GRUPO PLAZA

análisis

La importancia del cierre fiscal y contable

El experto recuerda que todavía hay tiempo para realizar las correcciones pertinentes tras hacer un estudio desde la doble perspectiva económica-financiera y contable-fiscal

12/12/2019 - 

VALÈNCIA. Dadas las fechas en que nos encontramos, resulta fundamental analizar la proyección del cierre de 2019 pues aún estamos a tiempo de realizar las correcciones pertinentes. Es conveniente hacer un estudio desde una doble perspectiva: económica-financiera y contable-fiscal.

Los estados financieros a 31 de diciembre de 2019 que permanezcan reflejados en cuentas anuales e Impuesto sobre Sociedades van a ser la imagen de la empresa durante todo un año y van a afectar de forma sustancial en diversos ámbitos y en función de quién los analice. Evidentemente, no van a ser vistos de igual manera por parte de proveedores y bancos que por parte de la competencia.

Los proveedores y bancos van a estudiar sobre todo la solvencia y la liquidez. En definitiva, la capacidad para atender los compromisos de pago a través de diversas variables y de su evolución. Por ejemplo, un movimiento que puede mejorar la solvencia consiste en convertir préstamos de socios en capital social. 

Por otra parte, una empresa con un elevado endeudamiento a corto deberá revisar si realmente toda esa deuda es a corto, pues un traspaso de corto a largo puede mejorar el fondo de maniobra y la calidad de la deuda reflejada en el balance. Además, resulta fundamental observar si existe una generación de flujos de caja suficientes para atender las obligaciones de pago de la deuda.

Autofinanciación y endeudamiento

La competencia va a analizar los estados financieros y su evolución, sobre todo de forma comparativa. Observará la cuenta de resultados para comparar la cifra de negocio y los márgenes, y se detendrá en el balance para examinar la estructura del inmovilizado y del activo a corto, así como el grado de autofinanciación y de endeudamiento.

Este apartado exige una minuciosa revisión de la contabilidad de la empresa, analizando simultáneamente aspectos contables y fiscales. Es imprescindible que quede perfectamente revisada la contabilidad y cuadrada con las declaraciones presentadas. 


No se trata únicamente de la necesidad de que sean coincidentes las cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil con lo declarado en el Impuesto sobre Sociedades, sino que las diferentes partidas que aparecen en el balance y la cuenta de resultados deben estar perfectamente cuadradas con las declaraciones presentadas y con la realidad de la actividad. Estos serían algunos de los puntos a examinar:

  • Existencias. Conviene realizar una estimación del valor de las existencias a final de año, para poder calcular la variación de existencias respecto del año anterior y su efecto en el margen bruto de la cuenta de resultados.
  • Amortizaciones. Hay que revisar que se han dotado las correspondientes amortizaciones del inmovilizado, y que se están aplicando los porcentajes correctos, considerando los coeficientes máximos de aplicación que operan a nivel fiscal.
  • Periodificaciones. Periodificar gastos e ingresos, repartiéndolos al ejercicio en el que realmente se deben imputar, conforme a lo establecido por la normativa contable. Un claro ejemplo de este caso puede ser el pago anual por las pólizas de seguros.
  • Es importante proyectar la facturación total hasta final de año, pues prever este dato puede sernos de gran utilidad, debido a las diferentes implicaciones que tiene: ¿Pasará la sociedad a ser gran empresa a efectos del IVA? ¿Podrá la sociedad seguir aplicándose los incentivos por empresa de reducida dimensión? ¿Seguirá estando la sociedad exenta de pago a efectos del IAE? Además, la cifra de negocio de la cuenta de resultados debe estar cotejada con el importe de operaciones declarado en el resumen anual del IVA y/o en el Libro Registro de Facturas Expedidas. Si hay diferencias que, por ejemplo, pueden existir por la venta de inmovilizado, deben estar localizadas.
  • Comprobar la partida de ingresos por alquileres. Especialmente, si éstos se hayan sujetos a retención.
  • La partida de gastos de personal tiene que cuadrar con lo declarado en el resumen anual de retenciones a trabajadores. En este caso hay mucha casuística que puede hacer que haya discrepancias, pero es conveniente localizarlas y cuantificarlas.
  • Cualquier deterioro reflejado deberá ser estudiado para comprobar su deducibilidad.
  • Los gastos de la partida “Otros resultados” registrados en la cuenta 678 también conviene que sean objeto de una exhaustiva revisión por si pudieran ser objeto del algún ajuste extracontable.
  • Cualquier gasto o ingreso financiero con partes vinculadas.
  • Por supuesto, cualquier otra operación realizada con partes vinculadas.

Conocer de antemano estas y otras cuestiones a efectos del cierre, nos permitirá disponer de margen para poder adoptar decisiones que puedan optimizar la factura fiscal final. Además, también nos ayudará a anticiparnos a la imagen económico-financiera que vamos a obtener.

Pablo Pastor es responsable del Área Fiscal GB Consultores Financieros, Legales y Tributarios

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email