GRUPO PLAZA

Radioaficionados

La vieja resistencia ante Zoom y Skype

Doscientos radioaficionados conservan en València la afición que causó furor en los ochenta. Uno de ellos es Armando García, un veterano de ochenta años que, con el tiempo, se convirtió en un experto en antenas y en uno de los operadores que llegó a hablar con el rey emérito por la emisora

21/07/2022 - 

VALÈNCIA. El campus de la Universitat Politècnica de València (UPV) siempre es un lugar interesante. Allí dentro uno puede encontrarse un par de mojones amarillos —se utilizaban antiguamente para señalizar las carreteras locales— a la entrada de la Facultad de Ingeniería de Caminos. O una puerta metálica en medio del césped, en el suelo, en la que se puede leer: «Salida de emergencia». ¿Emergencia de conejos? Y luego está el edificio 7F, al lado de la destartalada pista de atletismo, donde puedes coger el ascensor, pulsar el último piso y, nada más salir, darte con una mesa donde un hombre está dando clases de morse a unos jóvenes. Con el dedo índice, punto, raya, punto, raya, va deletreando cada palabra. El espacio es angosto y en la parte de detrás, en esa misma planta, hay varios locutorios con un ruido espantoso. Son las emisoras de radioaficionados intentando sintonizar con alguien que esté a la escucha. 

Esta planta se la ha cedido la UPV a los miembros de la URE (Unión de Radioaficionados Españoles) en València. Son unos doscientos socios que siguen utilizando este ingenio anacrónico que parece no tener mucho sentido en la era de los teléfonos móviles, Zoom y Skype. Pero a ellos les gusta y siguen haciendo girar la rueda mientras cantan una y otra vez su identificación, una especie de matrícula, por la emisora: «eco, alfa, five, uniform, radio, victor (EA5URV)».

Después de un rato lanzando su nombre por las ondas, han conseguido comunicarse con un chico de Kerala, en la India, a quien, en un rato, se le han acumulado las peticiones. Las va atendiendo una a una porque aquí, más que interesarse por él o el tiempo que hace en esa punta del mundo, lo que cuenta es realizar el contacto para sumar una nueva muesca. Porque uno de los objetivos de los radioaficionados es acumular el mayor número posible de países con los que se ha logrado entablar una conversación.

Por allí anda Armando García, que conoció esta afición en sus años dorados, en los ochenta, cuando muchas personas, fundamentalmente hombres, tenían una antena larguísima en sus casas y por la noche, después de cenar, se sentaban delante de la estación de radio para intentar conectar con alguien. Este ingeniero técnico industrial también empezó en esa época, y ya lleva la mitad de sus ochenta años practicando como radioaficionado.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

«Hoy hay mala propagación», advierte Armando antes de mostrar el pequeño equipo que tienen junto a los locutorios. Allá detrás, puestos sobre repisas, hay cerca de cuarenta o cincuenta aparatos. Algunos, los más antiguos, son de los cincuenta y sesenta. Destaca uno de camuflaje, un equipo militar que proviene de una casa de Madrid que vendía material del Ejército. No son solo equipos de transmisión, también hay medidores, componentes y todo tipo de cachivaches. 

* Lea el artículo íntegramente en el número 93 (julio 2022) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

el dedo en el ojo

Vicent Marzà… ¿y ahora, qué?

Por  - 

Que estaba quemado no lo discute nadie, pero ¿fue ese el único motivo por el que Vicent Marzà dejó la Conselleria? Sin duda, las elecciones, que están a un año vista, también pesaron

DANIEL GARCÍA-SALA
DANIEL GARCÍA-SALA
medios

After: Los anuncios que cambiaron València

Por  - 

Hace diez años Juan Roig confió en la agencia de Marc Ros y Risto Mejide para un proyecto que terminaría poniendo a València en el foco mundial. Tras esa marca ‘València Ciudad del Running’ llegaron más proyectos, como À Punt, los premios Rei Jaume I o el Corredor del Mediterráneo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme