GRUPO PLAZA

análisis

Las cosas están cambiando en la India

La gestora de renta variable de mercados emergentes viajó recientemente al país hindú y se reunió con empresarios y ministros de un país con muchas oportunidades y potenciales retos

24/11/2017 - 

MADRID. El panorama alentador de crecimiento económico a largo plazo, la mejora de la infraestructura nacional y el deseo renovado de reformas están despertando el interés de los inversores en la India. Durante un reciente viaje de análisis al país asiático tuve oportunidad de reunirme con empresas y ministros del gobierno para ampliar información sobre las oportunidades y retos potenciales a los que se enfrentan.

Las cosas están cambiando en la India. Eclipsado desde hace tiempo por el rápido crecimiento de otros mercados de la región, como China, el país ha acusado su reputación burocrática y el ritmo a menudo muy lento de su programa de liberalización económica, factores que han disuadido a muchos inversores.

Ahora, 70 años después de haberse logrado la independencia, su enérgico primer ministro Narendra Modi está decidido a actuar firmemente para lograr un cambio económico real. Mis encuentros recientes con ministros y empresas indias me han infundido optimismo en torno a la prosperidad general del país y convencido de que el gobierno está genuinamente comprometido con implementar una reforma favorable para las empresas. De hecho, ya se ha avanzado considerablemente a este respecto. 

'Desmonetización'

El año pasado, Modi lanzó un gran programa de 'desmonetización' –retirando de la circulación billetes de alta denominación y sustituyéndolos por nuevos– con objeto de combatir la corrupción, elevar el cumplimiento tributario y e impulsar la adopción del dinero digital. En julio, el gobierno indio introdujo el impuesto sobre bienes y servicios (GST, por sus siglas inglesas), que sustituye gravámenes federales y estatales existentes para optimizar los impuestos domésticos en todo el país, reducirla complejidad y disminuir los cuellos de botella causados por controles fronterizos.

Recientemente, la India ha puesto en marcha grandes obras de mejora de infraestructuras como carreteras, aeropuertos, puertos y ferrocarril, y Modi quiere propiciar una oleada de inversión exterior directa (IED) eliminando trámites y papeleo para las empresas. Según datos del gobierno, la India atrajo 60.000 millones de dólares en IED en el año hasta marzo de 2017, un 8% más que el año previo. Detectamos un potencial atractivo en un abanico de sectores concentrados en el consumidor, el cual continuará beneficiándose del crecimiento salarial y de la recuperación generalizada de la economía, así como de un acceso creciente a una gama más amplia de bienes y servicios como coches, salud, internet y finanzas.

Dicho esto, la economía india se enfrenta a grandes desafíos. La pobreza generalizada, un volumen ingente de préstamos incobrables en el sector bancario y el problema a largo plazo de crear empleo para su enorme población futura siguen siendo retos complicados. No obstante, existen indicios de que la economía está mejorando, y la India cuenta por fin con la voluntad política para generar un cambio económico a mejor.

Naomi Waistell es gestora de renta variable de mercados emergentes de Newton (BNY Mellon)

Noticias relacionadas

CRÓNICA POR LOS OTROS

SOS India

Mientras la pandemia aquí en España y en Europa en general  parece que llega a su fin, existen otros países en el mundo que están pasando sus peores momentos. Es el caso, por ejemplo, de India. La Fundación Fontilles continúa trabajando con especial atención en este país devastado actualmente por la pandemia

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email