X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la empresa logra TRES LOTES DEl servicio de RESONANCIAS POR 13,8 millones

La directora de Contratación de Sanidad se abstiene en la adjudicación a Eresa por "amistad íntima"

Foto: GUILLERMO LUCAS
14/09/2018 - 

VALÈNCIA. La compañía de diagnóstico por imagen Eresa, perteneciente al Grupo Ascires, logró este miércoles prolongar su relación con la sanidad pública valenciana más allá de los diez años de contrato –que se sumaban a ocho en el período 2000-2008– en los que la subcontratación gestión del servicio por parte de esta firma en la mayoría de los hospitales valencianos supuso un sobrecoste millonario para las arcas públicas, según dos informes de la Sindicatura de Comptes. El propósito de la exconsellera de Sanidad Universal Carmen Montón de revertir el servicio para prestarlo con medios propios se transformó, ya antes de su salida hacia el ministerio, en un nuevo contrato que salió a licitación en marzo y que ahora se ha adjudicado... con sorpresa.

La directora general de Eficiencia y Régimen Económico de la Conselleria, Carmelina Pla, decidió el pasado 4 de septiembre no firmar la adjudicación del servicio de resonancias magnéticas al mantener una "amistad íntima" con la presidenta de Eresa, Lorena Saus. Así consta en un escrito rubricado con fecha 5 de septiembre por la subsecretaria de Sanidad, Isabel Castelló, quien fue la encargada de dar por resuelto el concurso este miércoles.

Eresa, que actualmente presta el servicio para la Generalitat a través de la UTE Erescanner Salud, ha sido la gran beneficiara de esta licitación al adjudicarse tres de los cinco lotes –València, Vinaroz y Marina Baixa– por un importe que asciende a 13,8 millones de euros. 

Carmelina Pla, con Ximo Puig. Foto: KIKE TABERNER

Según el documento, hecho público al mismo tiempo que la adjudicación, Pla incurría en una de las causas de abstención, como es la "amistad íntima" con una de las participantes en el concurso, adjudicataria de la mayoría de los lotes, lo que le llevó a salir del órgano de contratación. La directora general es, además, sobrina del exlíder del PSPV Joan Ignasi Pla, asesor de Eresa, aunque esa circunstancia no sería motivo de abstención.

Valencia Plaza se puso en contacto este jueves con Carmelina Pla, quien justificó su permanencia en el órgano de contratación hasta poco antes de la adjudicación –cuando desde julio se sabía que Eresa era la empresa propuesta para adjudicarse tres lotes– en que solo tuvo que firmar dos documentos referidos a este concurso, sin ninguna influencia en su convocatoria ni en su resultado. Se trata de una resolución para dar acceso a la revisión del expediente a la empresa Inscanner y, el pasado 1 de agosto, la solicitud de documentación a las empresas que habían sido propuestas como adjudicatarias, para la revisión final antes de la adjudicación definitiva.

Esto es así porque, según explicó, no se encontraba en la Conselleria de Sanidad Universal cuando se inició el proceso. La publicación del expediente del concurso se realizó el 10 de marzo por el anterior director de Recursos Humanos y Económicos, Justo Herrera, quien también firmó la composición de la mesa de contratación. 

Lorena Saus, gerente de Eresa, junto a Ximo Puig, presidente de la Generalitat. Foto: EVA MÁÑEZ

Carmelina Pla fue nombrada para el puesto un mes después, pero a los pocos días la entonces consellera, Carmen Montón, le quitó las competencias de contratación y se las dio al entonces subsecretario, Ricardo Campos. Campos firmó un cambio en la presidencia de la mesa de contratación a principios de junio, al dejar de ser Carlos Fluixá subdirector de Planificación y Organización Asistencial. 

Sin embargo, las competencias le fueron devueltas a Pla el 11 de junio –con efectos el día 14– con la entrada de Ana Barceló como consellera de Sanidad, tras el nombramiento de Montón como ministra. En las siguientes semanas se celebraron tres reuniones de la mesa de contratación, de la última de las cuales salió un acta, el 25 de julio, con la propuesta de adjudicación. El 1 de agosto, la directora general firmó la petición de documentación. Según afirma, esa semana estuvo a punto de presentar su renuncia, cosa que hizo un mes después.  

Posible impugnación

El tiempo que Pla ha permanecido dentro del proceso ha llevado a la UTE formada por Ribera Salud e Inscanner a estudiar la posible impugnación del concurso, según ha podido saber Valencia Plaza. La UTE se presentó a los lotes de València y Alicante, en los que quedó en segunda posición. El concurso de resonancias podría sumar un nuevo frente entre Ribera Salud y la Generalitat, que ya acumulan numerosas discrepancias por la reversión de las concesiones de hospitales, primero el de Alzira y ahora, según Ximo Puig, el de Dénia. 

Clínica de Eresa. Foto: EVA MÁÑEZ

Al margen de los tres lotes que Sanidad ha adjudicado Eresa, dos empresas más darán servicio de resonancias a la Conselleria de Sanidad. Alliance Medical, a través de Vivo Diagnóstico, se ha adjudicado el lote 2 por 133.781,6 euros mientras que IMED se ha quedado con el segundo lote más grande del contrato, el de la provincia de Alicante, un importe de 1,9 millones de euros. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email