Hoy es 23 de abril y se habla de coronavirus MUJERES EMPRESAS Francisco camps MRJEFF
GRUPO PLAZA

EL INVERSOR ESTÁ DESNUDO / OPINIÓN

¿Las bolsas subiendo y las empresas cerrando?

10/02/2021 - 

VALÈNCIA. ¿Hay alguna lógica, alguna relación entre lo que hacen los mercados y lo que pasa en la economía? Todos queremos ver la economía en marcha en 2022, pero el daño que se ha hecho ya ha superado todas las expectativas. Entonces, ¿por qué las bolsas suben?

Desde tiempos pre-Covid (1985), el principal problema económico en España es el freno de su productividad, de ahí la brecha creciente con otros países. Post-Covid, hemos de añadir la enorme deuda con la que nos estamos cargando, que nos obligará a realizar un esfuerzo sostenido y extraordinario tan sólo para poder atender los pagos.

Esto nos abre tres caminos:

  • Enfocarnos a pagar la deuda ahora.
  • Enfocarnos primero a crecer y después en pagarla más cómodos.
  • O caminar sonriendo a la quiebra (ni estimulamos la economía ni devolvemos el dinero).

Las dos vías lógicas para reducir deuda son claras: gastar menos dinero público y/o exigir más impuestos a los ciudadanos. Ambas penalizan el crecimiento: el dinero que devolvemos no lo invertimos ni consumimos con él.

Por eso, si se fijan en el gráfico anterior verán que reducir deuda es un proceso lento. Más aún si tenemos otra bomba en marcha:

Ahora bien, ¿no están todas las economías desarrolladas en una carrera similar al endeudamiento? Sí, con la diferencia comentada: su productividad es mucho más alta, y pueden crecer mientras pagan.

Esto alivia la situación en sus calles y en su día a día, reduce su desempleo y mejora la moral general, cosa que en España no ocurre. Pero ¿explica la subida de las bolsas? No.

Dinero sin fin

Sólo hay un factor que impulsa ahora los mercados: el dinero sin fin que inyectan las autoridades monetarias americanas, europeas, británicas y japonesas. “Sin fin” no es una exageración mía, son casi las palabras de Jerome Powell: “We won’t run out of money”, no nos quedaremos sin dinero (claro, lo imprimen ellos).

El objetivo declarado es que ese dinero vaya de arriba abajo, filtrándose desde la economía financiera hasta la economía real, y es la decisión que más condicionará nuestro futuro y el de nuestros hijos. Decisión no votada por ningún gobierno, por cierto.

Pero el objetivo no declarado, el que creo que hay en el espíritu de estas decisiones, es tratar a toda costa de hacer volver la inflación a los países desarrollados. La inflación es lo único que puede ayudarnos con la deuda vía incremento de salarios y su espiral, creciendo no la pagaremos nunca.

La batalla no es sólo con la deuda, también es una carrera con los países emergentes, en particular China, una carrera que estamos perdiendo. Ellos crecen y tienen el ahorro, nosotros no crecemos y tenemos la deuda.

Persiguiendo la inflación

Por eso las inyecciones masivas de dinero benefician exclusivamente a los tenedores de activos, como las acciones, y a los emisores de deuda, porque se la compran toda, afirmando que así la economía se estimula. No es así: Se persigue únicamente la inflación, no el estímulo, generando un mundo con doble personalidad.

Igual que el camino de nuestra vida lo han marcado un pequeño número de decisiones (o no decisiones) que se revelaron cruciales después, lo mismo ocurre en el mercado. En medio de miles de momentos anodinos, hay decisiones que marcan el inicio de algo importante y posiblemente irreversible. Y la decisión de perseguir la inflación por encima del bienestar de los ciudadanos podría ser el último capítulo en un mundo en el que la democracia iba ligada a la prosperidad, terminando en una onda expansiva de precariedad generalizada.

Alejandro Martínez es socio director de inversiones y cofundador de EFE & ENE Multifamily Office

Aviso legal: En ningún caso la presente publicación supone una recomendación personalizada o informe de inversión. Es un artículo meramente informativo. Bajo ninguna circunstancia podrá entenderse que el presente documento constituye una oferta de compra, venta, suscripción o negociación de valores u otros instrumentos. Su autor por tanto no responde  bajo ninguna circunstancia por la utilización o seguimiento del mismo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email