GRUPO PLAZA

enfado en gent de compromís por el impulso de ribó a tello

La entrada de Gloria Tello en la Diputación abre la guerra por la Concejalía de Cultura en València

26/06/2019 - 

VALÈNCIA. La concejala de Compromís en el Ayuntamiento de València Gloria Tello será una de los cinco miembros de la coalición valencianista que tenga escaño en la Diputación de Valencia. Impulsada por el alcalde y líder de Compromís Joan Ribó hacia ese puesto, la edil compaginará, en principio, la tarea de concejala con su plaza en la corporación provincial. Su entrada en este organismo tendrá repercusiones en la capital del Túria.

Cuando Compromís y PSPV, este último encabezado por Sandra Gómez, negocian la constitución del nuevo gobierno municipal de coalición, el reparto de áreas no es una cuestión menor. Y precisamente el área que mayoritariamente estuvo gestionando Tello el pasado mandato, la de Cultura, será, si es que llegan a negociar esta cuestión, una de las delegaciones en liza junto a otras como Seguridad Ciudadana o Vivienda.

Su elección como diputada provincial complica que pueda continuar al frente de una concejalía con un nivel de exigencia tan elevado. Tello estuvo dirigiendo las delegaciones de Patrimonio Histórico y la de Recursos Culturales, mientras que María Oliver (Podem) gestionó Acción Cultural, una pequeña porción de la concejalía en cuestión que ahora debería adherirse al resto de delegaciones al no haber conseguido la formación morada entrar en el consistorio. Además, Gloria Tello era la responsable del Palau de la Música y también había estado encabezando la concejalía de Bienestar Animal, que no pocos dolores de cabeza produjo los últimos cuatro años.

Esta carga de trabajo se multiplicaría especialmente si PSPV y Compromís alcanzan un acuerdo de gobierno en la Diputación y Tello participara de alguna manera en la gestión de alguna área a nivel provincial. Este acuerdo, huelga resaltar, se está retrasando al encontrar también obstáculos para consumarse, como el de València ciudad.

Gloria Tello. Foto: KIKE TABERNER

La diferencia es que en la capital, la fuerza más votada es Compromís, por lo que si no se consuma el pacto de gobierno con los socialistas, la coalición debería conformar un gobierno monocolor sí o sí. Es una posibilidad que se consideraba plausible a finales de la semana pasada y que todavía no se ha desvanecido.

Si esto sucediera, las funciones a repartir entre los distintos regidores de la coalición serían considerablemente mayores a las del pasado mandato, teniendo que organizar entre sus diez ediles también áreas de especial complejidad como Hacienda, Urbanismo o Policía. En todo caso, haya acuerdo con el PSPV o no en el Ayuntamiento de València, la compaginación de las tareas como concejala y diputada para Tello no resultaría tarea sencilla.

En ese sentido, han emergido algunos nombres para poder sustituir a Tello en la concejalía de Cultura de cara al mandato que ahora empieza. Dentro de la coalición ha salido a relucir el rostro de Carlos Galiana, quien hasta mayo fuera regidor de Comercio, Mercados, y Espacio Público, entre otras tareas. Actor de profesión y titulado en Arte Dramático, hay quien no ve descabellado situarlo al frente de la delegación cultural, si bien es cierto que el regidor asegura estar a gusto en sus actuales funciones.

Carlos Galiana. Foto: KIKE TABERNER

Otro nombre que suena en los mentideros, aunque con menor fuerza, es el de Pere Fuset. Hasta los comicios ha estado dirigiendo la concejalía de Cultura Festiva y presidiendo la Junta Central Fallera con no pocos enfrentamientos sonados con determinados sectores falleros. Voces de la coalición creen que podría recalar en una área como Cultura donde poder explotar su perfil más amable y mediático sin tener que lidiar con tantas complicaciones.

No obstante, una opción más probable que la de Fuset es que la coalición liderada por Ribó incluya esta delegación en la negociación con el PSPV para conformar el nuevo ejecutivo. Entregarla a los socialistas la haría recaer con toda seguridad en la edil Maite Ibáñez, un perfil experimentado en la gestión cultural y conocedor de las dinámicas del sector en la ciudad de València. El PSPV la había propulsado como futura edil de Cultura en el caso de gobernar. Así, la coalición podría plantear a cambio de esta concejalía, otra que gestionaban hasta mayo los socialistas, como pudiera ser Seguridad.

Maite Ibáñez. Foto: MARGA FERRER.

Enfado en Gent de Compromís por el impulso de Ribó a Tello

Compromís tenía cinco escaños en la Diputación de València. El Bloc, Iniciativa y Gent de Compromís, tres de las patas de Compromís, se los habían repartido a razón de tres, uno y uno respectivamente. Mientras que las dos primeras fuerzas someten a votación los concejales que ocupan sus puestos en la corporación provincial, el grupo de Gent de Compromís no sigue este método. Así pues, fue el dirigente de Gent, Joan Ribó, el responsable de proponer a su correspondiente diputado.

Así, Ribó impulso a la edil de València Gloria Tello, que pertenece a Iniciativa, algo que molestó y mucho a determinados sectores de Gent de Compromís, en los que no cayó nada bien la noticia. Voces de esta pata de la coalición critican que las decisiones se tomen casi unilateralmente y lamentan haberse enterado muchos de ellos por la prensa. Esta es la principal queja, pero también hay quien cuestiona que el nombramiento de la cuota de Gent fuera a parar a una regidora externa al grupo y perteneciente a otro partido de la coalición.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme