GRUPO PLAZA

el ojo indiscreto / OPINIÓN

La 'Thatcher' valenciana

Crónica social del desayuno informativo de la líder del PPCV, Isabel Bonig, en Fórum Europa Tribuna Mediterránea

7/10/2015 - 

"Fogosos", así definía el presidente de Nueva Economía Fórum, el veterano periodista José Luis Rodríguez, a los asistentes al desayuno que protagonizó este martes la presidenta del PP de la Comunidad Valenciana y portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Isabel Bonig. Las elevadas temperaturas registradas estos días y la ubicación a pocos metros del mar Mediterráneo, provocaba las animadas conversaciones y los encuentros “fortuitos” entre unos y otros, algo habitual en este tipo de desayunos informativos.

En esta ocasión la persona encargada de presentar a la conferenciante ha mantenido las formas, era la Secretaría General del partido, Mª Dolores de Cospedal, que ha pasado unos días en nuestra ciudad porque el lunes presidió la Junta Directiva regional del PPCV, ahora vuelven a querer al PP valenciano.

En su presentación, Cospedal fue fiel su estilo, repetir dos veces la misma frase para (cree ella) enfatizar una idea, cuando lo que suele transmitir es duda y falta de seguridad, mientras parece estar pensando la siguiente frase. Hizo suya la clásica defensa del PPCV de la identidad valenciana y para ello no dudó en decir que el Consell presidido por Ximo Puig quiere hacer un “remake de lo que ha pasado en Cataluña, pero el PP siempre va a defender con claridad la identidad de la Comunidad Valenciana”, para rematar con una de las ideas más repetidas por el partido: “De la crisis se sale con mucho esfuerzo y trabajo”.

Lo que parecía un 'remake' era la mesa presidencial con Alberto Fabra junto a Rita Barberá, como si aún no hubieran asumido su condición de senadores rasos

Para ser sinceros, lo que parecía un remake era la mesa presidencial con Alberto Fabra junto a Rita Barberá, como si aún no hubieran asumido su condición de senadores rasos, y la cantidad de ex altos cargos y asesores que, seguro, tenían una sensación de espejismo y recordaban los días de ‘vino y rosas’.

Entre el númeroso público que abarrotó la sala principal y el altillo, no faltaron los expresidentes de Les Corts Marcela Miró y Alejandro Font de Mora; la sorpresa es que el trío de quienes ostentan o han ostentado la segunda autoridad de la Comunitat Valenciana lo completaba el actual presidente. Sí, Enric Morera asistió al desayuno, previa consulta a la portavoz popular y protagonista, Isabel Bonig. Aquí Morerase apuntó un tanto en normalidad institucional y respeto al adversario, reconociendo en sus propias palabras que “Boniges la portavoz del grupo parlamentario más numeroso de Les Corts”.

No quisieron perderse la conferencia los presidentes de las diputaciones, dos de ellos miembros destacados del PPCV, en Castellón Javier Moliner y en Alicante César Sánchez, así como ex altos cargos del Consell, algunos aún vinculados a la política como el exvicepresidente del Consell, Pepe Císcar o la exconsellera Asunción Sánchez Zaplana, actual portavoz del PP en el Ayuntamiento de Alicante; veteranos del partido como Pedro Agramunt, Gerardo Camps o Antonio Clemente; y otros de vuelta a sus profesiones de origen como el exconseller y actual presidente de la Audiencia Provincial de Valencia, Fernando de Rosa o el exconseller de Economía Máximo Buch, a quien se le ve cómodo en su vuelta al mundo de la empresa como consejero de la multinacional Noatum.


Bonig, fiel a su estilo vehemente, fluido y enérgico, no dudó en comenzar citando a uno de sus referentes ideológicos, Margaret Thatcher: “Si quieres que una cosa se sepa díselo a un hombre y si quieres que se haga, díselo a una mujer”. Ante la sonrisa generalizada, matizó que cree en la capacidad de la mujer y la igualdad, pero no en las cuotas. La portavoz del PPCV en Les Corts recordó que su partido fue el más votado pero reconoció que “sólo gobierna en 172 ayuntamientos” de los 542 que conforman la Comunitat. No dudó en mantener un discurso ideológico atacando al actual Consell con ilustrativas expresiones como cuando se refería a que, “ahora no están detrás de la pancartas sino dentro de los palacios para gobernar (…) cuando únicamente se gobierna con el motivo de destruir el pasado, eso es revanchismo y ninguna sociedad se construye con el odio”; o alusiones como “los sindicatos no pueden estar en su trasnochada lucha de clases, el PP quiere que se amplíen las clases medias”.  

En una intervención llena de referencias al avance de la Comunidad Valenciana durante los mandatos populares de “Zaplana, Camps y Fabra”, a quienes citó expresamente, Bonig logró levantar el aplauso de los incondicionales del partido, algo que pocas veces suele ocurrir en este tipo de encuentros, dada la formalidad del auditorio y, por qué no decirlo, la monotonía habitual de los conferenciantes. Llegó a denunciar algo que en su día ya denunció el Papa emérito Benedicto XVI: “el relativismo, uno de los males de nuestra sociedad, no creer absolutamente en nada”, enlazando esto con un ataque directo al Pacto del Botànic (Acuerdo firmado entre PSPV, Compromís y Podemos), rebautizándolo como ‘Pacto del Titánic’.

Entre el público volvió a triunfar la corbata, aunque algunos, como el presidente del Sindicato CSIF-CV Daniel Matoses, se han adaptado a los nuevos tiempos y prefieren dejarla en casa, igual que muchos representantes de los medios de comunicación valencianos, como el director de este diario, Javier Alfonso.

Estamos a poco más de cuatro meses desde las últimas elecciones y la Thatcher valenciana está con ganas

Los ejes del discurso deBonig fueron tres, como debe ser una intervención breve (suelen rondar los 30 minutos) para enviar ideas claras al auditorio. Y éstos fueron: Acción, en el desarrollo del gobierno; Convicción, en la ideología política; y Ambición, por mejorar la vida de las personas. La mayoría de medios destacaron su augurio que también se dividió en tres partes: anticipación de elecciones, ella como candidata del PPCV si así lo quiere la militancia y el triunfo del PPCV en la Comunitat. Sí, como lo leen, estamos a poco más de cuatro meses desde las últimas elecciones y la Thatcher valenciana está con ganas.

Prueba de ello fue el llamamiento para las elecciones generales el 20-D, “frente al popurrí de siglas, sólo desde la unidad se pueden afrontar los problemas de España”. Imagino a Mariano Rajoy somnoliento viendo el ciclismo, y cómo en el zapping se encuentra que tiene una nueva lideresa ‘aguerrida’.

El día empezó caluroso en la playa de Las Arenas y alguno de los patrocinadores del evento explicaba que el próximo volverá "al centro". Al centro de la ciudad, no sean malpensados.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme