X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

La física podría tener la respuesta sobre la propagación del cáncer de mama a los huesos

8/06/2019 - 

VALÈNCIA. (EP). Investigadores de la Universidad de Indiana (EEUU) han estudiado desde el punto de vista de la física la mecánica de la migración celular, que podría explicar cómo las células cancerosas generan la fuerza suficiente para moverse desde el sitio de tumor primario a través del cuerpo y luego establecerse en los huesos.

En el estudio, publicado en 'Scientific Reports', los investigadores han explicado que casi el treinta por ciento del cáncer de mama se metastatiza en otros órganos y los huesos se encuentran entre los sitios más frecuentes.

"Desde el punto de vista de la física toda la migración celular es impulsada por la fuerza", ha señalado el profesor asistente del Departamento de Física, Jing Lui. Asimismo, ha asegurado, lo que buscan con esta investigación es descubrir la arquitectura de la fuerza de una célula y ofrecer explicaciones biomédicas y biofísicas hacia las actividades celulares. "El enfoque principal de nuestro laboratorio es desarrollar métodos de imagen para interpretar físicamente la biología del cáncer".

Para el estudio se ha usado un sensor basado en la transferencia de energía de resonancia de Forster, o FRET, para monitorear la dinámica de fuerza durante el movimiento de la celda. El sensor, equipado con moléculas FRET, actúa como un resorte para medir la pequeña cantidad de fuerza que genera la célula cancerosa a través de la adhesión focal y que impulsa a la célula a moverse. A medida que la célula cancerosa se mueve, el resorte se expande, es entonces cuando los investigadores miden la fuerza monitorizando el cambio de las interacciones de FRET.

El resultado de esta monitorización de la movilidad de las células cancerosas fue que cuando una célula cancerosa interactúa con una célula ósea y se acerca mucho a ella, presenta una tensión baja y una movilidad lenta. Los investigadores esperan que este hallazgo pueda conducir a pistas sobre cómo controlar y, eventualmente, detener la migración celular.

Esta monitorización ha dado una medida más precisa de la velocidad a la que se mueve la célula y hacia donde irá, ha explicado Liu. Asimismo, "proporcionará información a los biólogos del cáncer, mostrando el impacto de un fármaco u otro tratamiento en el movimiento de las células".

"En lugar de solo poder ver millones de células a la vez, la tecnología nos ha permitido examinar una sola célula", esto provoca que, cuando el sistema se hace cada vez más pequeño "los parámetros físicos dentro del sistema biológico se vuelvan cada vez más útiles y más importantes", ha concluido Liu.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email