GRUPO PLAZA

La compañía, sin embargo, sortea la coyuntura y eleva un 7,7% sus ventas en 2021

La crisis de las materias primas retrasa la puesta en marcha de la fábrica de Vicky Foods en Francia

5/05/2022 - 

VALÈNCIA. La crisis por la falta de suministro y el encarecimiento de las materias primas ha puesto en jaque a la industria mundial. La actual coyuntura ha obligado a muchas empresas a ralentizar la puesta en marcha de proyectos e, incluso, a tener que suspender su actividad con paros programados por la escasez de componente. Un golpe del que prácticamente no se ha salvado ningún sector. Y, en el caso del grupo alimentario valenciano Vicky Foods, además de tener que hacer frente a los sobrecostes por el encarecimiento de los materiales, también han sufrido sus consecuencias con retrasos en las obras de su nueva fábrica en Francia.

En una rueda de prensa telemática para presentar los resultados de la compañía, el CEO de la compañía, Rafael Juan, explicó que la construcción de su nueva planta en tierras galas había sufrido retrasos en la entrega de materiales, lo que supondrá que se demore su apertura a mediados de 2024, es decir, dos años más de lo inicialmente previsto. "Empezamos la construcción hace dos años, pero la situación de las materias primas ha obligado a demorar el proyecto unos meses más, pero sigue a buen ritmo. Esperamos que se ponga en marcha a mediados de 2024", señaló. 

El atraso de sus planes de apertura se debe a problemas de suministro de los materiales necesarios para acometer la actuación. "Hemos sufrido demoras en la entrega de materiales por la crisis que se ha agravado con la guerra en Ucrania y, por tanto, llevamos cierto retraso", admitió. La futura fábrica, cuya apertura se había fijado para el último trimestre de 2022, contará con una inversión de 45 millones de euros y se enmarca dentro del plan de expansión internacional de la compañía. 

Según detalló Vicky Foods hace ya un año, este nuevo centro de producción estará ubicado en el municipio de Fragnes-La Loyère, en la región de Borgoña-Franco Condado. Una zona estratégica a nivel logístico y de infraestructuras, que permitirá al grupo proveer al mercado francés y a otros colindantes como Alemania, Suiza y Norte de Italia, mercados estratégicos para su negocio.

Contará con una superficie superior a los 21.100 metros cuadrados y se dedicará a la elaboración de productos de pastelería y panadería. Solo en su primer año, se estima una producción superior a las 14.000 toneladas y unas ventas de 25 millones de euros. En una fase inicial se prevé la contratación de alrededor de 100 personas.

Repercusión de los sobrecostes en el precio de venta

No obstante, no es el único desafío que ha tenido que sortear la compañía. El incremento de precios, con alzas de hasta el 100% en algunos casos, y la escalada energética también han amenazado el negocio, pero han conseguido resistir. "Hemos tenido semanas de intenso trabajo para no fallar y conseguir suministro de producto. Aunque aún no se ha normalizado la situación, se irá resolviendo y no esperamos que esto incida de manera grave en nuestra actividad", señaló Rafael Juan. 

Y es que tras la invasión de Ucrania, país que concentra el 62% de aceite de girasol que llega a España, los precios subieron aún más y hubo momentos en los que no había disponibilidad de productos. De hecho, reconoció que tuvieron que recurrir a alternativas como el aceite de soja o de nabina para suplir la falta de aceite de girasol. No obstante, recalcó que poco a poco se está normalizando la situación porque ya se va dando salida al producto parado desde Ucrania. 

Eso sí, reconoció que esos sobrecostes que están teniendo los han tenido que repercutir en el precio final de sus productos. "Hemos tenido que trasladar ese encarecimiento de las materias primas y costes energéticos a nuestros productos. Solo el aceite de girasol se ha triplicado su valor y no podía ser de otra manera. Una empresa puede mantener esa situación unos meses, pero no los dos años que llevamos de escalada de precios", reconoció.

Las ventas aumentan un 7,7% hasta los 405 millones

Pese a esta coyuntura, la empresa valenciana consiguió superar sus ventas de 2020 y cerró el pasado ejercicio con una facturación de 405 millones de euros, lo que supuso un incremento del 7,7%. También aumentó un 10% su producción hasta las 192.500 toneladas. "Ha sido un año complicado marcado por un escenario complejo, pero hemos conseguido seguir creciendo gracias a nuestros ejes estratégicos: la internacionalización, innovación y diversificación", subrayó Juan

Asimismo, en 2021 Vicky Foods invirtió 19,5 millones de euros en mejoras en procedimientos y procesos, innovación tecnológica en digitalización, infraestructuras y desarrollo de nuevas propuestas. La compañía prevé seguir esta senda y destinar este año 30 millones de euros para la incorporación de maquinaria de última generación, infraestructuras, procesos de desarrollo industrial y proyectos de I+D+i.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme