GRUPO PLAZA

una obra del siglo XVI

La Catedral recupera una obra de Vicente Masip desaparecida desde 1939

25/02/2022 - 

VALÈNCIA (EP). La Catedral de València ha adquirido la parte central de una predela del siglo XVI que se encontraba en paradero desconocido desde 1939, tras descubrirla en una tienda de antigüedades de la ciudad. Su autor es el pintor valenciano Vicente Masip (1475-1550), padre del también pintor conocido como Juan de Juanes (1510-1579).

Esta tabla es una obra de gran calidad que se ha podido adquirir tras haber sido detectada por personal del Museo Catedralicio en una tienda de antigüedades de València, explica el canónigo responsable del patrimonio de la Seo y director del museo, José Verdeguer.

En concreto, la pieza fue encontrada por Claudia Monzó, asesora del Museo Catedralicio, quien, a raíz de un trabajo de investigación universitario sobre tablas desaparecidas en 1936, recopiló información sobre el tema. "Un día, de camino al Museo, vi en un anticuario cercano una pieza que me llamó la atención por su calidad y que todo indicaba que su autor era Masip", recuerda a través de un comunicado del Arzobispado.

Tras consultar la documentación existente, se comprobó que era la parte central de una predela que desapareció en 1939, año en el que se hizo la última fotografía del conjunto en el Ayuntamiento de València, que también se conserva en la Catedral.

Las otras dos piezas de la predela sigue desaparecidas

La pieza recuperada es la escena central de una predela (parte inferior de un retablo) con dos escenas más que siguen en paradero desconocido. Es obra del conocido y excepcional Vicente Masip, pintor valenciano que fue padre del famoso Juan Vicente Masip, conocido como Juan de Juanes. El Museo Catedralicio expone varias obras de ambos artistas.

Esta tabla representa a "Cristo paciente" (Christus Patients), un tema bastante común a finales de la Edad Media y comienzos del Renacimiento. En la escena aparece la figura de Jesucristo, con las heridas de la Pasión, saliendo del sepulcro y sostenido por dos ángeles. Las otras dos escenas, aún desaparecidas, son la de Pentecostés y la de la Dormición de la Virgen.

En el Museo de la Seo ya está expuesta la pieza recuperada en la planta baja y hay otras escenas del retablo en el que se integraba la predela. De hecho, la documentación que se conserva demuestra que esta predela, en su origen, pertenecía a la Catedral, ya que probablemente estuvo en la capilla del Palacio Arzobispal y formaba parte de un retablo dedicado a la virgen María.

Respecto a la pieza central y al conjunto al que pertenece, se sitúa en la transición del Gótico al Renacimiento, a comienzos del XVI, y no se encuentra en buen estado de conservación porque presenta algunos repintes, por lo que será necesario realizar una restauración.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme