X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de noviembre y se habla de policía local VGP circuito del motor energía fotovoltaica dealz
GRUPO PLAZA

en 2020 será gestionado por la generalitat

La dirección del nuevo Sona la Dipu, una incógnita por resolver

2/04/2019 - 

VALÈNCIA. La transferencia de Sona la Dipu a la Generalitat Valenciana ha abierto muchas preguntas en torno al futuro del certamen, que se queda en pausa en 2019. Precisamente este ha sido uno de los hechos que más ha llamado la atención en el sector musical, pues si bien desde el gobierno autonómico ya se habían confirmado otras transferencias, como la de la Institució Alfons el Magnànim, esta esto no había tenido efectos inmediatos como la del certamen musical de la Diputación. De esta forma, tanto la administración provincial como autonómica han optado por cancelar la edición de 2019, aunque sí se ejecutarán los compromisos adquiridos anteriormente, prometiendo recuperar el espíritu del formato (aunque con cambios) de cara a 2020. 

En esta ecuación quedaba en el aire la situación de Quique Borrás, máximo responsable del certamen. El director se puso al frente de Sona la Dipu en 2017, un puesto de nueva creación ocupado por Borrás con el objetivo de “coordinar y dar un nuevo impulso al concurso". Su llegada se esperaba como un revulsivo al certamen que, en realidad, nunca se dio. Borrás será el encargado ahora de gestionar estos últimos compromisos adquiridos por Sona la Dipu y facilitar la transición al Institut Valencià de Cultura (IVC), organismo que asumirá la marca, aunque esto no quiere decir que sea el impulsor de su nueva etapa. Tal y como ha podido saber este diario, el contrato de Borrás finaliza el próximo mes de agosto, con lo que Sona la Dipu cambiará de manos dejando libre el puesto de dirección. Será el IVC el encargado de definir cómo cubrir la plaza.

De esta forma, a pesar de que no hay una edición que organizar, Borrás seguirá al frente hasta verano, tiempo en el que se encargará de la transición y de ejecutar los compromisos adquiridos. Fue la pasada semana cuando la Generalitat Valenciana confirmaba que asumiría Sona la Dipu, después de que este diario avanzara que el futuro del certamen estaba en al aire, siendo decidido en los despachos de la administración y con los trabajos de cara a la supuesta edición de 2019 congelados. “El programa se reconvertirá en un certamen autonómico que dependerá directamente de la Generalitat Valenciana”, explicaban desde Cultura el pasado jueves, comunicando la cancelación de la edición de este ejercicio y el inicio de un curso “de transición hacia el nuevo alcance territorial y el nuevo funcionamiento del concurso”. 

Tras el anuncio, toca ahora empezar a responder las cuestiones en torno a una transferencia que se efectuará este mismo año. Las primeras las dio el director del IVC, Abel Guarinos, quien, preguntado por este diario, afirmó que, aunque es pronto para definir la estructura interna del renovado certamen, sí que han demandado recibir un Sona la Dipu “sin lastre”. Se refería a la polémica en torno a los impagos a bandas, un problema que ha marcado la etapa reciente del evento. Fue en septiembre cuando varios grupos afectados crearon la plataforma Debe la Dipu para denunciar la situación, admitida por la propia administración. Si bien parecían haber encontrado una solución, llegó marzo -fecha acordada como límite para solventar la situación- y todavía restaban 30.000 euros por pagar, lo que derivó en una nueva queja de los grupos. Esta es otra de las grandes cuestiones de un Sona la Dipu que vuelve a la casilla de salida. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email