X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

PSPV Y COMPROMÍS incluyen la partida de 42 millones en los presupuestos de 2019

La gestión directa de las brigadas forestales costará 10 millones de euros más que la encomienda a Tragsa

29/11/2018 - 

VALÈNCIA. Este jueves, Les Corts Valencianes ratificarán la creación por parte del Consell de la nueva mercantil para subrogarse a los bomberos forestales de Tragsa. Nacerá así la llamada Sociedad Valenciana de Gestión Integral de Servicios y Emergencias (SGISE), que había sido olvidada en la redacción de los Presupuestos del gobierno valenciano para el próximo ejercicio. Sin embargo, PSPV y Compromís han presentado una enmienda a posteriori que incluye una partida específica para la nueva empresa.

De esta forma, las fuerzas que conforman el Consell quieren introducir en las cuentas de 2019 una línea presupuestaria de más de 42,2 millones de euros dedicados a la nueva sociedad instrumental, que ya insistieron desde el Consell que sería "cien por cien pública", y así se preocuparon en los sindicatos de que quedara bien claro en el decreto de creación. Según las previsiones de gastos, 35 millones del total irán destinados a gastos de personal, y los 7 restantes a "otros gastos de explotación".

No obstante, cabe resaltar que esta transferencia es aproximadamente 10 millones de euros mayor que lo que ha estado dedicando la Generalitat Valenciana al servicio de brigadas forestales prestado por la empresa pública estatal Tragsa. Las últimas encomiendas hechas por la administración valenciana a la compañía dependiente del Gobierno central lo constatan. 

Tragsa prestó el servicio entre julio y octubre de 2017 por 10,5 millones de euros. La encomienda desde noviembre hasta marzo de 2018 sumó otros 12,1 millones de euros, y la última encomienda accesible en el portal de Transparencia, que comprende los meses de abril, mayo y junio, está cifrada en 9,5 millones. En suma, en el último año se dedicaron 32,1 millones de euros a este menester desde la administración valenciana.

Cabe tener en cuenta que en esta operación, una de las metas era el aumento salarial de los bomberos forestales, que venían reclamando durante meses en la empresa estatal y al que ya se ha comprometido el director de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias (Avsre) dirigida por el socialista José María Ángel Batalla, de quien dependerá la nueva mercantil. Dicho aumento, por tanto, se ha incluido en esta transferencia. Engrosan esta dotación, según señalan fuentes conocedoras del proceso, los nuevos cargos de la empresa -miembros del consejo de administración, gerente, etcétera-.

José María Ángel Batalla, director de la Avsre. Foto: EVA MÁÑEZ

Sin consenso en el Botànic, pero la SGISE saldrá adelante

Se vota este jueves también la ratificación del decreto que aprobó el Consell -tras superar los tiras y afloja entre la coalición valencianista y los socialistas- para crear la citada empresa. Si bien la oposición frontal de Podemos a esta mercantil podía hacer pensar en el bloqueo al decreto en el parlamento valenciano, finalmente no será así. Ciudadanos dará luz verde junto a PSPV y Compromís porque, aunque considera que "la gestión de este proceso ha sido un auténtico desastre y ha generado un sufrimiento innecesario para las familias", la formación naranja entiende que "no podemos quedarnos sin servicio de bomberos". Sin embargo, pide  que no se convierta en "una nueva Imelsa". También darán su apoyo los diputados No Adscritos.

Podemos, quien ha apoyado en todas las reivindicaciones laborales al colectivo de bomberos forestales, se abstendrá, aunque fuentes del partido admiten que la mercantil es una vía para conseguir la tan exigida mejora salarial. Y el Partido Popular presionará el botón rojo porque, aunque no quiere afectar a las familias del colectivo de brigadistas, entiende que la empresa se acabará convirtiendo en un nuevo "chiringuito". Asimismo, se preguntan por qué no se pueden integrar en otra empresa pública ya existente como Vaersa.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email