Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

La falta de señalamientos en la semana fallera minimiza el daño

La menor actividad por Fallas reduce el impacto del estado de alarma en los procedimientos judiciales de València

17/03/2020 - 

La declaración del estado de alarma por parte del Gobierno de España va a tener un impacto real en todos los sectores. Uno de ellos, la Justicia, dejará a cientos de miles de ciudadanos a lo largo de todo el estado sin poder acceder a uno de los servicios básicos, salvo las cosas urgentes como las que se ven en los juzgados de guardia. Sin embargo, en la ciudad de València el impacto será mucho menor gracias a las Fallas, igual que en Castellón por la Magdalena.

Históricamente, durante las fiestas josefinas, además de haber días festivos, también se señalan muchísimos menos juicios que en una semana normal, entre otros motivos porque muchos funcionarios son falleros y cogen días libres. Este año especialmente, pues la semana fallera caía entre semana. Como ejemplo de lo anterior tenemos la Audiencia Provincial de Valencia en sus secciones Penales. Normalmente, entre las cinco secciones pueden señalar cerca de 20 juicios por semana, pero fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) informaron a Valencia Plaza que esta semana tan solo había un juicio señalado. Por tanto, igual que en la jurisdicción penal, sucede lo mismo en el resto de las jurisdicciones como Social o Mercantil.

Saber el número total de procedimientos que no podrán señalarse es imposible en estos momentos, ya que los servicios mínimos acordados impiden conocer los datos con exactitud hasta que termine el estado de alarma. Sin embargo, sí que hay unos datos extrapolables para poder determinar, más o menos, el número de procedimientos que se quedarán por enjuiciar.

El 10 de septiembre de 2018, en la segunda planta del edificio de la Ciudad de la Justicia de València, se produjo un incendio que calcinó cuatro juzgados de Primera Instancia y obligó a trasladar ocho órganos judiciales. La envergadura de este incendio obligó a la presidenta del TSJCV, Pilar de la Oliva, a mantener cerrado el edificio, con la consiguiente suspensión de todo lo señalado, salvo lo urgente, durante seis días. Es decir, se produjo una especie de estado de alarma sin serlo.

Los datos que se hicieron públicos en aquel momento decían que, los Juzgados más afectados fueron los de Primera Instancia, Social y Penal, que dejaron de celebrar 2.090 vistas durante el periodo de inactividad. A esas cifras habría que sumar otras jurisdicciones como Mercantil o Contencioso-Administrativo. Por tanto, las fuentes consultadas explican que las cifras estarían cercanas a los 3.000 procedimientos en seis días.

La suerte, si se puede tildar esta situación de ese modo, es que de los diez días hábiles que entran dentro de los 15 del estado de alarma, solo cinco entrarían dentro de lo calificable como “una semana normal”. Esto quiere decir que de los más de 6.000 procedimientos que no se podrían hacer de haber caído el decreto de estado de alarma en otras fechas, lo que los expertos consultados indican es que serán de alrededor de 3.000 o 3.500, lo que supone casi un 50 por ciento menos en el mejor de los casos.

Sin embargo, este periódico ha hablado con varios jueces y fiscales que explican que el problema de las suspensiones no es lo más grave. Para ellos, lo peor será que durante la semana que viene se produzcan positivos por coronavirus en masa, lo que obligaría a la Conselleria de Justicia y al Ministerio de Justicia a buscar sustitutos de urgencia si no quieren un colapso total del sistema judicial.

Las fuentes consultadas aseguran que “nos hemos llevado papel a casa para seguir trabajando. Pero si nos ponemos de baja, la pregunta es quién nos va a sustituir en nuestros puestos de trabajo”.

Otra de las preguntas que ha surgido estos días es que ocurrirá si el estado de alarma se amplía otros 15 días. Como ejemplo un botón. El juicio por el presunto amaño de los contratos durante la visita del Papa a València, que se estaba celebrando en la Audiencia Nacional, fue suspendido durante 29 días por la pandemia. El magistrado presidente puso 29 días porque si pasan más de 30 se debería volver a comenzar el juicio.

A priori, no debería haber problemas para retomarlo, porque son 29 días hábiles, pero si la situación actual se mantiene, podría darse el caso de que pasaran esos 29 días. Valencia Plaza preguntó al Consejo General del Poder Judicial al respecto. Según el CGPJ, “no habría problemas, porque mientras dure el estado de alarma, los plazos se paralizan, incluidos los de la suspensión temporal del juicio”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email