Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

PLAZA SALUD

La mitad de los españoles tiene sobrepeso u obesidad

Los tratamientos aplicados en la Unidad de Nutrición y Obesidad de la Clínica Ilahy de IMED Valencia consiguen que se pierda peso de “forma definitiva y evitan el efecto rebote”

22/11/2019 - 

VALÈNCIA. Dietas basadas en un exceso de grasa, comida basura y una forma de vida cada vez más sedentaria son el caldo de cultivo para que la obesidad se esté convirtiendo en la epidemia del siglo XXI.

 Las doctoras María Ángeles Burguete y Vanessa Martínez, de la Unidad de Nutrición y Obesidad de la Clínica Ilahy de IMED Valencia han visitado los estudios de Plaza Radio para enseñarnos a controlar el peso, desterrar mitos y explicarnos cuáles son los últimos avances para sentirnos bien por dentro y por fuera.

Desde 1975 hasta la actualidad la cifra de personas que tienen exceso de peso se ha triplicado en todo el mundo y el hecho es aún más preocupante porque en el estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud se incluyentambién a países subdesarrollados. En España la mitad de la población, 23 millones, sufre de sobrepeso y en 2030 se prevé que la cifra ascienda a los 27 millones de españoles, según IMIM.

La obesidad no es sólo una cuestión estética, sino que es una patología que provoca a su vez otras enfermedades. La doctora Vanessa Martínez, Jefa de Servicio de la Unidad del Aparato Digestivo de IMED Valencia y Cirujano endoscopista de la Unidad de Nutrición y Obesidad de Ilahy, destaca que el exceso de peso puede producir diabetes tipo 2, cáncer de endometrio, de mama, de colon, hipertensión, niveles altos de colesterol, enfermedad coronaria, del hígado, apneas del sueño o problemas respiratorios. “Muchas personas con adelgazar unos kilos respiran mejor y dejan de roncar”. Muchos problemas en las articulaciones y huesos provienen del sobrepeso. Una persona que, por ejemplo, tiene veinte kilos de más es como si llevara una mochila con ese mismo peso. La doctora Burguete comenta que tiene un paciente que cuando engorda un kilo ya le duele la rodilla.

Pero si en un adulto la obesidad es un problema importante, en un niño aun es peor. La obesidad infantil es uno de los problemas más graves en la actualidad. La doctora Martínez hace hincapié en que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta ya que el organismo ha generado más tejido adiposo que se multiplica en la infancia y aumenta de tamaño con el paso de los años. Por tanto, será muy difícil eliminar esos kilos de más. Además de la obesidad, estos niños tienen más probabilidades de padecer otras enfermedades. 

La doctora Burguete resalta la importancia de un estilo de vida saludable para evitar el sobrepeso. Para ello, en la consulta de Ilahy “se adaptan los menús a la rutina, gustos y preferencias del paciente y así se consigue que tenga una relación sana con la comida”. Además, afirma que si se modifican los hábitos que le han llevado al exceso de peso no hay efecto rebote ya que se erradica el problema de raíz. Algunos de estos hábitos son el estrés que provoca la sociedad actual. Esta ansiedad se intenta calmar con la comida. La doctora Burguete recuerda que también hay pacientes que acuden a la consulta que comen bien y sano pero no queman lo que consumen. El sedentarismo es un factor crucial en el sobrepeso.

La Unidad de Nutrición y Obesidad de Ilahy de IMED Valencia se apoya en tres pilares fundamentales. El diagnóstico del paciente es primordial y tiene que saber que el éxito de los tratamientos también depende de ellos. Es muy importante diagnosticar y valorar física y psicológicamente a cada persona.

En segundo lugar, se utilizan diferentes tratamientos contra la obesidad en función del Índice de Masa Corporal (IMC) del paciente, sus hábitos, como se encuentra anímicamente y el tiempo que padece obesidad. 

Las principales técnicas son el balón gástrico, el Método Pose y la cirugía bariátrica

El balón gástrico va dirigido a pacientes con sobrepeso reciente producido por un hecho puntual como puede ser un embarazo o el sobrepeso emocional y que hayan intentado perder peso con otros métodos y no lo hayan conseguido. Con el balón intragástrico el paciente obtiene mayor sensación de saciedad por lo que disminuirá la ingesta de comida. Su duración es de seis a doce meses.

El Método POSE es una técnica que permite realizar una reducción de estómago por vía endoscópica sin incisiones ni cicatrices. Con este tratamiento se pueden perder hasta 35 kg y se obtienen resultados desde el primer día. Consiste en una reducción de estómago mediante pliegues que provocan en el paciente mayor saciedad y, por tanto, facilita la pérdida de peso. Está dirigido a quien sufre sobrepeso desde hace muchos años.

La cirugía bariátrica se recomienda a pacientes que padecen obesidad severa de clase II y obesidad mórbida. Se consigue reducir el tamaño y capacidad del estómago para que el paciente tenga menor sensación de hambre y, además, se manipula la digestión para limitar la absorción de calorías en forma de azúcares y grasas. Siguiendo una alimentación sana y unos hábitos de vida saludable, los resultados serán progresivos y permanentes.

Todas estas técnicas siempre van acompañadas de un programa de seguimiento avanzado que establece un control psicológico y nutricional fundamental para el éxito en los tratamientos de obesidad. De esta forma, se orienta a los pacientes, se marcan pautas y objetivos en cada sesión y se consigue un cambio real de los hábitos para que no se recuperen nunca los kilos que se han pedido.

La doctora Martínez recalca que últimamente la gente se autodiagnostica y elimina de su dieta la leche, el brócoli, el gluten u otros alimentos bajo la creencia que le sientan mal o le provocan determinados síntomas. Insiste en que solo hay dos enfermedades digestivas relacionadas con el alimento como son la celiaca, que es la intolerancia al gluten, y la intolerancia a la lactosa, que provoca diarreas e hinchazón. Ambas se deben diagnosticar por un especialista tras realizar las pruebas necesarias. Por tanto, hay que desmitificar y no atribuir síntomas digestivos a la ingesta de determinados alimentos y nunca eliminarlos si no lo ha prescrito el especialista.

La doctora Burguete pone el foco en determinadas corrientes como el veganismo. Si alguien está pensando en hacerse vegano siempre deberá ser bajo la supervisión de un especialista porque sino sería casi imposible llevar una dieta sana y equilibrada.

Escucha AQUÍ todos los podcasts de Plaza Salud

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email