X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

regulación urbanística

La maldición de la Albufera

El Perelló y Mareny de Barraquetes plantean salir del parque natural, ante la asfixia que supone para su día a día

13/01/2017 - 

VALENCIA. Fue un órdago, una amenaza, un anuncio intempestivo, pero era la plasmación de una emoción: el hartazgo. Los alcaldes pedáneos de El Perelló, Andrés Fernández, y de Mareny de Barraquetes, Jordi Sanjaime, ya han transmitido a la dirección del parque natural de la Albufera que así no pueden seguir, que quieren salirse de él. El motivo, según relata Fernández, la “asfixia” que le supone para el día a día, los problemas que les genera en cuestiones básicas de urbanismo.

Dos ejemplos: El Perelló tuvo que prácticamente tomar una de las tres plazas del casco urbano para poder instalar su centro de salud. Y hace dos años esta misma población tuvo que derribar su polideportivo para poder instalar un nuevo colegio. Ahora sólo tienen un campo de fútbol y los equipamientos deportivos del colegio.

Tanto El Perelló como Mareny son entidades locales menores pero están adscritas al municipio de Sueca. Ambas tienen una población reducida en invierno. Así, El Perelló tiene censados 2.400 habitantes, mientras que el Mareny se sitúa en 855. El problema es cuando llega el verano, que las poblaciones flotantes de ambas localidades se multiplica por 20.

Las duras exigencias por las que se rige el urbanismo de las dos poblaciones, limitadas por el hecho de estar ambas inmersas plenamente en el parque, les ha condicionado en exceso. A ello hay que unir la reciente remodelación de la CV-500, que ha puesto en pie de guerra a los vecinos de la zona, que incluso han llevado a los tribunales al Consell. 

Revertir esta reconversión de la vía se ha convertido en un caballo de batalla, ya que muchos vecinos dan por seguro que les perjudicará en verano al transformar la de por sí lenta circulación en premiosa. Tal y como se preguntaba una vecina, “¿quién va a querer ir a El Perelló, que estará a casi una hora, cuando en 25 minutos puede llegar a Cullera?”.

Se consideran abandonados

Dentro de ese contexto, la amenaza que vertieron en esa primera reunión transmitió el enfado de dos poblaciones que se consideran abandonadas, ya que no tienen prácticamente ningún tipo de servicio público de movilidad, apenas un autobús que les da ocho servicios al día, ni ninguna ayuda ante sus necesidades más básicas. Los vecinos de El Perelló, al menos, pueden acercarse a El Perellonet y hacer uso de la línea 25 de la EMT. Los de Mareny de Barraquetes ni eso.

La primera amenaza se tradujo en nuevas reuniones y un encuentro con el director general de quien dependen los Parques Naturales, Antoni Marzo Pastor. Según relató el alcalde de El Perelló, encontraron sensibilidad y comprensión hacia sus dificultades. De hecho Fernández afirma que tras estas primeras conversaciones ha notado una “mejor disposición” y se ha abierto una pequeña rendija para que, a través del Ayuntamiento de Sueca, realicen las alegaciones que consideren necesario para poder dotar de equipamientos a sus localidades. "Dentro de la entrevista la sintonía fue total, muy buena", indicaba.

Porque, insiste, lo que piden no es que se les autoricen nuevas edificaciones, sino tener la posibilidad de hacer servicios básicos para la ciudadanía. No se saldrán del parque, acepta resignado, pero al menos espera conseguir que el hecho de pertenecer a él no siga siendo una maldición que constriña sus vidas.

Y es que, a fin de cuentas, tal y como explica la concejal Amparo Fernández, lo único a lo que aspiran es a “una calidad de vida como la que tienen los ciudadanos de Valencia, poder vivir como ellos”. “Los que más queremos al parque somos nosotros, los que vivimos aquí, pero es que queremos poder vivir”, concluía.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email