Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

La educación financiera y la reputación del sector

El analista financiero pide a los profesionales del sector ser ejemplares en el día a día para no dar motivos a la 'manipulación mediática' y evitar así abrir los telediarios

18/04/2019 - 

VALÈNCIA. Por todos es conocido que la reputación del sector financiero español no es demasiado prestigiosa. La mayoría de las personas habla mal o ha oído hablar mal de los profesionales que se dedican al sector financiero. En ocasiones uno tiene que escuchar determinados comentarios no demasiado agradables cuando dice a qué se dedica. 

¿Se debe la incultura financiera a la mala fama o es esta imagen la que realmente provoca una falta de interés? Podríamos decir que es la pescadilla que se muerde la cola. Hemos entrado en una espiral que podría ser peligrosa. ¿Sabe realmente la gente para que sirve el sector financiero? El sector financiero no es un sector que podríamos tildar solamente como relevante para la economía, sino que es un sector vital, imprescindible, necesario y todos los sinónimos que se les ocurran.

La población española, según las encuestas, tiene una malísima imagen de los bancos. Sin embargo, el fin de estas entidades es poder financiar a las empresas para su crecimiento. Deberíamos dejar de demonizar a estas sociedades y comenzar a verlas como lo que son: empresas. Como tales, prestan un servicio con el objetivo de ganar dinero. Como en cualquier negocio, te dan unas condiciones que libremente decides aceptar o no. Es entendible que, en el caso de impago, como en cualquier negocio, se ejecuten las medidas oportunas para cobrar. 

Por otro lado, tenemos la bolsa. A pesar de la imagen que han metido en nuestra mente ciertos interesados, de que la bolsa es gráficos, llamadas de teléfono cada minuto y estafas a los clientes, nada más lejos de la realidad. La bolsa es un mecanismo de financiación para las empresas al igual que lo es acudir al banco. En función de determinados factores y posibilidades, las empresas se decantan por una o por otra. La bolsa no deja de ser un mercado en el que se intercambian los intereses de los ahorradores en busca de rendimientos para su capital y empresas con necesidades de capital.


No voy a negar que en muchas ocasiones se han realizado prácticas antiéticas que se deben condenar. Muchas. ¿Es por ello todo lo que rodea al sector financiero malvado o interesado? Por suerte, como ocurren en cada sector, en cada empresa de la economía hay profesionales mejores y peores, con más valores y con menos. ¿Es justo que paguen justos por pecadores? ¿Es justo generalizar?

A pesar de que existe mucha más gente de la 'buena', la manipulación mediática y determinados intereses han proyectado una imagen distorsionada de la realidad.
Esta percepción genera desinterés general de la población por informarse y formarse por temas tan importantes y vitales y que los acompañarán a lo largo de sus vidas. 

Falta de conocimiento

Por el contrario, se dedican a dejarse llevar por la marea repitiendo las críticas y quejas que han escuchado decir al primer vecino o político que sale en televisión. Asimismo, esta corriente los lleva a no indagar y profundizar en los verdaderos usos y funcionamiento del sistema. La falta de conocimiento permite una mayor manipulación.

¿Existe solución? Desde luego la manipulación mediática escapa a nuestro control, pero ser ejemplares en el día a día para no darles motivos para abrir los telediarios sí que está en nuestras manos.

Agustín Galbis es analista financiero

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email