene enamorada hasta las trancas quiero poner en valor ese otro yo... porque nosotros lo valemos y debemos de quitarnos de una vez los complejos”.

Comenta este artículo en
next