GRUPO PLAZA

VALÈNCIA A TOTA VIROLLA

La València de tu propiedad: qué fragmento urbano te quedarías para ti sola

Si pudieras poseer un elemento de la ciudad que -presumiblemente- no está en venta, ¿cuál sería? Una ristra de agentes culturales aporta su solución

16/01/2021 - 

VALÈNCIA. En la anterior crisis tuvieron mucha fortuna anecdótica los estudios que trataban de tangibilizar el valor de edificios que nadie, presuntamente, podía comprar: ¿cuánto vale tener en propiedad la Lonja?, ¿y el Mercat Central?, ¿y un trozo de la Malvarrosa? Eccemas de capitalismo que siempre resurgen en la piel cuando más complicada se pone la cosa.

Sobre la propiedad y la capacidad de hacer nuestros elementos de la ciudad que nos pertenece y a la vez no, suele reflexionar la escritora y comentarista Fran Lebowitz: "En Nueva York sus habitantes siempre piensan que la ciudad era mejor antes. También desarrollan un peculiar sentido de la propiedad en un lugar que es imposible poseer. La gente llega a un restaurante y habla de su mesa, o se enoja si cierran su tintorería".

Mi mesa, mi restaurante, mi tienda, mi calle, mi árbol. El grado de posesión que experimentamos respecto a una ciudad ejemplifica bien la importancia de generar relaciones fluidas con ella. Denota nuestro arraigo vital. 

A propósito de ello, consultamos a agentes culturales de la ciutat (un eufemismo para justificar que preguntamos a quién queremos escuchar) bajo la petición de conocer qué fragmento urbano comprarían si estuviera en venta. 

Anna Devís y Daniel Rueda, fotógrafos y arquitectos

El pequeño naranjo de la calle Beneficencia

“Si nos dejasen adoptar un elemento del espacio público de Valencia, nosotros lo tendríamos claro. Nuestra adquisición sería el pequeño naranjo de la calle Beneficencia. Lo hemos visto crecer, inclinarse y erguirse, incluso cada marzo, desaparecer tras una carpa fallera. Es mucho más pequeño que el resto de sus vecinos de acera que ya estaban cuando este vino para quedarse, y por algún motivo, siempre nos ha llamado la atención verlo allí plantado, rompiendo la serie. Es nuestro particular “Naranjito” y nos gusta tanto que hasta es protagonista de una de nuestras imágenes tomadas en la ciudad. ¡Esperamos verlo crecer tanto como al resto!”. 

Sergio Membrillas, diseñador

El banco de la Plaza del Patriarca

“Pese a que decir esto me cueste que otros ciudadanos se fijen en ellos y pierda mi espacio premium… me parece maravilloso que en el centro de València exista un sitio tan apacible, tranquilo y casi desértico en el que se puede leer y tener un rato agradable, cuando las terrazas de los locales de los alrededores no están en su prime time. Hace tiempo sin esos locales, parecía una broma, un atrezzo de teatro (no empezaremos con la gentrification y demás azotes que esta ciudad ha sufrido y todos conocemos de sobra ya).

Una pequeña Roma, una personajes perdidos de una Fontana di Trevi que deambulan solos por el 46002 y que vigilan una plaza que parecía estar hecha para ser más popular, pero que se ha quedado sin agua (rara vez activan la fuente) y casi sin testigos que la vean caer. Un pequeño lujo en ciudades como la nuestra, en las que vamos tan sobrados de espacios monumentales y esculturas, que a veces no les ponemos ni focos cuando en otros sitios sacarían tomas de luz a propósito”. 

Pau Pía, Brand Consultant

La cornucopia de la Plaza de la Virgen

“Siempre he sido un amante de toda la simbología y todo lo relacionado con la historia de nuestra ciudad me genera mucha curiosidad y me anima a estudiarla. La cornucopia de la Plaza de la Virgen como uno de los primeros símbolos de la València romana tiene algo especial que siempre me atrajo. Siempre que paso por la zona intento que mi ruta pase para poder admirarla, tal es el punto de interés que lo utilicé como eje de la campaña de Puma y el Valencia así como también lo llevo tatuado en mi piel”.

Foto: Pau Pía.

Olga Cano, periodista

Calle de las Cestas

“Cuando viajo a Asia me gusta visitar calles gremiales o que se han especializado en ofrecer un producto concreto, la calle de las réplicas de platos de comida de Tokyo, la de las ofrendas del barrio antiguo de Hanoi, el distrito de talladores de piedra de Mandalay... En Valencia hay una calle, la dedicada al músico Peydró y que popularmente conocemos como calle de las cestas, que, en cierta manera, me recuerda a esos paseos. La estampa de las cestas de mimbre apiladas junto a las sillitas de madera y los capazos de esparto es, además, una imagen que recuerdo desde pequeña y que me hace sentir más mía la ciudad, así que esta es mi elección”.

Víctor Aguado, Director de Patrocinios València Capital Disseny 2022 y responsable de Proyecto Casa

La última mesa de Federal

“Me quedo con la última mesa del Federal. Sí, podría estar ‘en cualquier parte’ y es de todo menos valenciano, pero ya lo tengo asumido. Es mi segunda casa, mis amigos se pasan por allí ‘por sí estoy’. 

Parte de mi amor nace de su anterior uso: la papelería Vila. De ella no queda más que las columnas. Han cambiado las libretas por los healthy brunch, y el olor a papel por el de los lirios recién cortados. Su cocina siempre está abierta, y su selección editorial es exquisita. El servicio es elegante, joven y cercano; y por suerte, ya saben cómo me gusta el café. 

Esa mesa es íntima, acogedora y en verano (cuando abro las ventanas) corre una brisa espectacular. Me permite ser visto o no, y eso me encanta”.  

Patricia Bolinches, diseñadora gráfica e ilustradora

Un torreón de la Finca Roja

“Yo me quedaría con uno de los 8 torreones de la Finca Roja. Por todo lo que significa históricamente este edificio, porque fue una apuesta valiente e imagino que en 1929 aquí en Valencia sería un rara avis. Esa austeridad del las fachadas con el ladrillo rojo con adornos en terracota, las tejas rojas combinada con la cerámica verde sumado a ese concepto de vivienda... UF! Y aparte también por lo que significa emocionalmente. Viví unos años con mi hermano en uno de los edificios de enfrente, pasábamos muchas noches conversando en el balcón mirando este bellezón de edificio. Muchas historias vividas enfrente de esos torreones que me atrapan”.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email