Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

cuando había uhf

'La Casa de la Pradera': el arte de poner la otra mejilla 

Michael Landon comenzó a labrarse su reputación de buenazo oficial del mundo televisivo con este western familiar donde no había ni pistolas ni rifles, sino todo lo contrario

25/07/2020 - 

VALÈNCIA.-La prehistoria de las series —es decir, cuando las series no eran más que televisión y todavía no podían considerarse como una suerte de novela audiovisual o de cine preparado en porciones— da mucho juego. Héroes, estereotipos, alegatos de toda índole. En esta sección llevamos revisados unos cuantos casos, pero ninguno ha podido superar el efecto lacrimógeno de La casa de la pradera. Su episodio piloto se estrenó en la primera cadena de TVE en la programación de noche dominical, pero los siguientes capítulos pasaron a ocupar las sobremesas del mismo día.

La serie llegó unos meses antes de que muriera el dictador Franco y pasó a formar parte de un menú familiar que empezaba a replantearse sus ingredientes habituales. Se puede decir que con La casa de la pradera se cerraba una etapa, o al menos esa lectura podríamos darle en España, donde asistimos a sus enseñanzas éticas a la vez que recuperábamos la libertad.

Y no pudo haber una pieza más extraña en la cultura popular de esos momentos que aquella familia habitante de la mentada casa campestre, los Ingalls, que se debatía entre la beatitud y la osadía. Todavía hoy cuesta trabajo discernir si bajo aquella carga de moralina había algún brote contestatario, algún atisbo de pequeña revolución que no consistiera en poner la otra mejilla. No era fácil percibirlo entonces y puede que ahora tampoco lo sea. Las lágrimas no dejaban ver mucho más.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Todo empieza el día que el productor Ed Friendly le propone al actor Michael Landon una alternativa a las series de vaqueros que tan populares habían sido en la pequeña pantalla. Landon venía del elenco de la inmortal Bonanza, donde había encarnado al pequeño de los hermanos Cartwright. Friendly le enseñó su idea y Landon aceptó dirigir el primer episodio, pero también le propuso escribir los guiones y protagonizar la serie. Fue así como el actor se convirtió en Charles Ingalls, el abnegado padre cuya familia se asienta en el pueblecito de Walnut Grove para poder ganarse la vida con honradez y de buen rollo. Charles no está solo en su empeño. 

* Lea el artículo completo en el número de mayo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email