GRUPO PLAZA

Los club de fútbol lanzan sus propios ‘fan token’ como nuevo canal de ingresos 

La tokenización de la economía 

1/11/2021 - 

VALÈNCIA. Ahora resulta que, gracias a la tecnología blockchain y el mundo cripto, cualquier activo se puede tokenizar. Tanto da una casa, como una empresa como un club de fútbol. 

Según Bit2Me “los tokens son objetos similares a las monedas, pero estos carecen de valor de curso legal. Esto se debe a que los tokens son emitidos por una entidad privada para un determinado fin y en su elaboración normalmente se hace uso de materiales de escaso valor”. Es, pues, una divisa digital que crea una entidad y cuyo valor acepta por consenso el resto de la comunidad pensando que, con el paso del tiempo, ese token puede llegar a revalorizarse.

El mecanismo es similar al que rige en la creación de las criptomonedas y se fundamenta, principalmente, en el blockchain. Aplicado al conjunto de la economía, se habla de tokenomics donde el token sustituye en el entorno digital al dinero fiat o, al menos, se convierte en alternativa válida.

El activo a tokenizar puede ser cualquier cosa, desde una obra de arte, hasta un artículo científico, una propiedad inmobiliaria o una empresa. A cada uno de esos activos se les adjudica un valor unitario y luego se subdivide en pequeñas unidades denominadas token. Esta sería la representación digital de ese bien asentándose sobre el protocolo blockchain. A cada token se le asigna una valor determinado y se abre el derecho de adquisición a todas las personas que quieran formar parte de esa comunidad. Dependiendo de la finalidad para la que se diseñen, los tokens pueden utilizarse como medio de pago, como incentivo a los trabajadores o para otorgar derechos sobre ese bien al poseedor, a modo de accionista en el mercado convencional.

Financiación de empresas

En el caso de la startup Brickken, el objetivo que se proponen es impulsar la financiación de empresas por esta vía en lugar de acudir al venture capital, a las entidades financieras o a la emisión de deuda. Lo que ofrecen en Brickken es la tecnología necesaria para tokenizar un activo empresarial aunque, en este caso, el comprador del token obtiene una rentabilidad asociada a la ejecución de ese activo y su evolución. Es decir, que si el proyecto corporativo evoluciona favorablemente, va a tener que pagar más a la comunidad. 

Esta es una de las diferencias que separa a la tokenización de una empresa de la financiación a través de una ICO (Initial Coin Offerings), otra fórmula utilizada por algunas startups para recaudar fondos. Según Edwin Mata, CEO y cofundador de Brickken, mientras que la tokenización de una empresa es una herramienta del mercado financiero que está regulada por la Ley del Mercado de Valores y asociada a una rentabilidad, las ICOs no son un instrumento financiero sino un utility token que da acceso al producto a servicio que ese negocio ofrece u ofrecerá en un futuro. En el otro caso, hablaríamos de security tokens supervisados por las autoridades monetarias por lo que exigen a las empresas que los emiten todas las garantías y documentación necesaria para ello.

NFTs, en el mundo del arte

En el terreno artístico el término al que suele recurrirse es de NFTs o tokens para el coleccionismo relacionado con obras de arte o activos no fungibles. La tokenización de estas obras para almacenarlas y negociarlas a través de una blockchain se ha convertido en una práctica cada vez más extendida entre los entusiastas y coleccionistas de arte. También los artistas se suman a esta tendencia.

‘Everydays - The First 5000 Days’ es el título de la NFT que el artista conocido como Beeple logró vender en Christie’s por 69 millones de dólares. Se trata de un collage compuesto por miles de imágenes diminutas realizadas durante 13 años por el artista estadounidense. En España será la casa de subastas Fernando Durán la primera en sumarse a esta moda con dos obras del artista Jaime Sanjuán Ocabo quien se presenta como artista digital y realiza sus pinturas en su iPad. “Cada uno me lleva cien horas y gano más con ello que como profesor universitario”, declaraba hace tiempo en Applesfera donde reconocía, también utilizar la aplicación ProCreate.

Pero no es todo arte, también Jack Dorsey, fundador de Twitter, vendió el pasado mes de marzo el primer tuit de la historia como NFT por 2,9 millones de dólares.  Los NFTs permiten asociar a cualquier objeto virtual un certificado de autenticidad que lo convierte en una pieza única por lo que podrían extenderse multitud de productos como una foto, una pieza musical o un libro.

Las entidades deportivas

También estas han encontrado en la tokenización un nuevo canal de ingresos y una vía para fortalecer los vínculos con los fans, de aquí que, en este caso se hable de ‘fan token’ como un activo digital vinculado a las entidades deportivas de las que hacen especial uso en los clubs de fútbol.

Entre ellos el Valencia C.F., el primer equipo en lucir su propio fan token en la parte delantera de su camiseta. Se trata de un activo digital intercambiable que da nuevas opciones de participación a los aficionados que lo posean. Esta iniciativa se produce tras un acuerdo entre el club valencianista y la compañía Chilliz, un proveedor de tecnología blockchain para deportes y entretenimiento. La adquisición de los mismos se hace a través de la app socios.com, la misma plataforma con la que funcionan la mayoría de los clubs nacionales, como el Levante U.D. La adquisición de tokens da derecho a que los fans pueden interactuar con los equipos así como a participar en determinadas encuestas y gozar de algunos privilegios.

También en este caso han encontrado una razón de ser los NFTs a través de los cuales  se pueden digitalizar trofeos, camisetas de jugadores, medallas, cromos…En este sentido, el Valencia CF también cuenta con cartas digitales en Sorare.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email